Arasur estará «a pleno rendimiento» en un año

Playa de vías que comunicará con el puerto de Bilbao y, a la derecha, máquinas trabajando en urbanizar el apartadero ferroviario. /J. Andrade
Playa de vías que comunicará con el puerto de Bilbao y, a la derecha, máquinas trabajando en urbanizar el apartadero ferroviario. / J. Andrade

Arrancan las obras de urbanización del apartadero ferroviario, donde se cargarán las mercancías con destino al puerto de Bilbao

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

Arasur será por fin el gran puerto seco de Euskadi cuando a partir del segundo semestre de 2019 esté ya «en funcionamiento y a pleno rendimiento» el tráfico ferroviario con el puerto de Bilbao. De esta manera se cumplirá el objetivo que hace la friolera de doce años y medio, en enero de 2006, se planteó en la inauguración de esta plataforma logística. Doce años en los que ha habido momentos de gran incertidumbre para la infraestructura alavesa. Pese a su estratégica localización en el cruce de la AP-1 y la AP-68, le ha costado ser lo suficientemente atractiva para las empresas. Tampoco ayudó la decisión de la Autoridad Portuaria de Bilbao de instalar un 'puerto seco' en Pancorbo (Burgos), a 12 kilómetros de Ribabellosa, a finales de 2010, llegando a cuestionar el futuro de Arasur.

En 2015, con el acuerdo firmado a tres bandas entre la Autoridad Portuaria, la Diputación alavesa y el Gobierno vasco se despejaron esas dudas, pero los plazos de puesta en marcha de la terminal ferroviaria se han ido demorando. Ahora el reto está en el segundo semestre del próximo año, anunció ayer el presidente de la entidad portuaria vizcaína, Asier Atutxa. Para entonces se prevé que estén acabadas las obras de urbanización junto al nuevo apartadero así como la construcción de un edificio de oficinas y una nave para el almacenamiento de mercancías.

El dato

11
millones de euros destinan la Autoridad Portuaria de Bilbao (principal inversor), la Diputación alavesa y el Gobierno vasco en las diferentes actuaciones en Arasur para convertirse en puerto seco: 5,28 millones en el apartadero ferroviario, 4,82 para urbanizar esa zona y levantar un edificio de oficinas y una nave de almacenamiento de mercancías y 0,91 millones para construir una 'vía de mango', fruto de un acuerdo con Talgo y que permite apartar locomotoras, coches o vagones durante las maniobras.

Las máquinas acaban de entrar esta semana en una superficie de 40.000 metros cuadrados y los trabajos -presupuestados en 4,82 millones y sufragados por la Autoridad Portuaria- consistirán en urbanizar esa zona llamada a ser la base operativa ferroviaria del puerto de Bilbao en Arasur, de donde saldrán trenes lanzadera en horarios fijos.

Dos vías para la recepción y expedición de trenes y otras dos para la carga y descarga de mercancías que llegan a la plataforma logística alavesa por ferrocarril y por carretera completan el apartadero. «Se calcula que 6,3 millones de toneladas, con origen o destino en Álava -y su entorno próximo de La Rioja y Navarra- se exportan o importan por carretera o por otros puertos. Estimamos que 2,2 millones son susceptibles de moverse por Bilbao», apuntó Atutxa.

«6,3 millones de toneladas con origen o destino Álava se exportan desde fuera de Bilbao. El reto es que el puerto asuma 2,2 millones» Asier Atutxa (Puerto de Bilbao)

Al cruce de caminos de las autopistas, el director de la Autoridad Portuaria, Carlos Alzaga, sumó otro elemento por el cual la plataforma logística de Ribabellosa «es clave para nosotros: en este enclave coinciden dos líneas ferroviarias, la que une Madrid y Bilbao y la que enlaza Madrid con Irún a través de Miranda de Ebro y Vitoria».

Como 200 campos de fútbol

Las posibilidades que ofrece la instalación alavesa, con una extensión de terreno superior a dos millones de metros cuadrados -más de 200 campos de fútbol-, «son grandes. Nuestra apuesta por convertir Álava en un referente logístico del sur de Europa es clara, ahora queremos dotar de más servicios para acoger empresas y transportar mercancías a todo el mundo a través del puerto de Bilbao», señaló la diputada de Promoción Económica, Pilar García de Salazar.

El viceconsejero vasco de Infraestructuras y Transportes, Antonio Aiz, avanzó que el Ejecutivo de Lakua trabaja para contar con una mejor conexión desde Arasur con la red de autopistas «y crear un potente hub logístico en el corredor Atlántico». Sin olvidar que «con la 'Y' vasca» el flujo de carga entre el puerto de Bilbao y la Meseta, a una velocidad mayor que la actual, «se hará por el corredor ferroviario Vitoria-Burgos». Y la plataforma de Ribabellosa «también puede salir favorecida».

Una «apuesta estratégica» junto a Pancorbo y Júndiz

Arasur forma, junto a Pancorbo y Júndiz, una «apuesta estratégica» de la Autoridad Portuaria de Bilbao para contar con una red de puertos secos a través de los cuales mover mercancías. De hecho, esta semana la sociedad Servicios Intermodales Bilbaoport -en la que el puerto vizcaíno es un socio preferente- se ha hecho con el contrato para gestionar la terminal ferroviaria de carga de Júndiz durante los próximos cuatro años. Asimismo, desde noviembre el puerto de Bilbao se comunica con Pancorbo por ferrocarril. «Estamos analizando el modelo de explotación -en las tres infraestructuras-», planteó Asier Atutxa, en alusión a una gestión directa o externalizada.