Cementerios en las redes sociales: ¿qué ocurre con nuestro perfil cuando morimos?

Facebook e Instagram permiten crear 'perfiles conmemorativos'/
Facebook e Instagram permiten crear 'perfiles conmemorativos'

Facebook albergaría más perfiles de usuarios fallecidos que vivos en 2070

SARA BORONDO

Internet tiene una presencia tan fuerte en la vida de todos que hay que plantearse qué sucederá con el legado digital de cada uno. Esto es sobre todo relevante en el caso de los nativos digitales, que tienen buena parte de su vida en diversas redes sociales, pero también importa a todos aquellos que utilizan el correo en la nube de empresas como Gmail.

El Instituto de Internet de la Universidad de Oxford ha analizado la situación en la que se puede encontrar Facebook dentro de unas décadas, teniendo en cuenta que la red social da la opción de convertir los perfiles de sus usuarios fallecidos en cuentas conmemorativas.

Basándose en los datos de los usuarios en 2018, los investigadores establecieron que 1.400 millones millones de usuarios actuales habrán muerto antes de 2100, de forma que para 2070 la red social podría tener más perfiles de gente muerta que viva y llegar a final del siglo con 4.900 páginas conmemorativas. Los responsables del estudio han apuntado que las redes sociales, Facebook en este caso, deberían encontrar una forma de conservar (con el asesoramiento de historidores, archivistas, arqueólogos y expertos en ética) la inmensa cantidad de información que dejamos atrás cuando morimos, pensando sobre todo en una solución de futuro, cuando se vayan acumulando todos esos perfiles de fallecidos..

En caso de fallecimiento del titular de la cuenta no se permite el acceso de otra persona a ese perfil, lo que supone que toda esa información se pierde si no hay nadie a quien se le reconozca el derecho a manejar esa herencia digital, pero ¿es posible dejar herederos digitales? Legalmente no hay nada establecido a nivel nacional, y la única norma al respecto es la Ley de voluntades digitales de Cataluña que incluía la creación de un registro de voluntades digitales, pero esta norma fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional en enero de este año, en una sentencia que entiende que ese registro es competencia estatal.

A falta de una legislación que establezca qué sucede con toda la información que durante años un usuario va sumando a sus perfiles en redes sociales o servicios, las grandes empresas tecnológicas han ido estableciendo sus propias soluciones. Estas son algunas de las más importantes:

Facebook: la opción del contacto de legado

Cuando se quiere informar a Facebook de la muerte de un usuario el primer paso es rellenar un formulario. También hay que demostrar si se es un familiar cercano o albacea del propietario de la cuenta. La forma más rápida de hacerlo es enviando una copia escaneada o una foto del acta de defunción del propietario de la cuenta. Si no se puede enviar este documento, hará falta otro como un poder notarial, certificado de nacimiento, testamento o declaración de bienes para acreditar que se puede representar al fallecido y algo que verifique el fallecimiento, como un obituario o una esquela.

La política de Facebook en estos casos es convertir la cuenta en otra conmemorativa, que tiene por finalidad ser un lugar de reunión para que familiares y amigos compartan los recuerdos del ser querido fallecido. Cuando una cuenta se convierte en conmemorativa, aparece en el perfil la expresión 'En recuerdo de' antes del nombre del usuario. El contenido que compartió la persona en vida permanece en Facebook y lo puede ver la misma gente que lo vio en su momento. No obstante, todos los usuarios mayores de edad pueden decidir qué sucederá con su cuenta si mueren. Pulsando sobre el triángulo que hay en la parte derecha del menú superior hay que elegir 'Configuración general de la cuenta' y después 'Administrar cuenta', donde se puede indicar un amigo o familiar como contacto de legado y también solicitar que la cuenta se elimine al fallecimiento del usuario.

El legado designado podrá administrar el perfil conmemorativo fijando una publicación en el perfil; ver todas las publicaciones; decidir quién puede ver y publicar homenajes si hay una zona para este propósito; eliminar publicaciones de homenaje; eliminar etiquetas que otra persona haya añadido; responder a nuevas solicitudes de amistad (pero no aceptar a nuevas solicitudes de amigo); cambiar la foto de perfil y portada y descargar una copia de lo que el usuario había compartido en Facebook si tenía activada esta opción antes de morir. También puede solicitar que se elimine la cuenta conmemorativa, pero no tiene permitido iniciar sesión, leer los mensajes ni eliminar a ningún amigo o aceptar nuevas solicitudes

Para solicitar información o contenido de la cuenta hay que facilitar a Facebook un documento que muestre que se es un representante autorizado y una orden judicial. Al recibir la solicitud, la cuenta de la persona se convertirá en conmemorativa.

Twitter elimina la cuenta e Instagram da la opción de perfil conmemorativo

Cuando un usuario de Twitter muere puede avisar del fallecimiento un familiar directo o una persona autorizada. Se puede pedir que se elimine la cuenta enviando un formulario, tras lo cual la red social pedirá más información sobre el fallecido, una copia del DNI de quien lo pide y otra del certificado de defunción (y afirma que esta información se destruye tras haber sido revisada).

En Instagram cualquier usuario puede informar de la cuenta de un usuario que ha fallecido, y los familiares directos del difunto pueden solicitar que se convierta en conmemorativa rellenando un formulario, tras haber recibido algún documento que certifique el fallecimiento, como una necrológica.

En este caso se bloquea la cuenta y la red social intenta evitar que aparezcan en Instagram referencias a las cuentas conmemorativas, por lo que no aparecen en la búsqueda ni en 'Explorar'. Instagram no proporciona los datos de acceso a las cuentas conmemorativas y recuerda que no se puede acceder a la cuenta de otra persona. Los posts que hubiese subido el propietario de la cuenta permanecen en Instagram y puede verlos la audiencia con la que se compartieron.

Instagram también contempla la posibilidad de que una cuenta se haya convertido en conmemorativa por error, y se puede notificar este hecho rellenando un cuestionario.

Los familiares directos también pueden pedir que se elimine la cuenta, para lo que tienen que acreditar el parentesco con el fallecido con un acta de nacimiento de éste; el certificado de defunción y la prueba de que es el heredero.

YouTube depende de la solicitud a Google

Google no es una red social propiamente dicha, pero forma tan parte de nuestras vidas que también es relevante saber qué sucederá con la cuenta en todos los servicios que ofrece a la muerte del usuario, además del relevante hecho de que incluye entre sus empresas a Youtube, así que esto son los pasos que hay que seguir en la plataforma de vídeo en caso de fallecimiento del titular de una cuenta. Igual que Facebook, Google da la opción de decidir qué sucederá con la cuenta en caso de sufrir un accidente o morir. Para ello hay que indicar a Google cuándo debe considerar que la cuenta está inactiva y qué debería hacer en esos casos, si compartir los datos de la cuenta con alguien o eliminarlos. Para configurarlo hay que entrar en el perfil de Google (pulsando en la imagen del perfil desde cualquier servicio de Google) y elegir 'Datos y Personalización'. Los aspectos que Google comprueba son el acceso a Gmail en web o en el teléfono y los registros de Android.

'Administrador de cuentas inactivas' establece el tiempo que debe transcurrir sin que haya actividad en la cuenta (con un mínimo de tres meses) para que Google active las medidas que se indiquen. Antes de que acabe ese plazo la empresa intentará contactar con el usuario por SMS y correo electrónico. Los correos que lleguen a Gmail después de ese tiempo recibirán una respuesta automática. En el Administrador se puede indicar hasta diez personas a las que notificar que la cuenta se vuelve inactiva (y sus teléfonos). Si llega el momento de seguir estas normas, esas personas recibirán un correo explicando lo sucedido y dando la opción de descargar los datos que el usuario haya indicado.

Por último, en el Administrador de cuentas inactivas se puede indicar el deseo de eliminar la cuenta si se considera que está inactiva. Esta elección afecta a todos los productos asociados a Google, como Gmail, y no se podrá volver a usar el nombre de usuario de correo.

También puede suceder que el usuario fallezca sin haber dejado toda esta información en en 'Administrador de cuentas inactivas', y en este caso Google se abre a trabajar con los familiares para cerrar la cuenta tras revisar la petición «minuciosamente».

Los familiares cercanos o representantes del fallecido también pueden pedir el cierre de la cuenta; el acceso a alguna información e incluso la petición de fondos de AdSense o Wallet desde la cuenta de un usuario fallecido, a través de un formulario e incluyendo la documentación necesaria.

En el caso de Youtube, para que otra persona pueda hacerse cargo del canal debe ser copropietario de la cuenta en el momento del fallecimiento, algo que solo se puede hacer si el canal está vinculado a una cuenta de marca, ya que todos los administradores tienen control sobre todos los aspectos del canal.