Los retos virales más peligrosos de Internet

'Bird Box'/Netflix
'Bird Box' / Netflix

La búsqueda de notoriedad motiva incontables imprudencias

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Arrancamos el año justo como despedimos el anterior: obsesionados por el enésimo reto viral en Internet. Los últimos días, las redes sociales se han copado de comparativas fotográficas con una década entremedias, fruto de una iniciativa que algunos consideran 'sospechosa'.

Hablamos claro está del #10YearsChallenge, al que tampoco han podido resistirse las estrellas de Hollywood o la industria discográfica. De hecho, su influencia explica la expansión descontrolada de muchos otros 'juegos' a priori inofensivos; pruebas de valor que evidencian, más bien, la falta de seso u escrúpulos. Todo con tal de conseguir unos cuantos 'me gusta' en Instagram o aparecer en titulares por causas a menudo catastróficas.

Recopilamos a continuación los retos más controvertidos, absurdos y peligrosos difundidos por la red durante el último lustro. Conviene advertir, una vez más, que la imitación de semejantes imprudencias equivale a poner en riesgo la integridad física propia o ajena.

Tide Pod Challenge

La marca de detergente 'Tide', líder en el mercado estadounidense, no alcanzó a imaginar las consecuencias de lanzar unas capsulas con aroma frutal. De la noche a la mañana, YouTube se copó de vídeos con incautos que las mordían, cocinaban e incluso degustaban, lo que obligó a emitir una alerta por parte de las autoridades sanitarias.

De poco importó: en 2017 se registraron 10.500 casos de intoxicación y no pocos de quemaduras en labios, boca o esófago. Algunos médicos advirtieron también sobre el envoltorio plástico de las cápsulas, que al disolverse puede afectar al sistema nervioso.

Hot Water Challenge

Justin Bieber, Bill Gates o Cristiano Ronaldo fueron algunas de las celebridades que se sumaron al reto del 'cubo de agua helada', impulsado por el estadounidense Corey Griffin. Pretendía concienciar sobre la enfermedad de la esclerósis lateral amiotrófica (ELA), padecida por su amigo Pete Frates (exjugador de béisbol).

Cortes de digestión y paradas cardiorespitorias por el choque término a un lado, lo preocupante de la cuestión llegó al derivarse un segundo reto: el de mojarse con agua hiriviendo (cuando no bebérsela). Como es lógico, se registraron decenas de hospitalizaciones por quemaduras, tanto externas como internas.

Birdbox Challenge

La producción de Netflix más exitosa hasta el momento, con Sandra Bullock como protagonista, también ha suscitado un reto absurdo por lo incomprensible: grabarse con los ojos vendados mientras se realizan tareas cotidianas. Algunos de estos vídeos incluyen a niños de corta edad, más susceptibles si cabe de caídas y golpes.

La plataforma de suscripción no tardó en responder a través de su perfil en Twitter: «No os pongáis en riesgo con el 'Bird Box Challenge'. No sabemos cómo ha empezado y agradecemos vuestro cariño, pero 'Chico' y 'Chica' desean encarecidamente que ninguno acabe en un hospital por culpa de un 'meme'».

Ice & Salt Challenge

Estamos acostumbrados a echar sal en las carreteras para derretir las placas de hielo, pero no a verter semejante combinación (con la reacción química inherente) sobre nuestra piel. Por desgracia, la idea se propagó entre la juventud, que encontró en este método una forma casera de tatuarse. Algo similar a las quemaduras solares 'artísticas' que abrieron telediarios el pasado verano.

El reto inicial pedía cubrirse alguna parte del cuerpo con sal y presionar con hielo, soportando el dolor durante el máximo tiempo posible. Bastan tres minutos para ocasionarnos una quemadura de extrema gravedad.

Cinnamon Challenge

Comerse una cucharada de canela en polvo. Sin líquido de por medio. Fue otra de las ocurrencias con que numerosas estrellas de YouTube buscaron suscriptores hará unos años. Por muy gracioso que resulte el vídeo en cuestión, la realidad es que el protagonista se arriesga a irritaciones de garganta y fallos orgánicos, como un probable colapso pulmonar.

La muerte de un niño de 4 años, al ingerir canela por accidente, puso de manifiesto la seriedad del problema. Hasta tal punto que YouTube planea vetar cualquier vídeo que «atente contra el bienestar físico o psicológico de las personas».

In My Feelings Challenge

Shiggy, un cómico de Instagram, generó otro de los 'challenges' más recientes. Invitó a imitar su coreografía del tema 'In My Feelings', del rapero Drake... lo que algunos interpretaron como algo simplón. ¿Por qué no grabarse bajando de un coche en marcha y ponerse a bailar? Tampoco ayudó la imprudencia de Will Smith, que interpretó los pasos sobre un puente.

Por si las moscas, los Mossos d'Esquadra alertaron en las redes sociales: «Grabar con un móvil mientras conduces, desabrocharse el cinturón durante la circulación y poner en peligro a terceros puede acabar en denuncia». Declaraciones refrendadas poco después por la Dirección General de Tráfico.

Fire Challenge

¿A quién en su sano juicio se le ocurriría rociarse con alcohol y prenderlo con un mechero? Ocurrió. La 'excusa' era realizarlo junto a un extintor, manguera o piscina, pese a lo cual se produjeron infinidad de altas hospitalarias por quemaduras considerables. Como las de una adolescente de 12 años en Detroit (Estados Unidos), al ser incapaces sus amigas de apagar las llamas.

Algo anda mal con el ser humano, a fin de cuentas, cuando el ansia de atención le lleva a jugarse la vida.