Entrevista

Angelika Rainer: «No me apetece asumir los grandes riesgos que entraña la alta montaña»

Angelika Rainer ha visitado este verano las escuelas de escalada de Valdegovía, Trucíos y Bachocabo. /MICHAEL MAILI
Angelika Rainer ha visitado este verano las escuelas de escalada de Valdegovía, Trucíos y Bachocabo. / MICHAEL MAILI

La veterana tricampeona del mundo de escalada en hielo repasa su trayectoria con motivo de su reciente visita al País Vasco

Óscar Gogorza
ÓSCAR GOGORZABILBAO

El viaje veraniego de escalada de Angelika Rainer le ha conducido hasta el País Vasco, donde ha conocido varios enclaves como Valedegovía, Trucíos o Bachicabo. En Valdegovía, muchos escaladores dejaron de escalar para verla en la pared, puro ritmo, fuerza y elegancia. A sus 33 años, la italiana ha abandonado la competición pero acumula tres títulos mundiales de escalada en hielo y es la única mujer que ha logrado escalar la máxima dificultad de escalada en drytooling, igualando el mejor registro masculino. Ahora, centrada en escalar en roca y en pared, mira con aprensión el mundo del alpinismo, el mismo que se llevó a su amigo Tom Ballard.

- ¿Puede explicar qué es el drytooling para el público que no escala?

- El drytooling significa escalar en roca pero con crampones y piolets, no en el hielo. Esta disciplina nació como una forma de entrenamiento para escalar en hielo y practicar alpinismo. La temporada de invierno es muy corta en Europa y el drytooling da la oportunidad de escalar con piolets incluso en otoño y en los días calurosos del invierno. Algunos escaladores, como yo misma, nos especializamos en ésta disciplina y desde entonces los grados de dificultad han crecido exponencialmente.

- ¿Recuerda su primer día de escalada con estas herramientas?

- Mi primer día de escalada con piolets fue muy especial. Me apunté al primer campeonato italiano de drytooling, que se organizaba cerca de mi lugar de residencia. Sólo quería divertirme. Unos amigos me explicaron las técnicas básicas y traté de hacerlo lo mejor posible. Para todas las chicas que participamos fue nuestra primera experiencia, así que gané. Quedé fascinada por la técnica, las herramientas y decidí dedicarme a la competición y a escalar en hielo y dry en la roca.

- ¿Puede describir cómo ha sido el camino, el tiempo invertido y el trabajo desde ese primer día hasta que logró su primer título mundial?

- Empecé con el drytooling en 2005 y con las competiciones de escalada en hielo en 2006. Antes de esto, escalaba en roca y competí durante seis años. Al principio, no entrenaba específicamente con los piolets, simplemente iba con amigos y aprendía mucho de ellos. En esa época no había rocódromos donde entrenar con las herramientas porque la ley no lo permitía en mi país. Entre 2005 y 2008 hubo un muy buen circuito de competiciones en Italia, drytooling en verano y escalada en hielo en invierno, lo cual era una excelente preparación para las competiciones internacionales. En 2007 participé en mi primera manga de la Copa del Mundo de escalada en hielo y acabé en cuarta posición. En 2008 gané mi primera prueba de la Copa del Mundo, en Saas Fee, Suiza, y en 2009 mi primer título mundial. Para entonces, mi entrenamiento era mucho más específico y junto a mi pareja, Marco, entrenaba en una sala con agarres especiales para los piolets.

- ¿Echa de menos la competición? ¿Fue fácil dejar de competir?

- De momento, no echo en falta la competición, pero la decisión de dejarlo no fue sencilla. Siempre me ha gustado mucho competir, compararme con las demás y dar lo mejor de mí misma. Tras 20 años dedicados a la competición, desde las competiciones locales de escalada deportiva hasta las competiciones de escalada en hielo, decidí que era el momento de cambiar para dedicarme a escalar al aire libre.

- ¿Cuál era su rutina de entrenamientos?

- Solía empezar a entrenar para escalar en hielo a finales de agosto o principios de septiembre. Hacía gimnasio, escalada en rocódromo y drytooling en escenarios al aire libre y seguía un plan de entrenamiento. Me entrenaba 5-6 días por semana y el otro solía salir a correr.

- Es una escaladora deportiva, pero ¿ha pensado en dedicarse al alpinismo, a escalar duro en alta montaña?

- Me gusta escalar en roca vías de pared, largas, en montaña. Estos últimos años he estado muy centrada en escalar con los piolets, pero ahora quiero mejorar mi nivel de escalada deportiva y mi objetivo para los próximos años es llevar ese nivel hacia las vías largas en pared. Pero no estoy realmente interesada en el alpinismo, quizá porque me encanta escalar y no me atraen tanto las grandes montañas. Tampoco me apetece asumir los grandes riesgos que esconde el alpinismo. Últimamente he perdido a muchos conocidos e incluso buenos amigos y eso ha reforzado mi decisión.

- ¿La escalada es lo más importante en su vida?

- Sí, yo diría que escalar es lo más importante en mi vida. Todos mis amigos están conectados con la escalada, lo que hace que todo sea más intenso.

- ¿Qué es tener una pasión?

- Tener una pasión significa que realmente amas lo que haces. Estás centrada en ello, deseas pasar tu tiempo haciendo eso.

- Mantiene una gran relación con Barbara Zwerberg que dura ya 16 años pese a que ella es 14 años mayor… ¿cuál es el secreto?

- Nos conocimos en el rocódromo y cuando cumplí los 16, Barbara empezó a llevarme a escalar deportiva al aire libre porque yo aún no tenía carné de conducir. Desde entonces, nació una gran relación de amistad, viajamos juntas, entrenamos juntas e incluso competimos juntas. Soy la madrina de su hijo y me encanta verle crecer y tenerlo cerca cuando viajamos o entrenamos. Es mi mejor amiga. Al margen de la escalada, tenemos gustos muy similares, nos gusta visitar ciudades, lugares históricos, nos gusta cocinar y comer bien, relajarnos por la tarde, leer un libro o jugar a las cartas. Tras 16 años de amistad nos conocemos perfectamente, nos aceptamos tal y como somos, algo fundamental en las relaciones humanas. A veces, incluso se nos ocurren las mismas ideas y planes así que casi nos sentimos como un matrimonio.

- Cuando encadenó la vía 'A Line above the sky' logró adjudicarse la ruta de mixto más difícil del planeta, igualando el máximo nivel masculino. ¿qué opina al respecto?

- No hay muchas mujeres que se dediquen al drytooling, así que escalo mucho con hombres. Estos últimos años muchos chicos me han invitado a probar sus vías e incluso a realizar su primer ascenso. Cuando intenté 'A Line Above The Sky', algunos de los mejores drytoolers me animaron a intentarlo juntos. Más que haber escalado el mismo grado, me siento feliz de sentirme totalmente aceptada y de ser tratada de forma amable y respetuosa.

- ¿Considera que los escaladores están tan centrados en escalar que se pierden muchas otras facetas de la vida?

- No creo que me pierda muchas cosas en la vida. Cuando era adolescente, no salía mucho porque competía o deseaba escalar el fin de semana. Tampoco creo que salir de noche me hubiese gustado tanto. Ahora estoy muy concentrada en escalar, pero si viajo me gusta conocer las ciudades, las costumbres, la historia del lugar, sus parques nacionales… Escalar me brinda la posibilidad de ver el mundo y quiero ver más cosas al margen de la escalada. También me permite conocer a gente y hacer amigos por todo el mundo. Así que yo diría que escalar me enriquece, más que empobrecerme.

- ¿Es sencillo ser una escaladora profesional?

- No es fácil llegar a ser profesional. La escalada no es tan popular así que no hay tanto dinero como en otros deportes. En Italia no hay federación de escalada en hielo, así que todos los viajes y la organización para competir en la Copa del Mundo corrían de mi cuenta. Pero no me importaba invertir en mi misma.

- ¿Cómo llevó la muerte de Tom Ballard en el Nanga Parbat?

- Conocí a Tom compitiendo en 2016 y me invitó a probar varias rutas de drytooling que acababa de equipar. Y escalar en libre. Nos hicimos amigos y escalamos juntos estos últimos años. No nos veíamos a menudo, debido a que ambos viajamos mucho, pero le consideraba un buen amigo. Su muerte en el Nanga Parbat en invierno fue un shock enorme. Es la persona más cercana que he perdido en las montañas. Apenas puedo entender y aceptar que no regresará de ésta expedición igual que regresó de otras. También, ahora que ha pasado ya medio año, miro sus fotos y no puedo creer que se haya ido. Era una persona muy humilde, no hablaba mucho pero todo lo que decía era honesto y se veía en sus ojos una gran pasión por las montañas.