Bilbo Fútbol Sala

El éxito de «una familia»

Jugadoras y cuerpo técnico del Bilbo Fútbol Sala celebran el ascenso a su llegada al aeropuerto de Loiu. /BILBO F.S.
Jugadoras y cuerpo técnico del Bilbo Fútbol Sala celebran el ascenso a su llegada al aeropuerto de Loiu. / BILBO F.S.

Isa, la veterana capitana del Bilbo Fútbol Sala que ascendió a Primera en Gran Canaria, desgrana las virtudes de un equipo ha sido «una familia y una piña» y que ahora vuelve a la máxima categoría

J. Á.PÉREZ CAPETILLO

María Isabel Blanco Quintela, 'Isa', es la capitana de un Bilbo Fútbol Sala que este pasado sábado, poco antes de las nueve de la noche, logró el ascenso a la máxima categoría en Las Palmas de Gran Canaria. «Isa lleva muchos años en esto. Es una jugadora con una gran experiencia que ha vivido muchas situaciones. Y es una capitana excelente y demuestra lo que tiene que ser una deportista en esta función. Tiene un pundonor terrible, además de sus cualidades, y ayuda mucho al colectivo y al cuerpo técnico. Con su edad -va a cumplir 38 años el próximo 4 de julio- cada vez compite mejor. Sigue al pie del cañón y con ilusión, y se hace difícil entender visto cómo viene la juventud. Es un ejemplo», resalta el entrenador de las chicas, José Andrés Muñoz, mientras paseaba satisfecho por la playa de Las Canteras y analizaba todo lo vivido.

Isa atiende a este periódico cuando acude hacia el jacuzzi del hotel con sus compañeras. Tiene la voz ronca de la fiesta de la noche. «Sinceramente, el partido de vuelta ante el Telde me parecía muy complicado y duro. Pero tenía un pálpito. Sabía que íbamos a ganar. No sé por qué, pero lo tenía claro. Y eso que ellas se adelantaron con un golazo de falta, aunque aún quedaba mucho tiempo. No íbamos a tirar la toalla nunca. Soy la 'capi' y mis compañeras me hacen caso», dice con una carcajada final.

Isa, la veterana jugadora del conjunto vizcaíno.
Isa, la veterana jugadora del conjunto vizcaíno. / BILBO F.S.

Ella fue la autora del empate «que las obligaba a marcar dos goles de diferencia para superarnos después de haber ganado nosotras 1-0 en San Ignacio. Sacó de banda Garbi, me llegó el balón… chuté raso con la derecha y dentro», recuerda, mientras pide perdón por su voz «de tanto gritar. Hemos salido por la noche y lo hemos celebrado a lo grande ¡que somos de Bilbao!», sostiene. Ahora, la jugadora del Bilbo espera que a su equipo y a esta modalidad se le haga algo más de caso porque «creo que lo merecemos. Durante todo el año hacemos un gran esfuerzo. Estudiamos y trabajamos ('¡tú no tanto!' se oye de fondo!) y la verdad es que no se nos valora demasiado. Viene poca gente a animarnos. Y cuando se gana como ahora, es lógico también que te llamen de todas partes. Pero se agradecería que fuera durante todo el año», reivindica.

«Durante todo el año hacemos un gran esfuerzo. Estudiamos y trabajamos y no se nos valora demasiado»

Una piña

Isa ya sabe lo que es jugar en Primera porque estuvo en esa categoría con el Bilbo en la temporada 2014-15, y antes con el Hegoalde en Tolosa. «Iba allí a entrenar y a jugar. Sé que va a ser una temporada muy complicada porque el salto es bastante grande. Mis compañeras están muy ilusionadas con esta experiencia. Creo que seguiré», avanza. La bilbaína se define como una «luchadora». «No doy un balón por perdido y no me gusta perder ni a las canicas. E intento ser buena compañera», desgrana.

El balance de esta campaña del Bilbo ha sido espectacular, con 26 triunfos, tres empates y solo una derrota, «la del día de Txantrea». «Mira, como este sábado estaba convencida de que ganábamos, aquella tarde ya vi en el calentamiento que nos pesaban las piernas. Ha habido otros partidos complicados en los que la suerte nos ha acompañado. Esta temporada creo que se ha formado un buen equipo con chavalas jóvenes y otras veteranas que hemos hecho una piña. Hemos sido una familia dentro y fuera de la cancha», valora la veterana jugadora, antes de esa placentera sesión de relax. «Espera, que te van a mandar un mensaje mis compañeras», sugiere Isa. «¡A Primera, oé, a Primera, oé…!», se escucha a coro al otro lado del teléfono.

Representan a Bizkaia «con el corazón»

«No sabéis lo me alegro por estas jugadoras, que merecen que se las premie de verdad. Lo que hemos comprobado es que en el deporte no todo son intereses. Estas chicas han demostrado que el respeto hacia lo que a ellas les gusta hacer se gana con el esfuerzo. Y aunque son conscientes de que la repercusión no es la que merecen, siguen adelante dando el callo y siendo buenas compañeras. Representan a Bizkaia de verdad y con el corazón», concluye José Andrés Muñoz en su paseo por la arena fina y dorada de la playa de Las Canteras, antes de coger el vuelo de retorno a Bilbao.