Cuarenta años del ogueta

Jorge Nagore e Inazio Errandonea durante un partido en el Ogueta de Vitoria en 1997./EL CORREO
Jorge Nagore e Inazio Errandonea durante un partido en el Ogueta de Vitoria en 1997. / EL CORREO
Tino Rey
TINO REY

Año 1979. Eran otros tiempos, llenos de zozobra e inestabilidad política. Sin embargo, la pelota en lo que respecta a todas sus modalidades, vivía días de vino y rosas. En pala brillaban con luz propia Iturri, Goldaracena, Beitia, Salvador, Urtasun, los hermanos Ansorena... Lideraban la cesta Chiquito de Bolivar, Egurbide, Ondarrés, Chasio, Tomás Goyogana, Uriarte... Y en la mano profesional el gran capo era Julián Retegui.

En la ciudad de Vitoria un frontón histórico, el Vitoriano, acababa de poner punto y final a su vida deportiva a finales de 1978. Aquel santuario manista, donde se escribieron grandes gestas por los dioses del olimpo pelotístico, se había quedado pequeño y obsoleto para satisfacer la demanda que exigía el mercado. Después de sesenta y ocho años era pasto de la piqueta, la pala y la carretilla.

Su despedida estuvo cargada de nostalgias y recuerdos del ayer. Fue una velada en la que los pelotazales abarrotaron las gradas del recinto de la calle de San Prudencio en ese adiós sin retorno, que arruga el alma. Los resultados que se produjeron fueron los siguientes: Barberito V y Gabellanes, 18; Alcalde y Cengotita, 9. En el estelar, Arroyo y Aldazabal II, 22; Berasaluce IV y Nalda II, 12. Y en el cierre del festival, Ansola y Andueza III, 12; Madrid y Tolosa, 22. El de Laguardia finiquitó el partido con una dejada preciosa al 'txoko'.

En la campa de Mendizorroza se construye un complejo de frontones por la empresa Santiago Aldama, siendo alcalde de la ciudad el señor Latierro, que es alabado por propios y extraños. Un 10 de febrero es presentado en sociedad con un partido de viejas glorias. En el mismo Esparza y Atano X se imponen a Ogueta y Arriaran II, con las gradas a rebosar.

Fue un 31 de marzo de 1979 cuando se lleva a cabo la inauguración oficial. El encargado de llevar las riendas del nuevo frontón es Juan Carlos Alti, al que el Ayuntamiento de Vitoria le concede diez años de arrendamiento. Miembro de Empresas Unidas, se compromete a ofrecer festivales los martes y viernes a la noche.

Ese día acaparó el interés de los pelotazales, Julián Retegui, que al siguiente año conquistó su primera 'txapela' Manomanista. Era el delantero de moda. Emparejado con Luis Benito Nalda doblegó con suma facilidad (22-7) a Berasaluce IV y Aldazabal II. En el telonero, Echarte y Echave XI, 18; Alberdi y Martínez II, 12. Y se puso el punto y final a la reunión con un enfrentamiento que solventaron a su favor, Barberito V y Gabellanes, 18; Madrid y Tapia I, 9.

Han pasado 40 años, que dicen 'no es nada'. Yo creo que es mucho tiempo, de vaivenes y sinsabores y donde la regresión de la modalidad reina de la pelota ha experimentado un descenso importante en cuanto a la programación de festivales, apuestas... y otros importantes ingredientes. La competencia de otros deportes, sobre todo el fútbol, es brutal.

El domingo se cumple la efemérides del nacimiento del Ogueta y la Liga de Empresas ha organiado un festival que tiene como aliciente principal el Campeonato de Parejas. Es baja por la lesión por todos conocida Aimar Olaizola al que sustituye Arteaga. Sus contrarios, Artola y Mariezkurrena, que viene causando sensación. A continuación el Ogueta se adentra en obras para modernizar sus vetustas estructuras.

 

Fotos

Vídeos