Los indies sí tienen abuela

A plena luz. María Arnal, expresiva en su cancionero de ecos folk. /IGNACIO PÉREZ
A plena luz. María Arnal, expresiva en su cancionero de ecos folk. / IGNACIO PÉREZ

Música y diversión se dan cita sobre diferentes escenarios que incluyen a bandas tan singulares como Let's Eat Grandma

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Célebres en la escena indie y más allá por su disco folklorista, bilingüe y jotero '45 cerebros y 1 corazón', el dúo catalán María Arnal i Marcel Bagés superó las previsiones más lógicas: pudo llenar la inmensidad del escenario Heineken (el segundo principal), la luz solar no diluyó el efecto de su cancionero neofolk (pero de raíz medieval incluso), las pantallas funcionaron efectivas y el público presente atendió concentrado, participativo y ovacionando. En una sala cerrada lo habrían hecho igual de bien. Su concierto en dúo escueto, ella a la voz y él a las guitarras, de 11 canciones en 48 minutos, fue muy deudor del eco pesaroso de la neoflamenca Rosalía y remitió descaradamente a los hallazgos de Silvia Pérez Cruz, o sea emotivismo, afectación y reverberación indie al servicio de un cancionero actualizado que conecta con la tradición.

A dúo. Rosa Walton y Jenny Hollingworth se lo pasaron mejor que el público.
A dúo. Rosa Walton y Jenny Hollingworth se lo pasaron mejor que el público.

Por el contrario, no acabaron de funcionar Let's Eat Gradma (comámonos a la abuela), Rosa Walton y Jenny Hollingworth, dos inglesas de Norwich, amigas desde los cuatro años que comenzaron a hacer música a los 13 y debutaron discográficamente como quinceañeras. En el escenario Thunderbitch, perjudicadas por la luz solar, su música de dormitorio, ahí donde orbita su planeta personal, su universo imaginario cantado como Björk, no acabó de calar al paisanaje, que atendió más a sus gracietas, como las de jugar como niñas a chocar las palmas de las manos y a tirarse por el suelo en plan yoga, que a propia música, mejorada porque contaron con un tercer elemento a la batería.

De Supergrass. Gaz Coombes, recuerdos del brit pop.
De Supergrass. Gaz Coombes, recuerdos del brit pop.

Problemas con el sonido

Desilusión tras el flojo concierto de Gaz Coombes bajo la carpa Gora!. Su bolo estuvo tan perjudicado por el sonido (poco volumen, no se le distinguía la voz, no se oían ni las guitarras ni las tres coristas femeninas...) que algunos espectadores protestaron gritando «no se oye». El que fuera líder de Supergrass, ahora con 42 años, se ha convertido en un artista introvertido, tanto que varias veces remitió a The Verve en un show soso. Ofreció un par de momentos bailables y sus fans afirmaron que no recuperó ninguna pieza de Supergrass . El propio Gazfue consciente de los problemas que tuvo con el sonido.

 

Fotos

Vídeos