Comparativa

Apple Music, Spotify y Youtube Music: ¿cuál es mejor?

Spotify, YouTube Music y Apple Music/
Spotify, YouTube Music y Apple Music

Las plataformas de música en streaming han revitalizado la industria discográfica

SARA BORONDO

La tiendas de discos de vinilo están volviendo a aparecer en algunos sitios, aunque más como una forma diferente de escuchar música, con aquella calidad algo rasposa de los tocadiscos o para recordar cómo se oían las canciones durante buena parte del siglo XX. Pero hace 15 años era difícil comprar música: la piratería se había hecho con un sector en el que costaba vender copias. La situación cambió con la aparición de los contenidos a la carta; aparecieron plataformas de streaming como Youtube en 2005 o, más tarde, Spotify, y los usuarios optaron por esos contenidos gratuitos pero con calidad o por suscribirse para obtener más ventajas. Poco a poco han ido surgiendo más plataformas con diferentes caracaterísticas.

De entre ellas sobresalen por la cantidad de usuarios que tienen Spotify, Youtube Music y Apple Music, que intentan atraer tanto a cantantes como a usuarios. La guerra entre las plataformas es dura: sirva como ejemplo la disputa con la cantante Taylor Swift, quien en 2014 retiró su contenido de todas las plataformas de Streaming -se ha mostrado especialmente contraria a Spotify por tener una opción gratuita- y firmó en 2015 un acuerdo de exclusividad con Apple Music (convirtiéndose en la imagen principal de la plataforma).

Otro ejemplo de confrontación es el provocado por la decisión reciente del Copyright Royalty Board de subir el pago a los compositores un 44% en cinco años, una medida contra la que han presentado apelación Spotify, Amazon, Google y Sirius XM/Pandora alegando que es demasiado compleja, mientras que Apple la ha acatado. Según Variety esto ha provocado un movimiento entre los artistas que están cancelando sus suscripciones personales a Spotify e incluso 99 compositores han enviado una carta pública a la plataforma pidiendo que retire la demanda. Se ha planteado así una situación en la que parece que la beneficiada sería Apple Music, ya que si la apelación se frena algunos creadores se habrán ido de Spotify a esa plataforma (lo que supone que arrastrarán a sus seguidores).

Apple Music

El servicio Apple Music comenzó en junio de 2015 en dispositivos de la marca y en noviembre del mismo año para Android. Actualmente se calcula que su catálogo se compone de 50 millones de canciones y tiene más de 43 millones de suscriptores. Da la opción de tres meses de prueba gratis. Precisamente esta opción le acarreó en el pasado algunas fricciones con los artistas, ya que inicialmente Apple propuso no pagar a los artistas por los temas suyos que se escuchasen durante estos tres meses de prueba, lo que llevó a algunos cantantes a retirar sus temas, aunque luego la empresa rectificó esta decisión.

Apple Music incluye descargas ilimitadas, crear una biblioteca de hasta 100.000 canciones y tenerla en todos los dispositivos, escuchar la música sin anuncios ni interrupciones. Al escuchar un tema se puede añadir a una biblioteca o lista de reproducción, ver la información de la canción (letra, duración, compositor…). También se puede crear una emisora para las canciones elegidas y, con la opción Premium, descargarla. Se pueden ver las listas de reproducción creadas por los amigos para encontrar nuevas canciones y cada viernes hay un mix de nueva música basado en las canciones que más escucha el usuario. Como suele hacer Apple, Music utiliza todas las capacidades de su ecosistema y ha preparado a Siri, su asistente virtual, para que encuentre una canción aunque el usuario sepa solo el estribillo o, simplemente, un tema que corresponda con un estado de ánimo.

Los dispositivos en los que se puede instalar son iPhone, iPad, iPod Touch, Mac, PC o dispositivo Android. Incorpora los temas que el usuario haya comprado en iTunes. En los aparatos de Apple hay que abrir la app 'Musica' y elegir 'Apple Music' o 'Para ti'. En los que utilizan Android es necesario descargar de Google Play la app 'Apple Music'. Hay que tener una ID de Apple para iniciar sesión y conseguir los meses de prueba gratis. Muestra lo que están escuchando los amigos, anima a descubrir programas, conciertos y contenidos exclusivos e incluye programas de radio a la carta como Beats 1, la radio online de la plataforma que emite las 24 horas del día todos los días del año, con invitados de todo tipo.

Al configurar la app, Apple Music pregunta por los estilos favoritos del usuario y le pide que elija tres cantantes para conocer desde el principio sus gustos. Después le ofrece listas de reproducción que se basan en un estilo musical, un evento (como la llegada del fin de semana) o un estado de ánimo.

La app de Apple Music tiene opción de búsqueda, 'Biblioteca' con los temas elegidos por el usuario; 'Para ti' con las canciones que el algoritmo cree que le podrían gustar; 'Explorar' para ver listas y temas populares y 'Radio'.

Hay tres tipos de suscripciones: para estudiantes, por 4,99€ al mes y requiere verificación; individual, por 9,99€ al mes y Familiar, por 14,99€ al mes (para seis personas que comparten el contenido que se compre en iTunes).

La mejor opción para:

Quienes tengan varios dispositivos de Apple y demanden contenido exclusivo.

Spotify

Muchos consideran que Spotify salvó la industria musical, que estaba contra las cuerdas por la piratería y convenció para que pagasen por escuchar música a la carta a una generación que había crecido con el convencimiento de que los contenidos eran gratis. En octubre de 2008 comenzaba el servicio que ha cambiado la forma de escuchar música en todo el mundo, inicialmente para Mac y después se fue extendiendo a otros sistemas operativos: PC, Windows Mobile, Blackberry y Android. Además de su cruzada actual para no pagar más a los artistas, su imagen se ha visto dañada por las afirmaciones de que su algoritmo de búsqueda penaliza a quienes lanzan primero sus discos en Apple Music.

La empresa fue creada por los suecos Daniel Ek y Martin Lorentzon precisamente pensando en combatir la piratería. La solución fue ofrecer un servicio de streaming gratis a cambio de escuchar y ver anuncios y de poder saltar un número limitado de canciones.

Los usuarios pueden optar por una suscripción premium (por 9,99€ al mes) que les permite descargar música para escucharla sin conexión a internet y sin interrupciones, elegir canciones a la carta y saltar las que no les gusten sin límites y conseguir un sonido de más calidad. También está la opción Premium para Estudiantes por 4,99€ al mes (que requiere verificación) y la familiar, por 14,99 euros al mes para seis cuentas. Además de en ordenador y en dispositivos móviles, se puede escuchar la música de Spotify en PlayStation 4 dentro de PlayStation Music, así como en diversos altavoces inteligentes, smartwatches, coches o televisores.

Actualmente Spotify es la empresa líder en streaming de música, con 87 millones de suscriptores en todo el mundo, y añade cada día 20.000 nuevas canciones. Su interfaz es fácil de utilizar: el menú 'Inicio' lleva a las listas (colecciones de música que establecen los usuarios o la plataforma) y 'Buscar' hace lo propio entre podcasts, novedades, listas y la propia 'Biblioteca' del usuario. El algoritmo de Spotify para elegir las canciones que muestra tiene en cuenta lo que ha escuchado antes, aunque también le da la opción de buscar otro tipo de música.

La creación del sistema de listas fue uno de sus valores más fuertes. Se pueden crear y compartir con los demás usuarios o utilizar la que se hayan creado otros, además de algunas propias como 'Radar de Novedades', 'Novedades Viernes' o 'Descubrimiento Semanal', siempre basadas en los gustos del usuario. Además, el usuario puede compartir la actividad y lo que escucha con sus seguidores. La lista puede estar cerrada o ser colaborativa, de forma que los amigos del usuario pueden quitar o añadir canciones o cambiar su orden de reproducción.

Todas las versiones de Spotify están conectadas entre sí, de forma que se puede enviar el sonido de un dispositivo a otro. También se puede crear una colección de canciones basadas en un artista, álbum, playlist o canción. Las posibilidades de Spotify son muy completas.

La mejor opción para:

Quien quiera escuchar música en múltiples dispositivos o compartir contenido con otros usuarios. Ofrece el mejor servicio gratuito.

Es la mejor opción para:

YouTube Music

A finales de 2015 YouTube lanzó su servicio de streaming de música para que el usuario buscara vídeos musicales. Tiene app para dispositivos móviles pero su diseño está más orientado a ordenador (donde no tiene aplicación propia), y está coordinado en todos los dispositivos.

El servicio básico introduce anuncios (no se pueden reproducir los temas en segundo plano ni descargarlos) mientras que el servicio Premium elimina la publicidad, reproduce solo el sonido y permite descargar canciones que se almacenan durante 30 días para escucharlas sin conexión a Internet. YouTube Premium incluye 'Music Premium' por 11,99 euros al mes; también existe una suscripción para estudiantes a precio reducido (con verificación) y familiar por 14,99€ al mes para hasta 6 miembros de la familia mayores de 13 años.

Tiene el motor de búsqueda de YouTube, de forma que localiza una canción específica que el usuario busque aunque la escriba mal. Busca álbumes, actuaciones en vivo y remixes en base a fragmentos de letras o descripciones. También como las demás plataformas, sugiere nueva música según los gustos del usuario y las tendencias de su comunidad.

Al iniciarse por primera vez pide al usuario especificar cantantes que le gusten y, al elegir uno, surgen a su alrededor otros que pueden ser similares por época o estilo musical. Por ejemplo, al seleccionar a Fito&Fitipaldis aparecen Extremoduro, Miguel Ríos y Gabinete Caligari. También solicita acceder a la ubicación, según YouTube, para recomendar temas que se adapten a la actividad que se realice en cada momento (por ejemplo, canciones para hacer ejercicio si el usuario está en un gimnasio). Al elegir un artista, el usuario se puede suscribir a él para estar al día de nuevos temas subidos, así como escuchar los que ya hay en reproducción aleatoria.

Entre los ajustes de la aplicación para móviles hay múltiples opciones, como que se pueda reproducir solo con Wi-Fi, que se emita vídeo en HD solo con Wi-Fi, ecualizar el sonido, que se oculten vídeos que otros usuarios han marcado como con contenido inadecuado, subtítulos o notificaciones sobre recomendaciones.

En YouTube Music hay tres pestañas: la de 'Inicio' con emisoras personalizadas y recomendaciones basadas en el estado de ánimo del usuario, su actividad o su historial de reproducciones; 'Hotlist', en la que se muestra música destacada y 'Biblioteca', con las canciones, listas de reproducción y álbumes que se hayan añadido a la biblioteca.

La mejor opción para:

Quien quiera ver vídeos musicales o esté interesado en un estilo o cantante concreto.