Ganadora ultra trail Tor des Géants

Silvia Trigueros expande su reinado en las montañas

La vizcaína con una enorme sonrisa tras lograr su segundo triunfo consecutivo. /TOR
La vizcaína con una enorme sonrisa tras lograr su segundo triunfo consecutivo. / TOR

La vizcaína gana por segundo año el Tor des Géants, una de las ultra trail más exigentes del mundo, logrando el récord femenino tras casi 85 horas y media

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Tres días y medio sin dormir. Ese es el tiempo que ha pasado la vizcaína Silvia Trigueros en plena montaña, a unos 3.000 metros de altitud, en el entorno del valle de Aosta, en el corazón de los Alpes italianos. Allí se desarrolla la prueba Tor des Géants, una de las ultra trail más exigentes del mundo, con un recorrido de 330 kilómetros y 24.000 metros de desnivel positivo, en la que esta baracaldesa de 43 años ha vuelto a brillar, logrando ser la mujer más veloz por segundo año consecutivo.

Y esta vez con récord femenino incluido, parando el cronómetro en 85 horas y 23 minutos, terminando sexta en la general, mejorando en casi 2 horas y media su marca personal, metiéndole 9 horas a la segunda clasificada. «Iba sin presión después de haber ganado el año pasado, solo con el objetivo de mejorar mi tiempo». Y vaya si lo hizo. Y eso que tuvo que lidiar con la nieve, que hizo acto de presencia el primer día, y con temperaturas bastante gélidas. «Yo me adapto bien a todo», relata a este periódico horas después de cruzar la meta. «Para mí lo más duro fue al principio, cuando llegamos a la primera base, a unos 50 kilómetros. Luego ya me quedo sola y ahí empiezo a ir a lo mío, a disfrutar».

A su lado, siempre que podía, su marido, que le iba indicando sus tiempos y el de sus rivales, estudiando su estado para que su ritmo no fuera bajando. «Es un estímulo extra. Sabe pincharme cuando me ve floja», afirma Trigueros, y eso que reconoce que su cabeza ya la tiene «bastante adiestrada» para estos retos. «Con el cuerpo este año me puse más seria, haciendo algún cambio. Al final los resultados y los tiempos me están diciendo que me ha venido bien». Por si acaso, para que su mente no le jugara una mala pasada, puso en práctica alguno de sus trucos. «Me fui acordando de momentos malos vividos durante el año, diciéndome a mí misma que después de pasar por eso tenía que darlo todo. También tengo un grupo de Whatsapp donde están amigos, familiares y compañeros de trabajo, en el que les vamos facilitando el seguimiento de la carrera. Este año estaban 90 personas, todos pendientes, algunos día y noche, y no les podía fallar. Eso me ha ayudado a no relajarme».

Momentos de la dura carrera por los Alpes italianos. / FACEBOOK

Más que las piernas, en las que no quiso recibir ningún masaje, lo que le dio guerra fue el estómago, aunque solo al principio. Al igual que pasado año, la tortilla de patata fue su salvación. «Esta vez ya habíamos previsto hasta en qué sitios hacerla y comerla para que estuviera calentita».

Dos caídas

Después de sufrir dos caídas, la última a menos de un kilómetro de la meta, en un parque de adoquines, que le hizo dudar de si batiría el récord de la prueba, la vizcaína afincada en Abadiño llegó al punto de destino a la una y media de la madrugada, sin conciliar el sueño en todo el trayecto. «Paré dos veces, la primera hora y cuarto y la segunda hora y media, pero no pude dormir. Tampoco me preocupaba mucho porque ya comprobamos que mi cuerpo puede recuperar igual». Una lucha consigo misma, con su cuerpo y su mente, que volvió a vencer. «El conseguir lo que tenías planeado y que todo haya salido bien te da mucha satisfacción. Estoy muy contenta», afirmaba poco después de su gran triunfo.

«El conseguir lo que tenías planeado y que todo haya salido bien te da mucha satisfacción»

Un sensacional broche de oro a una temporada «muy intensa y muy dura», en la que, entre otros logros, ha pulverizado el récord de la 'Ronda dels cims', la prueba estrella de la Andorra Ultra Trail Vallnord. «Este mes me dedicaré a recuperarme bien y a disfrutar, que sino luego te pasa factura. He estado todos estos meses pensando en esta prueba y ahora tengo que dejar a la cabeza que descanse antes de centrarme en el calendario que viene». ¿A por el tercer Tor? «Todavía no lo sé, no quiero decir nada. Me he quedado satisfecha y esto requiere mucho sacrificio. Lo que me merezco ahora son unas vacaciones», declara feliz, con los deberes cumplidos.