Samsung maravilla con su teléfono plegable

Presentación del nuevo Galaxy Fold./
Presentación del nuevo Galaxy Fold.

Los coreanos dan a conocer el Galaxy Fold capaz de convertirse en una tableta y las tres versiones de su buque insignia con los que pretenden distanciarse de la cada vez más dura competencia en el sector de los móviles de gama alta

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Toda la carne en el asador. Puede resultar una frase de lo más manida, pero resume a la perfección el objetivo de Samsung con la puesta de largo no sólo de sus tres Galaxy S10, sus nuevos buques insignia para 2019, también de su nuevo móvil plegable. De hecho, el Galaxy Fold ha acabado por ensombrecer a los otros modelos en el evento, que ha tenido lugar este miércoles en Madrid -en paralelo con la presentación mundial celebrada en Chicago (EE UU) y Londres (Reino Unido)- y a la que ha asistido EL CORREO.

Tras las múltiples filtraciones de sus principales características, poco más quedaba por descubrir de los Galaxy S10 salvo conocer de primera mano qué tal se comportaban en vivo y en directo el sensor de huellas bajo la pantalla o sus cinco cámaras en la versión plus. Pero el espectacular smartphone capaz de convertirse en tableta ha sido el eje central de un acto que recordó en muchos momentos por su carácter innovador a los de la mejor Apple de Steve Jobs. Estos son los modelos que sirven para conmemorar el décimo aniversario del primer Galaxy y que se pondrán a la venta a partir del 8 de marzo, a la espera del modelo con 5G y cuatro cámaras en la trasera y tres en la frontal que llegará en verano.

Galaxy Fold

Sin duda, los coreanos han dado un golpe en la mesa con la presentación de su móvil plegable de 4.6 pulgadas capaz de convertirse en una tableta de 7,3 gracias a un elaborado sistema de bisagras que parece sacado de una película de ciencia ficción. Todo con tal de desplegar una pantalla sin dobleces aparentes ideal para ver vídeos o como consola portátil. Desplegado, permite tener ver varias ventanas a la vez y ejecutar en cada una de ellas tareas diferentes como si se tratara de un ordenador. Y todo ello gracias a sus 12 GB y 512 GB de almacenamiento más una batería de 4.380 mAh para alimentar los procesadores Exynos 9820 y el Snapdragon 855.

El nuevo teléfono desplegable, con sus tres cámaras traseras y otras tantas delanteras, saldrá a la venta el 26 de abril y, aquí la verdadera mala noticia, no será nada barato. De hecho, costará 1.980 dólares y en Europa podría superar los 2.000 euros. Es el precio por uno de los smartphones más innovadores vistos en los últimos tiempos, aunque seguro que echará para atrás a muchos potenciales compradores que ya ven en la barrera de los 1.000 euros de coste excesivo para tratarse de un smartphone.

Iñaki Juez

Samsung Galaxy S10 Plus

Es el modelo superior, con 7,8 milímetros de grosor y 175 gramos de peso, de los presentados este miércoles, ya que incorpora todas las nuevas tecnologías que ya hemos visto en otros smartphones, pero muy pocas veces reunidas en un mismo terminal. A destacar, el sensor de huellas supersónico bajo la pantalla, lo que permite a Samsung dejar atrás el dilema de dónde colocarlo en la parte trasera sin que estorbe tras su apuesta en los últimos años por erradicar los marcos de sus smartphones de gama alta. Al contrario que Apple, los coreanos nunca quisieron prescindir de él y, ahora, de nuevo en el frontal del teléfono, el usuario gana en comodidad y eficacia, ya esta nueva tecnología de identificación funciona tan bien como la antigua.

Todo con tal de desplegar una pantalla, una Dynamic Amoled de 6.3 pulgadas con resolución QHD+ (de 3.040 x 1.440 píxeles), más infinita que nunca, ya que Samsung elimina también los marcos superiores donde se encontraba la cámara frontal. Para evitar tener que recurrir al controvertido 'notch', la pestaña popularizada por los últimos iPhones, la doble lente de 10 megapíxeles y apertura focal de 1.9 y 8 mpx con f2.2, ideal para hacerse selfies con bokeh (fondo desenfocado), está instalada en un agujero en el panel, llegando casi a mimetizarse con él.

Hablando de cámaras, el S10 Plus incorpora una triple lente en la parte trasera que tan buenos resultados le ha dado a compañías como Huawei. En el caso del nuevo buque insignia de Samsung, contamos con sensores de 12 megapíxeles con apertura dual de 1.5-2.4 y gran angular con Dual Pixel, 16 f/2.2 ultra gran angular y 12 mpx f/2.4 con zoom óptico. Teniendo en cuenta el escaso tiempo que hemos tenido de probar estas cámaras, dos de ellas con estabilizador óptico, la verdad es que prometen y suponen una gran diferencia de calidad respecto al doble objetivo del Galaxy S9, sobre todo en las tomas con baja luminosidad.

Sobre su potencia, nos encontramos con dos versiones dependiendo de los procesadores incluidos en el terminal para los diferentes mercados: los Exynos 9820, made in Samsung, y el Snapdragon 855, dos bestias pardas que convierten a este teléfono en una auténtica súper computadora de bolsillo. Y para terminar, recordar que el precio final de este Galaxy S10 Plus variará según la configuración de memoria RAM y de almacenamiento elegida. A saber, 8GB/128GB y 8GB/512GB. Y no nos olvidemos de la edición especial con 8GB y 1TB, además de carcasa de cerámica en dos colores: blanco y negro. En el resto de versiones, con una batería de 4.100 mAh con carga rápida e inalámbrica, podremos optar también por el verde, el azul y el rosa y el amarillo. Desde 1.009 euros.

Samsung Galaxy S10

A partir de aquí, los siguientes modelos presentan características algo recortadas respecto al abanderado de la nueva gama con el lógico descuento en el precio final. Lo primero que se cae en el Galaxy S10 a secas, además de ser menos pesado que su hermano mayor con 157 gramos, es la doble cámara dentro de la pantalla, que también ve reducida su tamaño al quedarse en 6,1 pulgadas, aunque con la misma resolución que el Plus y también con protección Gorilla Glass 6. Pese a montar una sola lente, de 10 megapíxeles y f/1.9 con sensor Dual Pixel, podemos también hacer selfies con bokeh vía software bastantes resultones.

También baja la capacidad de la batería, que se queda en 3.400 mAh con carga rápida e inalámbrica como en el modelo anterior. Respecto a las configuraciones de RAM y almacenamiento, contamos con una de 6GB y 128GB, más otra de 8GB y 512 GB. Y todas ellas con los mismos colores que su hermano mayor a partir de los 909 euros.

El nuevo modelo Samsung Galaxy S10.
El nuevo modelo Samsung Galaxy S10. / Iñaki Juez

Galaxy S10e

Sería la particular versión de Samsung del iPhone XR que tan buenos resultados le está dando a Apple. Aquí nos encontramos con un móvil de gama alta muy similar al del año pasado salvo por los procesadores de última generación incluidos en su interior y el orificio para la cámara delantera. En este sentido, y partiendo de la configuración del Galaxy S10, ya no tenemos sensor de huellas bajo la pantalla, ya que está incrustado en un lateral, al estilo de los teléfonos de Sony.

Al igual que el S9+, también nos debemos de conformar con una doble cámara de 12 mpx f/1.5-2.4, con un sensor Dual Pixel, estabilización óptica y gran angular, además de otra de 16mpx f/2.2 y ultra gran angular.

La pantalla que no es curva también ha experimentado una ligera disminución de tamaño, lo que hace a este móvil más manejable que sus hermanos mayores. De esta forma, contamos con una Amoled de 5,8 pulgadas con resolución Full HD+(2.280 x 1.080 píxeles), menor que los dos anteriores, aunque más que suficiente para la mayoría de los mortales. Debido a la menor exigencia energética de este panel, la batería se reduce a los 3.100 mAh.

El Galaxy 10e llegará al mercado con dos opciones de configuración de RAM y almacenaje: 6GB-128GB a un precio de 759 euros y 8GB-128 GB y 8GB- 256GB. Es interesante señalar que Samsung descarta ya los 64GB de disco duro incluso en su modelo más 'básico'. Y tampoco nos olvidemos de los auriculares AKG incluidos de serie en los tres modelos.

Cuatro buques insignias, dados a conocer menos de una semana antes de que tenga lugar la feria de móviles de Barcelona (MWC), con los que Samsung aspira a seguir manteniendo su hegemonía en el sector de los teléfonos inteligentes de gama alta por delante de Apple, su enemigo natural, y Huawei, convertida ya en una seria amenaza tras lograr sacar al mercado el pasado año smartphones tan redondos como su P20 Pro, sin olvidarnos de Xiaomi, que se ha atrevido a presentar este mismo día su MI 9, su terminal más avanzado hasta la fecha. En todo caso, nadie podrá acusar a los coreanos de no haber hecho los deberes con su Galaxy S10 Plus, un serio aspirante a ser el mejor móvil de 2019 y un plegable que parece llegado del futuro.

«Hay mucho I+D en el Galaxy Fold y por eso tiene un precio que se puede considerar alto»

-¿Cree que el Galaxy Fold será capaz de revolucionar el mercado de los móviles como en su día hizo el iPhone de Apple?

-Este móvil de pantalla flexible recoge el legado de diez años de teléfonos Galaxy para crear un producto innovador, diferente y muy llamativo. Ahora vamos a ver cómo se adaptará al mercado de los smartphones.

-Costando casi 2.000 euros no parece que lo vaya a tener demasiado fácil a la hora de convertirse en un súperventas....

-En este Galaxy Fold hay mucho I+D detrás de él y lógicamente tiene un precio que se puede considerar alto. De todas formas, eso sucede con todos los productos innovadores. Esperamos poder ponerlo a la venta en Europa en el primer semestre del año a un precio por definir teniendo en cuenta que costará 1.980 dólares en EE UU.

-Respecto a los Galaxy S10, ¿qué elementos diferenciadores aportan estos móviles respecto a los gamas altas de otras compañías que se venden a menor precio?

-Destacaría en primer lugar una gran pantalla en un teléfono muy manejable gracias a la eliminación de los marcos y la integración en ella del sensor de huella ultrasónico y una doble cámara delantera. Tanto estas dos como las tres de la parte trasera permiten hacer fotos utilizando el gran angular y el teleobjetivo para que sean perfectas. Y todo ello sin olvidarnos de la inteligencia artificial y Bixby, nuestro asistente personal que ya habla castellano.

-Pero a Apple, por ejemplo, parece que no le está yendo nada bien con estas políticas de sacar un teléfono por 1.000 euros...

-Por eso hemos sacado esta vez tres móviles de gama alta al mercado. En concreto el Galaxy S10e responde a las exigencias de los usuarios a los que no les gustan las pantallas tan grandes, lo que al final repercute también en un precio menor respecto a sus hermanos mayores y más asequible para el consumidor.