Parte de la pequeña comunidad, con el hábito benedictino, camina renqueante frente a la escalinata que da acceso al monasterio./Fotos: Igor Aizpuru

Parte de la pequeña comunidad, con el hábito benedictino, camina renqueante frente a la escalinata que da acceso al monasterio.Fotos: Igor Aizpuru

Los últimos monjes de Estíbaliz

Suscríbete a EL CORREO on+ y navega sin límite

Suscríbete a EL CORREO on+ y navega sin límite

desde 4,95€ al mes