La vida detrás de los escenarios del BBK Live

Buen ambiente. El restaurante, que ofrece mucha verdura y cocina tradicional vasca, permanece abierto hasta la una de la madrugada./Ignacio Pérez
Buen ambiente. El restaurante, que ofrece mucha verdura y cocina tradicional vasca, permanece abierto hasta la una de la madrugada. / Ignacio Pérez

Las gildas vuelan, se bebe vino italiano y se habla de fútbol después del maquillaje

Iñaki Esteban
IÑAKI ESTEBAN

Gran éxito de las gildas entre los músicos ingleses, de Bristol para ser exactos. Se llaman Bad Sounds y tocan a partir de las diez de la noche de este jueves. Desde las seis estaban en la zona de camerinos, en el restaurante que este año, por primer vez en el Bilbao BBK Live, está abierto hasta la una de la madrugada para saciar los estómagos de los artistas y de sus equipos. Hay bacalao al pil-pil y marmitako en el menú, hecho por Julio Heras, del restaurante del hotel López de Haro. «Nos sentimos muy bien tratados, mejor que en otros festivales», dice este grupo joven de una «ciudad multicultural, de donde son Massive Attack». «Si te cuentan que es el Silicon Valley inglés, no te lo creas», advierte el bajista Charlie Pitts.

Las estrellas han dejado de exigir caprichos difíciles de encontrar, pero algunas sí piden cosas de las que no pueden prescindir. En el camerino de Florence + The Machine hay dos botellas de vino blanco italiano, una caja de té inglés, toallas negras y dos mantones de flores rojas que cubren los sofás. Las bandas de más caché o más equipo, como Alt-J, tienen más espacio, un camerino para el equipo de producción, otro para el resto de su tripulación…

1. / 1. El grupo Bad Sounds, de Bristol, se sintió «muy bien tratado, mejor que en otros festivales», según su bajista, el rubio Charlie Pitts. Brindaron con vino y comieron bacalao. 2. Hay agua de varias clases. Los músicos tienden a ser sibaritas con el agua porque las viejas épocas del desmadre en los camerinos son, efectivamente, de otra época. 3. Tiene una variante vegana, con tomate del país, gazpacho y verduras a la plancha, entre otras opciones.

Muy cerca está el grupo Temples. Ya se han maquillado, alguno se ha cardado el pelo y parecen una banda glam de los setenta. Puro rock and roll. Tocaron en el escenario central a las siete y media de la tarde y minutos antes estaban sentados, viendo las enormes vistas de Kobetamendi desde sus camerinos. Son ingleses de Kettering. «Salimos a ver el Inglaterra-Bélgica. Estuvimos en un bar con mucha gente, la mayoría ingleses. No, no estoy sorprendido de que perdieran. De Inglaterra no se puede esperar nada bueno», comenta el bajista Adam Smith con esa característica autoflagelación tan british. En el almacén, al comienzo del pasillo de los camerinos, se amontonan las toallas, las botellas de agua, los paquetes de frutos secos y similares.

Set de maquillaje.Uno de ellos estaba situado en la terraza del restaurante, a cielo abierto. Abajo, hay un espacio en el que se reúnen los miembros de los equipos de las diferentes bandas.
Set de maquillaje.Uno de ellos estaba situado en la terraza del restaurante, a cielo abierto. Abajo, hay un espacio en el que se reúnen los miembros de los equipos de las diferentes bandas.

Los miembros del grupo madrileño Morgan acaban de terminar y se relajan en el restaurante '100% Bilbao'. «Pon que ya no somos la eterna promesa. No podemos seguir siéndolo toda la vida. Pero estamos flipando. Hemos tocado en el mismo escenario en el que luego lo hará Florence + Machine, uno de mis grupos favoritos», incide la cantante Nina. También les gustan Alt-J y quieren ver a su amigo Ed Is Dead. «Ehhhh», gritan desde cerca de la barandilla. Un técnico en el escenario Thunder Bitch devuelve el saludo. Otro amigo. El Bilbao BBK Live es un buen sitio para verse.

BBK Live 2018

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos