Barcelona abre el paseo de los gourmets

Turistas ante la Casa Battló, uno de los emblemas del Paseo de Gracia./
Turistas ante la Casa Battló, uno de los emblemas del Paseo de Gracia.

Hoteles y restaurantes del Paseo de Gracia se unen en un festival gastronómico plagado de estrellas como Berasategui, Ruscalleda o Nandu Jubany

GUILLERMO ELEJABEITIA

Casi cada ciudad del mundo cuenta con una suerte de 'calle mayor' en la que se concentran las señas de identidad, los negocios emblemáticos y la vida social. En Barcelona ese papel lo ejerce con orgullo el Paseo de Gracia, que además de la mayor concentración de firmas de lujo del país e iconos modernistas como la Casa Batlló o la Pedrera, exhibe un pedigrí gastronómico de muchos quilates. De hecho, sus seis estrellas Michelin (3 en Lasarte y 1 en Oria, ambos gestionados por el equipo de Martín Berasategui en el hotel Monument, y otras dos en el Moments del Mandarin, que comanda Carme Ruscalleda) hacen de ella la avenida con más 'macarons' de Europa, solo por detrás de la calle George V de París.

Passeig de Gourmets

Cuándo
Hasta el 24 de marzo.
Dónde
18 hoteles y restaurantes del entorno del Paseo de Gracia.
Menús degustación
40-50 €.
Web
passeigdegourmets.com.

Para sacar lustre a esos galones la asociación Passeig de Gràcia celebra desde el año pasado un festival gastronómico en el que se han implicado los 18 principales restaurantes y hoteles de la zona. Con propuestas para todos los bolsillos, desde rutas de platillos asequibles a menús degustación diseñados para la ocasión, pasando por exclusivas cenas a cuatro manos cocinadas por primeros espadas de la gastronomía mundial, Passeig de Gourmets pretende hacer de la principal arteria comercial de la Ciudad Condal un destino culinario de primer orden hasta el próximo 24 de marzo.

Cenas únicas a cuatro manos

La fiesta arrancó anoche con un plato fuerte, el mano a mano de Carme Ruscalleda y su hijo Raül Balam en el dos estrellas que dirigen en el hotel Mandarin. El martes 19 será el turno de Nandu Jubany y Carles Gaig en el nuevo restaurante Solo del hotel Majestic y al día siguiente, no una, si no dos citas. Pablo Tomás, chef del recién estrenado Sintonía, recibe a Joel Castanyé, responsable de La Boscana –una estrella Michelin en Lleida–, y todo un Martín Berasategui cocinará a cuatro manos con Xabi Goikoetxea en Oria. El ciclo de cenas únicas se cierra el jueves 21 en La Terraza del Claris, donde Aurelio Morales –una estrella en Cebo– cocinará junto a Nathan Minguell una particular fusión de las cocinas mediterránea y cantonesa.

Además, los principales restaurantes de la zona ofrecerán menús degustación especiales por entre 40 y 50 euros. Una oportunidad inmejorable para disfrutar de lugares con tanto encanto como el Jardín del Hotel Alma, donde el chef Gio Esteve revisita con sobria elegancia el repertorio de la mejor cocina mediterránea. O para darse un festín carnívoro en el siempre apetecible Solomillo, buque insignia de la propuesta gastronómica del hotel Alexandra. De postre, no se pierdan Línia, en el hotel Almanac. Su cocina fresca, ligera y sencilla en torno a productos cercanos ayuda a dejar hueco para el extenso capítulo de repostería que elabora Lucila Canero, finalista del premio al Pastelero Revelación en la última edición de Madrid Fusión.

Picoteo por 7 euros

Pero si lo que le apetece es callejear y probar cosas de aquí y de allá, lo mejor es darse una vuelta por alguno de los 13 restaurantes que participan en la ruta de platillos. Por 7 euros se puede saborear un solomillo Wellington en La Charcutería, un carpaccio de pulpo sobre causa de remolacha en La Vinoteca Torres o un caldo de chipirón con su crujiente y ravioli de tinta en el hotel Monum y regarlos con una copa de cava Juve&Camps, vinos de la familia Torres o cerveza Estrella Damm.

Un garbeo por tiendas con carácter como Santa Eulalia, donde también se puede comer en su coqueto bistró, y un extenso programa de talleres, catas, concursos y showcookings completan la apuesta del festival para comerse el Paseo de Gracia.