Tres juezas italianas entienden que si es «demasiado masculina», no hay violación

Tres juezas italianas entienden que si es «demasiado masculina», no hay violación
EFE

Las magistradas absuelven a dos condenados por abusar de una chica porque ella era poco atractiva

DARIO MENORRoma

La víctima era poco atractiva y «demasiado masculina» para gustarle a un violador. Esa es la motivación que llevó a tres magistradas del Tribunal de Apelación de Ancona, una ciudad italiana a orillas del Adriático, a absolver a dos jóvenes condenados en primera instancia a cinco y tres años de cárcel por abusar sexualmente en marzo de 2015 de una muchacha de origen peruano de 22 años. La sentencia se falló en noviembre de 2017, pero no ha saltado a la luz pública hasta que el Supremo ha ordenado repetir el juicio de apelación.

Unas 150 personas se concentraron el lunes frente a la sede del Tribunal de Ancona para protestar contra la decisión de las magistradas. «¡Vergüenza!» y «¡Estamos indignadas!» fueron algunas de las consignas que gritaron. Luisa Rizzitellia, portavoz de Rebel Network, la asociación de mujeres que organizó la manifestación, calificó de «medieval» la polémica sentencia.

«La chica ni siquiera le gustaba, como muestra que tenía su número de móvil guardado en la agenda con el nombre 'Vikingo', en alusión a una personalidad nada femenina y bastante masculina», escribieron las juezas en las motivaciones de la sentencia. Hasta incluyeron una foto de la víctima entre la documentación explicando que así «confirmaban» que no era atractiva. Se refirieron a ella como la «astuta peruana» y aseguraron que fue la responsable de organizar un encuentro en el que se consumió alcohol para provocar a uno de los acusados, a quien habría inducido a mantener relaciones sexuales «como una especie de desafío». Uno de los jóvenes abusó de ella mientras el otro vigilaba.

Los imputados siempre declararon que el sexo fue consentido, mientras que ella dijo que hubo un momento en que dejó de serlo porque el alcohol le impedía ser plenamente consciente. Aseguró, además, que manifestó claramente que no quería seguir adelante.

Después del episodio, acudió a un hospital donde certificaron lesiones compatibles con una violación. También encontraron en su sangre restos de benzodiazepina, droga que los acusados le habrían echado en la bebida. La muchacha, que les conocía de la escuela vespertina, ha regresado a Perú debido al rechazo social sufrido en Ancona después de denunciar el episodio.

Indignación en la calle

La absolución de los dos imputados ha provocado gran indignación en Italia. Para Gabriella Moscatelli, presidenta de Teléfono Rosa, que ofrece asistencia las 24 horas a víctimas de violencia machista, supone «un paso atrás de muchos años» al tiempo que lanza «un mensaje muy preocupante a los jóvenes». «No entiendo cómo se puede emitir un juicio sobre el aspecto físico de la víctima. Es tan absurdo como cuando en el pasado se absolvía a los violadores porque la chica vestía unos vaqueros ajustados y se decía que ese tipo de pantalones no podían quitarse sin colaboración de quien los llevaba».

Esta situación muestra, a su juicio, que algunos magistrados «no saben» lo que es una violación. «Da igual que hayan sido jueces o juezas quienes hayan dictado esta sentencia: están poco preparados». Moscatelli considera que Italia cuenta con leyes suficientes para proteger a las mujeres, pero las dificultades surgen a la hora de aplicarlas. «Hay un problema cultural que sólo se resuelve con educación. Debemos enseñar a los niños desde pequeños la importancia del rechazo a la violencia y de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres».