Una ruta de otoño por el parque del Saja-Besaya, en el corazón de Cantabria

Paisaje fluvial camino del pozo de La Arbencia./
Paisaje fluvial camino del pozo de La Arbencia.

Esta caminata a través de un bosque de hayas y robles conduce hasta un hermoso rincón natural con una poza y bellísimas cascadas

FERMÍN GARCÍA

Entramos en pleno Parque Natural del Saja-Besaya, una gran extensión de cerca de 25.000 hectáreas, el más extenso de Cantabria, en gran parte cubierto por masas de hayas y robles. Es ahí donde planteamos nuestra ruta, a la vera del Argoza o Lodar, hasta el pozo de La Arbencia, donde se unen las aguas del arroyo Hormigas y el arroyo Fuentes, en dos bellísimas cascadas. Este fácil y reconfortante recorrido en medio del bosque, junto a un detenido paseo por la localidad de Bárcena Mayor -único núcleo habitado que se encuentra dentro de los límites del Parque- con sus típicas calles y casas, no defrauda.

Partimos del aparcamiento, cruzaremos todo el pueblo de Bárcena Mayor por la calle principal hasta el final del mismo y desembocaremos -de frente- en una pista asfaltada, que va por la margen derecha del río Argoza/Lodar. En unos diez minutos cruzamos un puente que nos introduce en la braña Castrillo, hermosa área recreativa y de acampada libre. La cruzamos y seguiremos la pista de frente, hacia el sureste, ahora por la margen izquierda del Lodar.

Al cabo de unos 25 minutos cruzamos otro puente para seguir a la vera del Lodar por su margen derecha. A los pocos minutos tenemos una curva a la derecha seguida de otra más a la izquierda y la pista se hace más pendiente. Seguimos por la misma hasta encontrarnos con una alambrada que cruzamos. Es la separación entre los municipios de Los Tojos y la Hermandad de Campoo de Suso. Continuamos y, tras pasar dos puentes más sobre dos pequeños arroyos que bajan por la derecha de sendas canales, llegaremos a una zona despejada, sin arbolado, y veremos enseguida a la izquierda más abajo dónde confluyen los ríos Fuentes, el que baja del suroeste, y el Hormigas, que lo hace del sureste. En su confluencia se encuentra el Pozo de la Arbencia que, desde la pista, no podemos ver.

Para contemplar el pozo y las bellas cascadas que caen del Hormigas y del Fuentes seguiremos caminando un poquito y, antes de cruzar un puente, abandonamos la pista que nos llevaría al alto de la Cruz de Fuentes. Nosotros nos desviamos a nuestra izquierda, hasta el río Fuentes, y lo cruzaremos por donde mejor lo veamos para buscar luego una sendita en dirección este que nos llevará al Hormigas, que también atravesaremos. Desde ahí descenderemos hacia el norte, a la derecha del mismo, para bajar hasta el río, donde contemplamos una preciosa cascada y, pocos metros más abajo, se une con el Fuentes dando origen al río Lodar. Retrocedemos un poco río arriba y contemplamos la cascada del Fuentes, de mayor longitud y no menos bella.

Si el caudal de ambos ríos es respetuoso y nos impide cruzarlos, podemos retroceder un poco y bajar (con cuidado) a la derecha. Descendemos cuando tenemos la cascada del Hormigas en frente, aunque casi no podamos ver, pero la sentimos. Bajamos, cruzamos una alambrada y, con mucho cuidado, tras unos metros muy aéreos, bajamos al río y nos situamos frente a ambas cascadas y la unión de ambos ríos. Este último tramo, aunque corto, no es apto para todos. Así que no arriesguemos más de lo necesario. Después de deleitarnos sin prisas con el paisaje en este bucólico rincón, volveremos a Bárcena Mayor por el mismo itinerario.

Una ruta especialmente bella en otoño

Todo el recorrido es un lujo para los sentidos y más aún si estamos en otoño y ya ha venido algún temporal que proporcione agua a los ríos y arroyos. En gran parte del recorrido llevaremos la música del río Argoza a nuestra vera y, en cuanto a la vegetación, no digamos, sobresaliendo las hayas y robles y ya relativamente cercanos a nuestro destino hay unos bonitos ejemplares de tejos. Y si tenemos suerte y vamos en silencio, podemos ver algún corzo o venado cruzar la pista o en alguna ladera.

Bárcena Mayor, pequeña localidad de medio centenar de habitantes, se sitúa a la vera del río Argoza. El pueblo es un conjunto homogéneo y bien conservado de arquitectura montañesa que fue declarado conjunto histórico-artístico en 1979. En la década de los noventa se acondicionó para el turismo, con lo que perdió parte de su encanto rural de toda la vida. Callejear Bárcena Mayor es una delicia con sus portaladas, sus callejuelas... Y si cruzamos un hermoso puente de dos arcos sobre el Argoza y nos vamos a la izquierda, en unos 12/14 minutos llegaremos a la ermita del Carmen, otro tranquilo y hermoso rincón.

Ficha técnica

Cómo llegar
: la mejor forma de llegar a Bárcena Mayor es por la carretera CA-280, que podemos tomar en el Valle de Cabuérniga tras dejar atrás Cabezón de la Sal, el Puente de Santa Lucía y Ruente por la CA-180. Al cabo de siete kilómetros tomamos la desviación a la izquierda por Correpoco por la CA- 817. A la entrada de Bárcena, a la derecha, está el aparcamiento (de pago)
Tiempo
: entre 5 y 6 horas.
Desnivel
: 325 metros.
Recorrido aproximado
: 19 kilómetros
Punto de partida
a: Bárcena Mayor (495m)
Cota más elevada
: Pozo de La Arbencia (820m)
Dificultad
: ninguna.
Grado de dureza
: suave.
Cartografía
: hojas 82-II y 83-I a 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional (MTN).
Época recomendable
: todo el año, especialmente en otoño.
Ubicación
: municipios de Los Tojos y Hermandad de Campoo de Suso.
Tipo de ruta
: ida y vuelta.

Más rutas de senderismo por Cantabria