Historias de Tinder

«Me recordará como la bipolar de los perfiles múltiples»

«Me recordará como la bipolar de los perfiles múltiples»

En Bizkaia Dmoda recogemos cada semana los testimonios de usuarios vizcaínos de una de las aplicaciones para ligar más populares

Bizkaia Dmoda
BIZKAIA DMODA

En Bizkaia Dmoda recogemos cada viernes los testimonios sobre Tinder que llegan a nuestro email bizkaiadmoda@gmail.com. Estamos recibiendo muchas historias sobre vuestros amores de verano. Unos acaban en final feliz, como el de Leire, encontró en Tinder a su futuro marido. Otros, dejan una puerta abierta al amor, como el de Iratxe, que ha vuelto de sus vacaciones tinerfeñas con una nueva e inesperada ilusión. Sin embargo, hay otros que, simplemente, no funcionan. Es el caso de la historia veraniega de Lorena, nuestra protagonista de hoy. Esta vizcaína nos cuenta su drama con tintes cinéfilos que, aún hoy, no se acaba de explicar.

Me llamo Lorena, soy de Bizkaia pero trabajo en Barcelona. Las dos únicas veces que he utilizado Tinder ha sido en las mismas circunstancias: veraneando en mi tierra de origen. Cuando vuelvo a casa escapo de la rutina, sí, pero mi vida social se reduce a su mínima expresión. Harta de que la soledad se estuviera apoderando de mí en estos días de calor en los que debería estar pasando un buen rato compartido, decidí buscar compañía.

Me centraré en mi última experiencia, que tuvo lugar en pleno Aste Nagusia. La historia comenzó en las txosnas, donde quedamos por primera vez. Bebimos, bailamos y lo pasamos bien. Guardo un gran recuerdo de aquel momento que culminamos por todo lo alto con fuegos artificiales y una gran noche sexual. Dejamos la puerta abierta a un segundo encuentro, parece que ambos nos quedamos con ganas de más.

Dos días después volvimos a quedar. No fue nada premeditado ni ansioso por ninguna de las dos partes. Simplemente, surgió de forma natural y nos limitamos a disfrutar del momento. Realmente, estaba muy a gusto con él. Pero como en todas las historias que se las prometen felices, de repente, aparece una manzana podrida que te estropea el cuento. Esa manzana se convirtió en un drama completamente inesperado para mí. Me volvió a escribir, sí, pero no para volver a verme, sino para decirme que había quedado con otra chica de Tinder. Shock. Respira. Inspira. En ese momento mi cara debía ser un poema, o más bien un cuadro al más puro estilo 'El Grito' de Munch. En medio de la rabia y el desconcierto que sentía en ese momento, me alivió (egoístamente) saber que su nueva cita le había dado plantón. ¡Ja! Pero, ¿qué tenía que ver yo en toda esa jugarreta, salvo que me quitó la ilusión de un plumazo?

Pues bien, el susodicho se montó en su cabeza una película de polis y cacos. Un melodrama con tintes marcianos que ni el propio Iker Jiménez podría resolver jamás. Ni corto ni perezoso, me acusó de haberme creado un perfil falso para quedar con él. Me acusó de ser yo esa chica que le dio plantón. Ahora, más que 'El Grito' de Munch, parecía Janet Leigh en la escena de la ducha de 'Psicosis'. Además, alegó, y cito textualmente, que «en más de dos noches de sexo se pueden desarrollar sentimientos». ¿Por qué tanto miedo a desarrollar sentimientos? Definitivamente, me quedé tocada y hundida.

No sé si mi asombro fue mayor porque me escribió para decirme que había quedado con otra, cosa que es libre de hacer pero muy feo restregárselo a una en la cara, o por acusarme de montarme personalidades paralelas. El chico me gustaba de verdad, tanto físicamente como de personalidad. Además, tuvimos buena química sexual. Puede ser que hubiésemos llegado a algo más, o puede ser que no, pero perder la oportunidad de descubrirlo por haberse montado una historia extraña a mi alrededor me da bastante rabia. Sobre todo, porque sé que me recordará como la bipolar de los perfiles múltiples. Con esto me viene a la cabeza que tengo una peli en el tintero que me gustaría ver: 'Múltiple', la historia de un tío que desarrolla 23 personalidades diferentes. A todas luces, este será mi nuevo plan para una de esas tardes de aislamiento social, porque, a la vista está, el Tinder no me da buen resultado.

Envíanos tu experiencia en Tinder a bizkaiadmoda@gmail.com

¡No te pierdas el resto de experiencias!