Comparativa

Apple Watch vs Galaxy Watch: la batalla de los señores del tiempo

Apple Watch vs Galaxy Watch: la batalla de los señores del tiempo

Comparamos los productos de Apple y Samsung que se han convertido en los máximos exponentes del sector de los relojes inteligentes

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Con la llegada de las nuevas tecnologías de consumo, hace mucho tiempo que los relojes dejaron de servir para dar solo la hora. La llegada de los smartphones provocó que muchas personas decidieran dejar guardados en sus cajones sus 'pelucos' de toda la vida, ya que con sólo mirar a la pantalla de su móvil ya sabían que hora era. Pocos pudieron imaginar entonces que pocos años después muchos volverían a comprarse un reloj, esta vez casi tan inteligente como su teléfono que servía también para recibir las notificaciones, consultar la frecuencia cardíaca, cambiar de canción o contar los pasos que damos sin necesidad de sacar el celular del bolsillo. En el mercado hay multitud de modelos que tratan de despuntar en un sector dominado por el Apple Watch. De vez en cuando, sale a la palestra un aspirante con la intención de batir al reloj de la manzana mordida. Y Samsung siempre suele dar la talla en esa liza, sobre todo con su nuevo dispositivo: el Samsung Galaxy Watch que cuenta con características técnicas muy similares. ¿Lo conseguirá esta vez? Bienvenidos a la batalla de los señores del tiempo.

Comparativa de las características técnicas

GALAXY WATCH 46mmAPPLE WATCH 44mm
PANTALLA 1.3» (33mm), Circular Super Amoled. (360 x 360). Full Color Always On Display. Corning® Gorilla® DX+ Táctil OLED con Force Touch
TAMAÑO Y PESO 46 x 49 x 13, 63 g (sin correa) 44 x 38 x 10,7 milímetros. 48 gramos
BATERÍA 472 mAh Hasta 18 horas de autonomía.
PROCESADOR Exynos 9110 Dual core 1.15GHz chip S4 de doble núcleo de 64 bits y W3
MEMORIA LTE: 1,5 GB RAM + 4 GB Memoria interna 16 GB de capacidad
SISTEMA OPERATIVO Tizen IOS
CONECTIVIDAD 3G/LTE, Bluetooth 4.2, Wi-Fi b/g/n, NFC, A-GPS/Glonass Wi-Fi, GPS, GLONASS, Galileo y QZSS 4G LTE y UMTS, conexión Bluetooth 5.0
SENSORES Acelerómetro, giroscopio, barómetro, HRM, luz ambiental GPS, GLONASS, Galileo y QZSS
CARGA Carga inalámbrica basada en WPC Carga inalámbrica
RESISTENCIA 5 ATM + IP68 / MIL-STD-810G Resistencia al agua
COMPATIBILIDAD Android 5.0 o posterior.iPhone 5 o superior, iOS 9.0 o superior iOS
PRECIO 389,00 € 559 €

Como suele ser habitual en la marca coreana, sus dispositivos apuestan por un diseño neoclásico que recuerda mucho más a un reloj tradicional que el del Apple. Tenemos, una pantalla redonda y dos tamaños, de 46 y 42 milímetros, por los 40 y 44 mm del series 4 de Apple. Esta forma circular provoca que el smartwatch asiático sea mucho más voluminoso que el de la manzana mordida que guarda una estética más futurista. Los que gustan de relojes grandes, no les parecerá un problema, pero el resto se sentirá más inclinado hacia los nuevos paneles sin casi marcos de los de Cupertino. Afortunadamente, se siente bastante más ligero pese a sus 63 gramos de peso, aunque de nuevo el de Apple es más cómodo por ser más delgado.

Claro está que un diseño circular tiene también sus ventajas. Incluso prácticas. La corona del Apple Watch no puede superar el bisel giratorio del Galaxy Watch para cambiar de aplicación. Su uso es casi adictivo por su rapidez y sencillez de manejo. Si algún día Apple decide hacer relojes redondos, no hay ninguna duda de que copiará la idea, aunque es verdad que su apuesta por la corona digital en el series 4 ha mejorado la experiencia respecto a la física. Tampoco nos olvidemos del resto de sus botones físicos para encender el dispositivo o acceder a los distintos menús.

Por lo demás, sus pantallas tipo Amoled con resolución de 360 x 360 píxeles de 1,2 pulgadas en el reloj de 42 milímetros y de 1,3 pulgadas para el de 46 son simplemente fantásticas, como no podía ser de otra forma tratándose del fabricante coreano. Eso no quiere decir que la Oled del de Apple sea mala ni mucho menos ya que destaca por su gran luminosidad y resolución algo mayor con sus 384 x 480 píxeles. En la práctica, apenas hay diferencias Las notificaciones, uno de los principales usos de este tipo de dispositivos, se ven inmensas. Y eso, a la larga, se agradece.

Los modelos disponibles del Galaxy Watch.
Los modelos disponibles del Galaxy Watch. / Samsung

Batería

Eso sí, en el caso del smartwatch de Samsung pueden aparecer pequeñas ralentizaciones o lag a la hora de ver las notificaciones, que aparecen agrupadas según su procedencia, o los witges con la información de las distintas aplicaciones. Nada problemático pero que contrasta con la ligereza de la que hacen gala los productos de Apple, sobre todo este series 4 que se desenvuelve con la misma soltura que un iPhone. Y eso pese a tener el último procesador de la marca coreana que aporta, con un uso medio-extensivo, unos dos días sin pasar por el cargador que contrasta con las poco más de 24 horas de autononomía de media del Apple Watch, un número que se antoja ya demasiado escaso.

Al igual que el Apple Watch 4, también cuenta con conexión 4G a través una SIM virtual. Eso sí, de momento sólo compatible en España con los servicios de Orange, mientras que el de Apple añade a Vodafone entre sus operadoras compatibles. Un problema para el resto de usuarios que aspiran a dejar el móvil en casa mientras hacen deporte sin que eso suponga permanecer incomunicados durante largo tiempo, ya que ambos relojes permiten realizar llamadas y, entre otras actividades, escuchar música sin depender de un celular. En ambos casos, los altavoces ofrecen un sonido sorprendentemente potente teniendo en cuenta el reducido tamaño del dispositivo.

Ambos relojes son sumergibles a un profundidad de 50 metros. Lo que les hace especialmente indicados para practicar la natación, una de las múltiples actividades deportivas recogidas en sus respectivas aplicaciones de salud. En el caso de la de Samsung, no tienen mucho que envidiar a la de Apple ya que contempla todo tipo de ejercicios y distintas actividades físicas agrupadas en un entrenamiento. En lo que sí que ganan con claridad los coreanos es en la monitorización del sueño, el gran debe del dispositivo de la gran manzana que depende para ello de aplicaciones de terceros. En ese aspecto, la medición del Samsung Watch es de lo más completa y fiable. Eso sí, el de Apple incorpora detención de caídas del dueño del reloj y llamada automática a urgencias. El apartado de salud será cada vez más importante en este tipo de dispositivos.

Imagen de los modelos del Apple Watch series 4.
Imagen de los modelos del Apple Watch series 4. / Apple

Conclusiones

El gran problema del Samsung Galaxy Watch es que aspira a ser un reloj para sus usuarios, casi como si contara con su propia plataforma como Apple. Y, en parte, eso es así, ya que el sistema operativo de su smartwatch es Tizen, un intento fallido de independizarse de Google. Precisamente, su decisión de no dotar a su reloj de la versión de Android para estos dispositivos penaliza en exceso a un producto que sería, y nunca mejor dicho, redondo. Como no podía ser de otra forma, roza la excelencia con las aplicaciones propias de la marca coreana como su aplicación de Samsung Health, pero con las de terceros comienzan los problemas, aunque sea compatible con algunas tan populares como Spotify o Flipboard.

Pero hay muchas y notables ausencias, entre las que destaca Instagram y, sobre todo, Google Maps, un factor que echará para atrás a muchos potenciales compradores. En el caso de Apple, los problemas de apoyo del resto de desarrolladores es menos grave, entre otras cosas porque cuenta con sus propias soluciones a esas carencias como Mapas respecto a Google Maps o Apple Musica respecto a Spotify.

Por todo ello, podemos concluir que, a pesar de ser compatible con la plataforma de Apple y naturalmente con el resto de teléfonos Android a través de la aplicación Galaxy Wear, el Galaxy Watch es el acompañante perfecto para los móviles de Samsung. Pero el resto de usuarios preferirán otro tipo de soluciones como el mismo Apple Watch, aunque es más caro con sus 429 euros en la versión sin LTE y de 40mm, u otro dispositivos con Android Wear como el Huawei Watch 2 y otros relojes de marcas deportivas como Garmin. Eso sí, en cuanto a su factura técnica, nada tiene que envidiar al de la manzana mordida y en futuro podría ser un duro adversario. Tiempo al tiempo.