Samsung aplaza el lanzamiento de su teléfono flexible tras los problemas con su pantalla

Samsung Galaxy Fold /
Samsung Galaxy Fold

Galaxy Fold iba a ponerse a la venta el 26 de abril por 1.980 euros

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Prometió Samsung que la pantalla de su primer teléfono flexible, Galaxy Fold, podría doblarse más de 200.000 veces sin perjuicio evidente. No en vano, el terminal fue sometido a férreos procesos de comprobación, meses antes de su anuncio el pasado febrero. Pruebas que ahora se antojan insuficientes, a tenor de los problemas identificados por algunos de los periodistas tecnológicos más renombrados.

Los problemas surgieron hace unos días, cuando la compañía surcoreana remitió las primeras unidades de muestra a cabeceras especializadas como The Verge, Bloomberg y CNBC. Menos de cuarenta y ocho horas después, los editores al cargo de reseñar el aparato reportaban disfunciones en su pantalla, convirtiéndose en virales las instantáneas y vídeos publicados en sus respectivos perfiles de Twitter.

Samsung no tardó en ofrecer teléfonos de reemplazo, al tiempo que cancelaba los eventos de lanzamiento del Galaxy Fold alrededor del globo (China y España inclusive). Hace unas horas, responsables de la compañía confirmaban también un aplazamiento en la venta propiamente dicha, fijada para el 26 de abril.

Hablamos de un retraso indefinido, con que el fabricante pretende identificar y aislar los fallos detectados: «Muchas de las personas que han probado este nuevo dispositivo han destacado su gran potencial pero algunos también nos han indicado que necesita algunas mejoras adicionales para garantizar la mejor experiencia de usuario posible. Para poder analizar en detalle dichos comentarios y realizar más pruebas internas, hemos decidido posponer el lanzamiento del Galaxy Fold».

Los comentarios de marras describen un abultamiento de la pantalla o cómo esta dejó de funcionar tras retirarse lo que a priori parecía la típica lámina de protección. Así, Samsung promete incluir una guía pormenorizada para evitar manipulaciones inadecuadas: «Los resultados iniciales del análisis de las incidencias en las pantallas de las que hemos tenido noticia muestran que estas podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra, su parte superior e inferior. También hemos conocido un incidente en el que sustancias encontradas dentro del dispositivo afectaron al rendimiento de la pantalla. [...] Vamos a adoptar las medidas oportunas para reforzar la protección de la pantalla y mejoraremos la guía sobre el cuidado y uso de la pantalla, incluida la capa protectora, para que nuestros clientes obtengan el máximo rendimiento de su Galaxy Fold».

La nueva fecha de lanzamiento del Samsung Galaxy Fold se dará a conocer «en las próximas semanas», concluye un fabricante al que la decisión no parece haber afectado en términos bursátiles. No al menos como en su día ocurriese con el 'phablet' Note 7, aparecido en titulares por el incendio fortuito de su batería.