Cambios en la tributación empresarial

Cambios en la tributación empresarial

Aitor Ruiz de Alegría
AITOR RUIZ DE ALEGRÍA

¿Superó por primera vez su empresa en el ejercicio 2018 la cifra de seis millones de euros?

Si durante el ejercicio finalizado a 31 de diciembre de 2018, su empresa superó por primera vez la cifra de 6.010.121,04 € (reminiscencia de los antiguos mil millones de pesetas), además de estar de enhorabuena, debería tener en cuenta que su relación con la Administración tributaria, en términos de declaraciones tributarias, ha cambiado.

Y no solo porque, a partir de ahora, las declaraciones periódicas de IVA y de retenciones a cuenta del IRPF de su personal empleado deben presentarse con una periodicidad mensual y no trimestral, sino, lo que es más importante, porque está obligado al Suministro Inmediato de Información a efectos del IVA, mediante la remisión a la Administración tributaria de los datos relacionados en sus facturas emitidas y recibidas, en un plazo que, con carácter general, se cifra en 4 días desde la emisión o contabilización de sus facturas.

Y no existe período transitorio de adaptación para el suministro de la información, por lo que, desde comienzo de este año 2019, debería tener ya preparados sus sistemas informáticos para el cumplimiento de esta nueva obligación tributaria. El incumplimiento lleva aparejado importantes sanciones y consecuencias tributarias que, en determinados supuestos, podrían llegar a perjudicar la deducibilidad del IVA soportado.

Pero no todo ha de verse desde el lado negativo: esta interacción con la Administración Tributaria permite, al menos en teoría, que los errores o vicios contenidos en la documentación sean inmediatamente puestos de manifiesto, posibilitando su instantánea corrección, con lo que minoraríamos los posibles riesgos fiscales de cara a una futura actuación inspectora.