Pedir el divorcio y otras funciones insólitas de WeChat, el 'WhatsApp chino'

WeChat /
WeChat

La aplicación de mensajería supera los 1.100 millones de usuarios

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Aunque WeChat desembarcó en España allá por 2013, sigue resultando un completo desconocido para la mayoría. Como en tantos otros países, WhatsApp es el servicio de mensajería líder, con más de 1.800 millones de usuarios mensuales.

Cuestión distinta si miramos al mercado chino, donde la aplicación de Tencent suma 1.100 millones de usuarios gracias a la cantidad de servicios que alberga. Tal así que WeChat se ha convertido en parte intrínseca de la población, sea para relacionarse con sus semejantes o las propias instituciones.

El mayor revulsivo se produjo con la introducción de los 'mini-programs' o aplicaciones secundarias (integradas dentro de la principal). Responden a toda clase de necesidades, convirtiendo a WeChat en una suerte de navaja suiza; como si Facebook, Instagram, Booking, Tinder o Bizum fuesen una sola cosa.

Enumeramos a continuación las funciones más insospechadas de la plataforma.

Casarse... y divorciarse

Todo ciudadano chino de la provincia de Guangdong puede iniciar los trámites de divorcio a través del teléfono móvil. Basta acceder a su perfil gubernamental y pulsar en la opción pertinente, cumplimentando los datos de ambos cónyuges. Finalmente se concierta una cita con el registro local, ya que el último paso ha de ser (como es lógico) presencial.

Pero WeChat también apuesta por el amor, permitiendo la solicitud de licencias matrimoniales en cuestión de minutos. Estas funciones irán extendiéndose al resto de provincias, aseguran los responsables de la aplicación.

Renovar el carnet de conducir

Son muchas las gestiones administrativas que la población china puede acometer gracias a WeChat; nuestro equivalente al DNI electrónico, aunque bajo un sistema verdaderamente accesible (y funcional). Entre ellas contamos la renovación del permiso de conducir o el pasaporte, la consulta de citaciones o la puesta el día en cuestiones tributarias.

Detectar morosos

Los pagos constituyen otro esqueje fundamental de la aplicación, articulados en torno al sistema 'WeChat Pay'. Podemos pagar la factura de la luz, una carrera de taxi, enviar dinero al instante a conocidos y amigos... y por supuesto abonar la cuenta en la mayoría de establecimientos (McDonalds inclusive).

A este respecto ha surgido una función tan polémica como curiosa: un «mapa de morosos» permite acceder a la información personal de todos aquellos así etiquetados por el Gobierno, siempre que se encuentren en un radio de 500 metros. Desde el propio mapa también pueden interponerse denuncias ante las autoridades.

Encontrar «el amor»

Imperativo el uso de comillas, pues cada cual busca algo distinto en las típicas aplicaciones de ligoteo. WeChat no se queda al margen, con opciones como la de agitar el teléfono para acceder a una lista aleatoria de usuarios, con los que establecer contacto (de cualquier tipo) si es que nos convence su imagen de perfil.

El 'Radar de amigos' cumple un propósito similar, mostrándonos aquellos usuarios que estén a nuestro alrededor. ¿Quién sabe? Tu nuevo mejor amigo puede estar, literalmente, a la vuelta de la esquina.

Consultar a nuestro médico

Lanzada en 2014, la plataforma 'WeChat Intelligent Healthcare' permite a los usuarios chinos concertar cita con su médico, realizarle consultas desde casa y pagar en hospitales o centros de salud. Actualmente se cuentan más de 40.000 instalaciones médicas adscritas: un 60% están abiertas a teleasistencia y un 35% dan soporte a WeChat Pay.

Pasar por los tribunales

Ocurrió en la provincia de Henan, lugar de nacimiento de la civilización China y las artes marciales. Un juez se sirvió de WeChat para recopilar testimonios, imágenes y documentos de las partes implicadas en su causa, sin recurrir siquiera a videollamadas. No es la primera vez que un magistrado obra así (siempre en casos de poca importancia y previo acuerdo de ambas partes), en pos de ahorrar el máximo tiempo y dinero.

En China, pisar un tribunal se convierte pues en algo extraordinario... y no porque los delincuentes suelan irse de rositas.

Reservar (y controlar) una habitación de hotel

A estas alturas, pocos se sorprenderán de que WeChat permita comparar precios de hoteles y reservar la habitación más ventajosa desde la propia app. De hecho, ésta brinda acceso a infinidad de comercios electrónicos, sin importar la categoría de producto que interese.

Menos corriente es la posibilidad de controlar las mentadas habitaciones desde el móvil. Escaneando el código QR sito en la entrada de algunas estancias, el usuario puede regular la intensidad de las luces, correr las cortinas, poner música e incluso configurar 'ambientes' (que las bombillas se enciendan en rojo y suene Kenny G, por poner un ejemplo).

Comprar una casa

Lo dijomos. En WeChat puedes comprar cualquier cosa. No pocas agencias inmobiliarias tienen presencia en WeChat, donde completan la mayor parte del proceso inherente a cualquier venta: muestran la casa en vídeo, envían la documentación pertinente, negocian el precio...

Ocurre especialmente con las grandes mansiones de Estados Unidos, adquiridas por magnates chinos cuasi de forma telemática (el acuerdo se cierra en persona y, por lo general, en métalico).

Interactuar con los juguetes de nuestros hijos

Una última ocurrencia en WeChat es la interacción con muñecos. Muchos padres pasan días fuera de casa, sin ver a sus hijos, lo que solventan enviando grabaciones de audio al peluche del niño. Éste puede enviarles un mensaje de vuelta, sin necesidad de recurrir a un smartphone: basta apretar ciertas partes del juguete para proceder a la grabación.