Cocina para todos en un jardín de Zalla

Txema Llamosas (Casa Garras, Karrantza), cocina para los asistentes a una edición pasada de la fiesta. /IÑAKI ANDRÉS
Txema Llamosas (Casa Garras, Karrantza), cocina para los asistentes a una edición pasada de la fiesta. / IÑAKI ANDRÉS

Cocina en directo, catas, talleres y mucha animación en el festival gastronómico de Las Encartaciones

IRATXE LÓPEZ

Jardines del Ayuntamiento de Zalla. 8 y 9 de junio. Atentos porque el nombre de la propuesta es relativamente sencillo, Enkarterri Fest Gourmet Festival, pero su desarrollo desgrana un amplio listado de actividades. La cita con este encuentro gastronómico aboga por el buen comer, la diversidad de sabores y el hermanamiento entre tradición y últimas tendencias. «Nos resistimos al empobrecimiento culinario, la cocina puede ser un arte», comentan sus organizadores que invitan a probar los mejores productos locales y otros llegados de lejos, «para descubrir y aprender de la mano de los chefs más afamados».

Enkarterri Fest (Zalla)

Cuándo
8 y 9 de junio.
Cómo llegar
Autobuses gratis desde Bilbao (Gran Vía, 41).
Web
www.enkarterrifest.eus.

A ellos nos remitimos. A Zuriñe García, por ejemplo, única cocinera estrella Michelin de Bizkaia que se desenvuelve entre los pucheros del restaurante Andra Mari de Galdakao. Recibió este año el Premio Jantour al impulso de producto de cercanía 'Cebolla Morada de Zalla 2019'. Para recordar a esta estrella de la salsa vizcaína, que adorna las cartas de prestigiosos restaurantes. Ansiada por su dulzura y jugosidad tras la cosecha de julio y agosto, los baserritarras emplean durante su proceso el cultivo tradicional.

Pero volvamos al derroche de propuestas. Debe saber el participante que, además de degustar delicias típicas de Euskadi, conocerá otras del sur. Andalucía es el territorio invitado en esta edición. Cruce de culturas y civilizaciones, el carácter de esta tierra se aprecia también en su gastronomía. La huerta, el aceite de oliva, el jamón, el gazpacho y sus pescados harán sucumbir a los presentes en un baño de gusto y colorido. Y de música, pues sones del lugar pondrán ritmo al encuentro, coro rociero incluido.

Como lo esencial en un festival gastronómico es probar, los aficionados a las catas cuentan con amplio repertorio. Cada una por 3 euros. Con 45 minutos de duración. Comentadas para que se sepa lo que se toma. El listado, de nuevo, enorme: cinco tipos de vinos singulares, productos de Andalucía, Chardonnay, cerveza artesana Garapar, ginebra, ron y whisky, cócteles tropicales (mojito, piña colada y mai tai), desayuno con cava (cata en euskera a cargo de Mikel Garaizabal), vermuts con sparling, naranja, mango y sidra, putxera de alubias balmasedana, cava centenario desde 1916 y una original cata a ciegas de helados artesanos.

Para los peques

Si el programa aún no han atrapado la atención, queda mucho por hacer. Apuntarse a una cata con performance de sugerente título, 'Probando, probando… Vinos de cine'. Durante hora y media (5 euros), mezclarás vinos con audiovisuales que repasan películas en las que el caldo es también protagonista. O inscribirse en los showcookings (60 minutos, 5 €), que podrás disfrutar en pareja si prefieres no estar solo. Para ser amoroso con tu compañero y con la comida: mejillón en escabeche de txakoli encartado, tataki de bacalao basque style con aros crujientes de cebolla morada de Zalla, gazpacho, helado de chocolate belga con tierra comestible; bombón de merluza del Cantábrico con natillas de cebolla y piquillo confitado o un showcooking a cargo de Zuriñe García.

¿Más? ¡Por supuesto! Habrá charla sobre la cebolla morada como alimento y medicina, con dibujante en directo. Conciertos, visitas de una hora a Bodegas Virgen de Lorea y al viñedo de Txabarri (3 euros). Y marca invitada, Destilerías Acha, la empresa del sector más antigua en el País Vasco y una de las más longevas de Europa. Como broche de oro, para conocer a fondo Zalla, sus locales ofrecerán exquisiteces.

El festival no olvida a los niños, que podrán distraerse durante una hora por solo 3 euros. Los pequeños de 8 a 12 años cuentan con talleres de trampantojos (cactus comestibles); cocina molecular; nigiri, maki y otros tipos de sushi, decoración con Royal Icing, taller de carolinas, pizza calzone; helados artesanos y muffins de fruta. Los de 4 a 7 años mostrarán sus habilidades culinarias haciendo magdalenas, txoripan, cheesecake, rollito variado, cape pop, burguer y chocobanana.