La nieve regresa a una Cordillera Cantábrica castigada por el viento

El final de mes de marzo en las estaciones del norte del país ya era prometedor/San Isidro
El final de mes de marzo en las estaciones del norte del país ya era prometedor / San Isidro

Las estaciones de San Isidro y Valgrande-Pajares se han mantenido cerradas este miércoles a causa de la adversa meteorología, aunque las precipitaciones invitan a pensar en un excelente final de curso

JUANJO GONZALOMADRID

Las previsiones son muy positivas en este inicio de abril, dónde muchas estaciones esperan recibir nuevas precipitaciones en forma de nieve durante estas semanas. Algunas ya se han producido, logrando, de esta forma, un considerable empujón para afrontar un final de curso que se antoja de lo más interesante en gran parte de estos centros, cada vez más protagonistas. Se trata de algo que ocurre en el norte del país, y es que la Cordillera Cantábrica vive días de gloria con buenas cantidades acumuladas.

A pesar de haber disfrutado del sol durante gran parte del curso, la aparición de las fuertes rachas de viento siempre complica algunas jornadas. Este miércoles lo ha hecho en San Isidro y Valgrande-Pajares, obligadas a cerrar por causas meteorológicas. Se espera que no afecte a las jornadas del próximo fin de semana, puesto que las previsiones marcan precipitaciones hasta el viernes.

La Cordillera Cantábrica espera poder alargar la temporada lo máximo posible
La Cordillera Cantábrica espera poder alargar la temporada lo máximo posible / Valgrande-Pajares

Buenas noticias para estos centros, que gracias a la bajada de temperaturas podrán, de nuevo, volver a trabajar con los cañones de nieve artificial, mejorando así la calidad del oro blanco que hasta el momento ofrecían a los usuarios. Una calidad que por ahora en la Cordillera Cantábrica es bastante buena, con todos los centros, excepto Manzaneda, disponibles para la práctica de deportes de invierno.

Todos los centros, excepto Manzaneda, se encuentran disponibles para la práctica de deportes de invierno

Será la oportunidad para todas ellas de alargar lo máximo posible una campaña en la que, a buen seguro, quedar a la Semana Santa como una de las grandes protagonistas.

Jornadas de trabajo intenso en las que se espera que ya haya desaparecido por completo el viento, uno de los factores más adversos en la zona norte de España cada temporada. Un inconveniente que en San Isidro y Valgrande-Pajares podrán superar sin problema para disfrutar de sus últimas semanas.