Historias de Tinder

«Mis amigas en el paritorio y yo en Tinder», la decepcionante experiencia de una bilbaína

«Mis amigas en el paritorio y yo en Tinder», la decepcionante experiencia de una bilbaína

En Bizkaia Dmoda recogemos cada semana los testimonios de usuarios vizcaínos de una de las aplicaciones para ligar más populares

Bizkaia Dmoda
BIZKAIA DMODA

En Bizkaia Dmoda recogemos cada viernes los testimonios sobre Tinder que llegan a nuestro email (bizkaiadmoda@gmail.com). Esta nueva sección nació hace tres semanas con la divertida historia de Irati, de 27 años, que contó que en esta app de citas había encontrado «mucha anchoa y poca lubina». Y continuó el viernes siguiente con el relato de Mikel, de 32 años, que conoció la aplicación por parte de «un amigo mexicano que se estaba poniendo las botas», pero descubrió decepcionado que en Bilbao, «la meca de los pagafantas», no hay «quien moje.» La semana pasada Héctor nos sorprendió con su decepcionante experiencia en esta aplicación (20 'matches', 4 citas, 1 favorable) y dijo estar descubriendo por fin las tácticas infalibles para triunfar en Tinder. Hoy traemos la experiencia de Esther:

Estar al filo de los 36 y llevar comprando ropa de bebé para mis amigas los últimos meses, que están todas a las puertas del paritorio o criando a sus churumbeles, me hizo plantearme buscar una alternativa a mi escasa vida social. Ya había probado otra vez a instalar la aplicación, pero la acababa desinstalando porque no terminaba de satisfacerme.

Esta vez, estando sumamente aburrida un domingo por la tarde en casa sin saber muy bien qué hacer, me animé a instalarla de nuevo y me prometí a mí misma darle el tiempo suficiente como para de verdad, intentar conocer a alguien.

He de decir que mi fuerza de voluntad es nula y que mi paciencia escasa, pero esta vez decidí tener paciencia, aunque no prometo mucho ya que intento hacer una lectura profunda de las personas y esto es más de navegar en la superficialidad.

Ríanse ustedes de 'Juego de Tronos', ¡la verdadera estrategia esta en Tinder! Hay que saber jugar bien tus cartas si quieres encontrar a un Stark entre tanto caminante blanco. Los caminantes blancos son seres que habitan en Tinder y coleccionan 'matches' sin entender muy bien por qué. El otro día estaba hablando con un amigo y me dijo que sus colegas llaman a buscar posibles 'matches': pasarse el juego. Es decir, dan indiscriminadamente 'like' y luego una vez que consiguen el 'match', deciden si hablan o no. Me sentí ridicula (yo no le dije que usaba la app, claro) porque yo me leo las descripciones y elijo con un mínimo de criterio, ilusa de mi espero lo mismo, pero se que no las leen, básicamente porque me suelen preguntar a qué me dedico y es lo primero que pone en la descripción.

Normalmente estos caminantes blancos son físicamente agraciados y cumplen con los tres requisitos más habituales en la aplicación: les gusta la montaña, bucean y escalan. Tienen cuerpos esculpidos a base de tanto subir y bajar a cimas de todo el mundo y no creo que necesiten una aplicación para ligar. Es más, cuando veo sus perfiles me pregunto: «¿pero qué haces tú aquí pasando frío pudiendo estar al fuego de una buena chimenea?» Pero son hielo. Haces 'match' con él y de repente surge la duda: «¿qué hago, le hablo?», si lo hago igual piensa que estoy desesperada o algo. Yo suelo apartar este tipo de pensamientos y les hablo, porque no tienen porque ser ellos los que hablen primero, estamos en el siglo XXI, por si muchos no se habían dado cuenta. Entonces pueden pasar dos cosas: que te ignoren o que deshagan el 'match'.

Pensándolo fríamente, es mejor que deshagan el 'match' porque me parece lo más sincero, si no les interesa es mejor cortar por lo sano, pero suele ganar más la opción de que te ignoren.

Entonces ahí se queda esa conversación pendiente que nunca avanza porque se ha quedado en un saludo vacío y tu corazón te dice: «¿Qué haces aquí?» Pero tú le dices: «calla, hombre, que un Stark andará por aquí». Y el te dice: «pero si tu eres Targaryen» y yo le digo: «pues sí, pero si Jon Nieve puede, yo también».

Envíanos tu experiencia en Tinder a bizkaiadmoda@gmail.com