El corazón blanco de Cádiz

La aldea se alza en la ladera de un promontorio./
La aldea se alza en la ladera de un promontorio.

El patrimonio arquitectónico revela que la comarca de Alcalá de los Gazules, perfecta para el senderismo, fue habitada hace milenios

JAVIER ALMELLONES

Vestigios de distintas civilizaciones que justifican su importancia histórica, sierras y dehesas con senderos para recorrer o una gastronomía basada en su entorno son algunos de los mejores atributos turísticos de Alcalá de los Gazules. Este pueblo, situado en la comarca de la Janda y en pleno parque natural de los Alcornocales, se encuentra de la provincia de Cádiz, lo que lo convierte en un destino idóneo para conocer distintos itinerarios turísticos, como el de los Pueblos Blancos o el de la Ruta del Toro. Eso sí, esta localidad gaditana ofrece lo suficiente en su territorio como para tener cautivado al turista durante una semana.

Alcalá de los Gazules (Cádiz)

Dónde
La villa se encuentra a 60 kilómetros al este de la capital.
Webs
alcaladelosgazules.es y cadizturismo.com.

Los que vayan buscando naturaleza se encontrarán con un gran vergel en torno a la sierra del Aljibe, compartida con el pueblo malagueño de Cortes de la Frontera. Así, se pueden hacer distintos itinerarios a pie o incluso en bicicleta por este rincón del parque natural de los Alcornocales. Entre los itinerarios más recomendados entre el otoño y la primavera, sobresalen la subida al Picacho –la segunda cumbre en importancia de la provincia de Cádiz–, la travesía del Aljibe, el sendero de la Garganta de Puerto Oscuro o la Ruta de los Molinos.

Quienes quieran conocer la historia de Alcalá de los Gazules a través de su historia también tendrán muchas visitas que hacer a sus principales monumentos y vestigios históricos. De este modo, comprobarán como antes de ser una población propiamente dicha, su territorio ya estuvo habitado. Es el caso del yacimiento denominado Laja de los Hierros, donde se pueden ver grabados antropomorfos, animales y otros signos de carácter religioso datados en el Neolítico. Posterior en el tiempo es el yacimiento de la Mesa del Esparragal, donde lo más visible es una torre de construcción visigoda con material romano.

Legado religioso

En la Edad Antigua también se sitúan los Depósitos, la Fuente de la Salada o un puente romano sobre el río Barbate. Del antiguo Al-Ándalus, los vestigios más sobresalientes son los restos de la antigua fortaleza, de la que queda poco más que un torreón. De supuesta cimentación romana, estuvo en buen estado hasta que las tropas francesas lo derribaron casi al completo durante la Guerra de la Independencia. El legado de Alcalá de los Gazules también puede presumir de edificios religiosos. Entre los más importantes están las iglesias de San Jorge y de la Victoria, los conventos de Santo Domingo y de Santa Clara o la ermita de Nuestra Señora de los Santos.

Los amantes del buen yantar encontrarán platos elaborados con productos provenientes de su sierra y sus dehesas: gazpacho caliente, las berzas o las sopas de espárragos son algunos de los más típicos.

Las visitas

En una visita a este territorio de Cádiz conviene detenerse ante algunos hitos de su historia, como la fortaleza árabe, destruida en 1811, o la Mesa del Esparragal, asentamiento de origen fenicio y romano donde apareció el Bronce de Lascuta, primera inscripción romana de España. La iglesia de San Jorge fue erigida sobre una antigua mezquita y sufrió varias remodelaciones posteriores, mientras que la ermita Nuestra Señora de los Santos, en las afueras, es un santuario levantado originalmente en el siglo XIV. Los depósitos romanos y Fuente de la Salada son, en cambio, vestigios de los siglos I y II.