Los clientes de Laboral Kutxa podrán pagar con el iPhone antes de diciembre

Los clientes de Laboral Kutxa podrán pagar con el iPhone y el Apple Watch. /EC
Los clientes de Laboral Kutxa podrán pagar con el iPhone y el Apple Watch. / EC

La entidad vasca se adhiere a Apple Pay, la única plataforma de pago permitida en los teléfonos y los relojes inteligentes de la compañía estadounidense

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Los clientes de Laboral Kutxa podrán abonar antes de diciembre sus compras con su iPhone o su Apple Watch tras llegar a un acuerdo con Apple para formar parte de su plataforma de pagos, según han confirmado fuentes de la entidad. La caja vasca se unirá así a Apple Pay, que ya cuenta en España con el apoyo de los principales bancos del sector como son el Santander, BBVA o Bankinter. Además, junto a ella comienzan también a ofrecer esta posibilidad otras cuatro entidades: Banco Mediolanum, Grupo Cooperativo Cajamar, Banco Pichincha España y Pibank.

Hasta ahora, los clientes de la caja de ahorros vasca sólo podían desembolsar sus compras con un móvil Android, el sistema operativo de Google, ya que Apple no permite a segundas empresas utilizar el NFC de sus dispositivos, el componente interno necesario para poder conectarse con los datáfonos de los comercios. Esta limitación obliga a las entidades bancarias que no quieran marginar a los poseedores de un iPhone a adherirse a la plataforma de pagos de la compañía de la manzana mordida, algo que Laboral Kutxa espera hacer antes de diciembre tras haber realizado varias pruebas con este sistema de pago durante todo el verano. De esta forma, sigue la estela del Santander, que fue el primero en sumarse a Apple Pay, Bankia, Caixa Bank, Sabadell, Caja Rural y BBVA, hasta ahora el último que había llegado a ella junto a BancaMarch.

El sistema de pago en un iPhone es extremadamente sencillo. En primer lugar, lo que hay que hacer es vincular nuestra tarjeta de crédito, siempre que pertenezca a una entidad adherida a Apple Play, con Wallet, el monedero virtual y personal presente en los dispositivos de Apple. Para ello, tendremos que escanear la tarjeta física de Laboral Kutxa con la cámara de nuestro móvil compatible, a partir de modelo 6 en adelante, y finalizaremos la operación confirmando el código que Apple nos enviará a nuestro móvil por SMS. A partir de ese momento, ya podremos pagar con nuestro smartphone.

Método sencillo, rápido y seguro

En los iPhones sólo hay que acercar el móvil al datáfono con el dedo en el sensor de huellas del dispositivo como método de identificación a la hora de autorizar la operación. De inmediato, aparecerá el logotipo de Apple Play seguido de un mensaje en el que se confirmará el desembolso. La ventaja respecto al sistema de pagos con teléfonos Android es que no es preciso introducir el PIN de nuestra tarjeta de crédito, normalmente necesario para compras superiores a 20 euros, por lo que el abono se ejecuta con mayor rapidez que si utilizáramos tanto la aplicación oficial de Goople Play como su versión de plástico.

Los iPhones X, Xs, Xs Max y el XR, que acaba de salir al mercado, al carecer de sensor de huellas dactilares, cuentan con un sistema alternativo para validar el pago. Hay que apretar dos veces el botón de encendido, situado también en la parte derecha del móvil, mientras la cámara frontal a través del sistema Fade ID nos identifica como propietarios de estos teléfonos para autorizar la operación antes de acercarlo al datáfono.

Si no se quiere sacar el teléfono del bolsillo, la multinacional de la manzana mordida también permite el pago a través del reloj inteligente de la compañía. En este caso, hay que pulsar dos veces el botón situado en el frontal derecho del Apple Watch. Entonces, aparecerá el logotipo con nuestra tarjeta de crédito virtual y se confirmará el abono.

Además de los bancos anteriormente citados, Apple Pay es compatible en España con otras entidades bancarias y servicios financieros como Carrefour, American Express, Boon, Bunq, EVO Banco, ImaginBank, N26, Openbank, Orange, Sodexo y Ticket Restaurant Edenred. Todo parece indicar que en los próximos meses se seguirán sumando más bancos y cajas de ahorro a este sistema de pagos que rivaliza con Android Pay, la plataforma de Google compatible cualquier smartphone con Android, y Samsung Pay, la de la multinacional coreana que sólo se puede utilizar con sus teléfonos.