Ingresa en prisión el yihadista detenido en Lopidana

Dos agentes de la Policía Nacional trasladan al detenido en Lopidana a un furgón. / EL CORREO

El juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, indica que el detenido tuvo «un rol protagonista en la planificación de un atentado terrorista en España», si bien éste se vio frustrado a raíz de la detención de su colaborador en Marruecos

David González
DAVID GONZÁLEZAGENCIAS

A.M.R.R., el joven de 21 años detenido el pasado martes en la gasolinera de Lopidana por su presunta pertenencia a la organización terrorista Dáesh y por realizar supuestamente labores de captación y adoctrinamiento, compareció este jueves por la mañana ante el juez instructor de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, según han informado fuentes jurídicas.

Conocido por su pertenencia a círculos radicales de ideología yihadista en la localidad gaditana de Algeciras, hacía meses que la Policía Nacional había puesto el foco en su persona. El arresto se produjo a tres kilómetros de Vitoria porque llevaba alrededor de un mes viviendo en el puesto de venta de tickets para el ferry de Algeciras que hay en la gasolinera de Lopidana. Hasta allí se trasladaron varios furgones de este cuerpo policial, en compañía de personal del Juzgado de Instrucción número 2 de la capital alavesa.

No opuso resistencia y, después de ser trasladado a Madrid, este jueves, tras escucharle, Pedraz ha decidido ordenar su ingreso en prisión al tener «un rol protagonista en la planificación de un atentado terrorista en España», si bien éste se vio frustrado a raíz de la detención de su colaborador en Marruecos. Así consta en el auto de prisión que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dictado contra él por un delito de terrorismo, en el que destaca «el activismo en pro de la causa yihadista» del joven marroquí A.M.R.R.

Según el juez, el arrestado «ejerció una labor radicalizadora y adoctrinadora» sobre una tercera persona, I.M, que «terminó decidiéndose por emprender un ataque terrorista en suelo europeo». Un plan que se frustró tras la detención de este hombre en octubre de 2017.

Pedraz sostiene en su auto que A.M.R.R. prometió a I.M. que le proovería «del vehículo y de las armas blancas para la perpetración» del atentado. Ambos se habían conocido en un viaje a Fnideq (en Marruecos, cerca de Ceuta) y poco a poco fueron intensificando su relación a través de las redes sociales como en encuentros que tuvieron lugar en septiembre de 2017, un mes antes de la primera detención.

Cambio en sus hábitos de vida

Según los investigadores, el arrestado había experimentado «un drástico cambio en sus hábitos de vida y en sus manifestaciones, que se escoraron hacia postulados salafistas extremistas, llegando incluso a defender en las redes sociales acciones violentas perpetradas por organizaciones terroristas, especialmente Dáesh». La operación dirigida por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 se llevó a cabo por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional junto con la Brigada Local de Información de Algeciras y en colaboración con la Brigada Provincial de Información de Vitoria. Además, los agentes realizaron este martes tres registros: dos de ellos en domicilios de Vitoria y Algeciras, y otro más en un locutorio de esta localidad gaditana que el detenido frecuentaba.

Al parecer, A.M.R.R. estuvo en contacto con otro individuo, arrestado a finales de 2017 en Marruecos, con el que se reunió en territorio marroquí, y mantuvo contactos en redes sociales y otras plataformas virtuales, cuyo objetivo final era cometer atentados. Esta detención habría demorado su intención de atentar.

La Policía ha podido acreditar que el investigado utilizó «continuas medidas de seguridad como forma de protección», como también usó aplicaciones seguras de mensajería instantánea y diferentes líneas de telefonía móvil.

 

Fotos

Vídeos