El marido de la vitoriana hallada muerta en Miranda confiesa que la asesinó

Funcionarios trasladan el cuerpo sin vida de Ana, hallado este martes en un coche en una calle de Miranda. / Avelino Gómez

Agustín H. B. ha reconocido a la Policía Nacional que mató a su esposa, una alavesa de 44 años de la que estaba en trámites de separación

David González
DAVID GONZÁLEZ

El asesino de la vitoriana Ana Belén Jiménez, hallada muerta ayer en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro, fue su marido, Agustín H. B., de 49 años, del que se encontraba en trámites de separación. Así lo ha admitido este miércoles ante la Policía Nacional, según ha sabido este periódico de fuentes de la investigación, tras pasar la noche en los calabozos de la comisaría mirandesa de este cuerpo policial.

Se trata del primer caso mortal de violencia de género registrado este año en el territorio histórico de Álava y el segundo en el País Vasco, tras el que se produjo el pasado 28 de septiembre en la localidad vizcaína de Sestao, donde otra mujer murió apuñalada presuntamente por su esposo, quien después se suicidó arrojándose al vacío desde su vivienda.

Los agentes continúan aún con las pesquisas para determinar las circunstancias del macabro hecho. Probablemente, el detenido será presentado este jueves ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Miranda de Ebro, donde se le volverá a tomar declaración. Con toda seguridad se decretará su ingreso inmediato en prisión.

Ana Belén Jiménez, una vitoriana de 44 años y vecina desde hace algo más de quince de Turiso, fue hallada muerta este martes por heridas de arma blanca en el interior de un vehículo en Miranda de Ebro. Una viandante, en su paseo matutino por la calle Río Ebro, se percató de la existencia de un cuerpo inerte en uno de los asientos traseros de un ‘Renault Scenic’ verde aparcado en batería. Tras recibir el aviso, efectivos de Policía Nacional y Policía Local acudieron al lugar donde confirmaron que la mujer había fallecido. Alguien la había asesinado «con una brutalidad inusitada», según fuentes policiales consultadas por EL CORREO. El asesino habría abandonado el cuerpo de Ana Belén en el interior del vehículo estacionado en la localidad burgalesa.

Sin denuncias previas

El ya autor confeso del crimen, que fue arrestado el martes por la tarde en la planta de Mercedes-Vitoria donde trabaja, no tenía denuncias previas por malos tratos, según han informado fuentes de la investigación. El detenido y la mujer asesinada, que compartían dos hijos en común -uno de ellos menor de edad-, se encontraban en trámites de separación y llevaban varios años viviendo en la pequeña localidad de Turiso, en el municipio alavés de Lantarón, en el Sur de Álava, de apenas medio centenar de residentes. Un pueblo tranquilo que desde el martes vive conmocionado por este crimen.

Fotos

Vídeos