Tarde de caras pintadas y talos

Una voluntaria dibuja en la cara de un niño. /A. Andueza
Una voluntaria dibuja en la cara de un niño. / A. Andueza

Decenas de niños participan en los talleres organizados para ellos con motivo de las fiestas de Santa Cruz de Galdakao

ASIER ANDUEZA

No hay mejor opción para afrontar los 'santacruces' que con la cara pintada. Y si eres un niños, más aún. Por eso ayer por la tarde más de doscientos se acercaron a la plaza Berezikoetxe, para transformar sus rostros en los de héroes del cómic, animales y hasta seres mitológicos como el unicornio, muy de moda últimamente entre los más pequeños.

Los monitores de 'Panpotx Taldea' escuchaban pacientes las peticiones de los críos, que esperaban con inusitada paciencia su turno. «Muchos dicen que es el momento del día en que mejor se portan», confirmaban estos entendidos en el mundo infantil. Con mucho pulso y mano izquierda, el equipo de maquilladores fue dando forma a las nuevas caras. «Lo que se necesita es mucha paciencia y práctica. Hacemos el dibujo con pintura no dañina para la piel y tardamos aproximadamente tres minutos», explicaba Miriam Merino, una de las artistas. Algunos de sus colegas se estudian los dibujos con antelación para estar preparados para las peticiones de los 'peques'.

No fue la única actividad de la que disfrutaron en la plaza. 'Panpotx Taldea' ofreció una verbena en directo para que tanto los menores como sus acompañantes se animaran. Y para completar la tarde, un taller de mozoilo y otro de imanes. Por allí andaba Begoña Ormaza, con su nieta Izaro. La mujer elogió la oferta de actividades infantiles diseñada este año para los 'santacruces' de la localidad. «Nos gusta tanto que es la segunda vez que venimos», reconocía.

Nuevos cocineros

En Plazakoetxe, los más mayores tuvieron la oportunidad de participar en un taller de cocina. Se apuntaron unos 70 menores, de entre 11 y 16 años, que aprendieron a hacer talos. Uno tradicional y el otro original. Inma Merino, coordinadora de la actividad, detallaba que «estos talleres transmiten valores como el compañerismo, la paciencia o la higiene». Con los nuevos cocineros estuvieron Aitor Aurrekoetxea y Ander Casanova, maestros culinarios que ofrecieron una 'masterclass'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos