Gimnasia

La medallista olímpica Lourdes Mohedano pasa del tapiz a los escenarios

La medallista olímpica Lourdes Mohedano pasa del tapiz a los escenarios
INSTAGRAM

DAVID JURADO

La olímpica Lourdes Mohedano ve como su presente es bien distinto al de hace tres veranos cuando logró la plata con la selección española de gimnasia rítmica en Río 2016. En la actualidad, los tapices no ocupan su día a día al centrar ahora sus aspiraciones como actriz y el triatlón, como válvula de escape.

«Quiero ser actriz», afirmó la cordobesa, aunque es consciente de que es «complicado, hay mucha gente, pero se trata de formarse y luego tener ese punto de suerte siempre necesario, como en el deporte, para que te vean, gustes y encajes en el perfil buscado».

Mohedano inició los estudios de arte dramático hace unos años en Madrid, algo que compatibiliza con clase magistrales, conferencias y exhibiciones de gimnasia. La última de ellas la dio este fin de semana en Jerez (Cádiz), no en vano es lo que le da «trabajo a día de hoy», subrayó la cordobesa, porque «no se puede decir» que esté «desligada» de la gimnasia, que es su «vida».

«Es verdad que nunca he dicho oficialmente que me retiré, pero es una realidad que ya se sabe. Me retiré en 2017 por el tema de la beca, que al final no pagó el Consejo Superior de Deportes (CSD) porque no entrenábamos ya», subrayó. Aquel adiós «se dio por hecho» y tres años después «el cuerpo sigue dolorido», desde «la espalda a los cartílagos, pasando por el pie y la rodillas. Se arrastran muchos dolores», subrayó Lourdes Mohedano, que compitió en infinidad de ocasiones infiltrada, hasta que tuvo que pasar por el quirófano a finales de 2015 por problemas en un tobillo.

Medalla olímpica

«Yo me pude recuperar, porque siempre tuve la mente fuerte y quería llegar a Río», apostilló, algo que consiguió para lograr hacer realidad su sueño de conseguir una medalla olímpica tras el cuarto puesto conseguido en su debut en unos Juegos, en Londres 2012. Después de tanto esfuerzo físico, y «para estar entretenida», sigue entrenando porque no puede estar «parada tras tantos años en el deporte», de ahí que cada día haga «al menos una hora de físico», entre tablas de abdominales, correr, nadar y montar bici, de ahí su pasión por el triatlón, que también le sirve para «mantener la forma».

«Me lo tomo con calma. Llevo tres meses entrenándolo porque siempre me llamaba la atención, ya que desde pequeña hacía natación y atletismo», apuntó Mohedano, aunque es consciente de que «antes de hacer ese primer triatlón» se tiene que «ver en forma y preparada».

«Mi intención es hacer el primero en julio o agosto en la modalidad sprint -750 metros de natación, veinte de ciclismo y cinco de carrera a pie-. Tengo mucho amigos haciendo triatlón a nivel mundial», apuntó la deportista, que aclaró que la idea de empezar en el triatlón «no es a nivel profesional», faceta que ya desestima en el deporte. Resaltó que su futuro lo ve en el mundo de la interpretación, en el «teatro, cine y televisión», aunque aún le queda un año para terminar sus estudios de arte dramático, de ahí que bromeara al comentar que aún no hizo ningún «cásting».

Mohedano, a sus 24 años, también está cerca de finaliza el máster de gestión de deportiva del Consejo Superior de Deporte, del que se graduará el próximo 4 de julio, porque tampoco descarta que su futuro pueda vincularse a esta parcela. En cualquier caso, la nueva vida de la laureada gimnasta ha cambiado casi 180 grados, centrada ahora en dar el salto a los escenarios y con el triatlón como un reto deportivo.