El bajo número de inscritos obliga a suspender la octava edición del triatlón de Bilbao

Organizar una prueba como Bilbao Triathlon supone un elevado coste, por lo que la presencia de patrocinadores de gran relevancia es vital./Borja Agudo
Organizar una prueba como Bilbao Triathlon supone un elevado coste, por lo que la presencia de patrocinadores de gran relevancia es vital. / Borja Agudo

El año pasado se celebró la edición más multitudinaria, con 1.200 triatletas. A dos meses del pistoletazo de salida, sin embargo, sólo había 335 apuntados. ¿Qué ha pasado? Analizamos las causas

Hizkuntze Zarandona
HIZKUNTZE ZARANDONA

«Estamos deshechos. Ha sido un mazazo». La empresa Innevento, organizadora del Bilbao Triathlon, se ha visto obligada a anunciar este viernes la suspensión de la prueba, prevista para el 26 de mayo. Jamás imaginaron dar una noticia así cuando hace ocho años la firma se lanzó a la aventura de preparar este evento, uno de los más importantes del norte de España. La difícil decisión se tomó el miércoles. «Sopesamos todas las alternativas y al final nos vimos obligados a dar este paso al carecer de garantías y de calidad», explican a EL CORREO. El año pasado festejaron la edición más multitudinaria de las celebradas hasta la fecha: 1.200 triatletas se sumergieron en la ría. A dos meses del pistoletazo de salida, sin embargo, tan solo figuran 335 inscritos: 163 en la prueba reina ‘Half’ –1,9 km a nado, 90 en bici y 21 de carrera a pie– y 172 en la distancia Olímpica –la mitad de los recorridos anteriores–.

La inesperada noticia ha caído como un jarro de agua fría entre los aficionados a este deporte. Nadie sospechaba un final así. Varios triatletas de élite ya habían confirmado su participación: Judith Corachán, ganadora el año pasado en la distancia Half y segunda en las dos ediciones anteriores; Mireia Arrillaga, campeona de Euskadi de media distancia; Gustavo Rodríguez, el flamante campeón de las cuatro últimas ediciones; Mikel Elgezabal, ganador de las dos primeras; Pello Osoro, campeón de España de triatlón de invierno y segundo el pasado año y el extremeño Diego Paredes figuraban entre los candidatos a la txapela.

La cancelación se produce en un momento delicado para el duatlón y el triatlón en Euskadi. Esta temporada ya se han suspendido, con esta, una docena de pruebas por diversos motivos. «¿Cuándo va a parar esta sangría?», se preguntan muchos deportistas. Desde Innevento explican que muchos factores han llevado a este indeseado final. Pero, ¿qué ha pasado? Analizamos una a una las razones:

1
Leptopirosis

El agua de la ría:

Si algo distinguía al triatón de Bilbao era que los familiares y aficionados podían disfrutar de la prueba de la natación en todo momento.
Si algo distinguía al triatón de Bilbao era que los familiares y aficionados podían disfrutar de la prueba de la natación en todo momento. / Borja Agudo

El triatlón de Bilbao estuvo marcado el año pasado por la enfermedad de tres participantes, que contrajeron la leptopirosis. Este hecho generó un fuerte debate sobre la salubridad de las aguas del Nervión, en el que el Departamento de Sanidad y el Ayuntamiento de la capital vizcaína señalaron que no se podía garantizar el baño seguro. Innevento, sin embargo, hizo público el pasado 24 de febrero un informe en el que se afirmaba que no se había detectado la bacteria en el agua

«Este tema nos ha perjudicado especialmente. A pesar de que hemos estado recogiendo muestras y realizando multitud de análisis en los que se ha demostrado que el agua era apta, este hecho ha generado incertidumbre en los deportistas», se lamentan desde Innevento. Por si fuera poco, actualmente existe otro problema añadido. Las obras que se están llevando a cabo en la península de Zorrozaurre cambirán la fisionomía del río: «veremos como queda, porque esa inquietud también está ahí. Nadie sabe qué puede pasar de aquí a dos meses, cuando las obras ya estén en marcha».

Si la ría es un problema, ¿se podrían barajar otras opciones como nadar en el mar, subir al Vivero en bici y acabar corriendo por el centro de Bilbao? «Es una posibilidad que habrá que analizar, pero entonces ya no sería el triatlón de Bilbao. Uno de los atractivos de esta prueba es que tenemos un único box justo al lado de la meta -en muy pocas pruebas de gran nivel se puede ver esto- y la natación puede ser seguida en todo el recorrido por los familiares y aficionados», explican los organizadores. «Era la gran imagen de la prueba. Lo barajaremos todo pero tenemos que analizar pros y contras».

Más información

2
Retraso en los informes

Tráfico:

En la prueba 'Half' completan un total de 90km en bici, donde suben dos veces al Vivero.
En la prueba 'Half' completan un total de 90km en bici, donde suben dos veces al Vivero. / Borja Agudo

Bilbao Triathlon abrió las inscripciones para apuntarse a la prueba el 8 de enero, una fecha muy tardía para este tipo de eventos. El año pasado, por poner un ejemplo, los deportistas podían darse de alta desde el mes de octubre. ¿Qué ha pasado? «Hemos tenido las reuniones con Tráfico muy tarde. En vez de ponernos a ello en mayo de 2017... Se ha dilatado demasiado en el tiempo». Las pasadas Navidades recibieron el informe de la Ertzaintza con los fallos del triatlón de 2017. Hasta ese momento, no pudieron analizar los errores y proponer soluciones de cara a la celebración de la nueva prueba. «Las inscripciones han estado cerradas los meses clave». Un dato: el triatlón 'Half' de Vitoria y el de Pamplona tienen el cupo lleno desde hace meses. «Está comprobado que las altas a partir de febrero bajan un montón. La gente para entonces suele tener la temporada más o menos organizada», apuntan desde la organización.

3
Nueva normativa

No federados:

Estar federado era un requisito indispensable para participar este año en la prueba.
Estar federado era un requisito indispensable para participar este año en la prueba. / Manu Cecilio

La Federación vasca, por su parte, modificó la normativa y aprobó que este año y en los dos siguientes, los deportistas que quisiesen tomar parte en la prueba deberían estar federados en triatlón. «El año pasado batimos récord de inscritos. Participaron 200 personas que no estaban federadas. Si ponemos estas trabas, probablemente nunca más se celebrará una prueba de 1.200 personas en el País Vasco», se lamentan desde Innevento.

4
Nueva normativa

Motivos económicos:

El año pasado, de los 1.200 participantes que tomaron parte en la prueba, el 65% fue de fuera del País Vasco.
El año pasado, de los 1.200 participantes que tomaron parte en la prueba, el 65% fue de fuera del País Vasco. / Borja Agudo

La empresa cuenta con tres departamentos. Uno de ellos se dedica en cuerpo y alma a eventos deportivos, una sección que se creó hace ocho años, precisamente con el nacimiento del Bilbao Triathlon. «Económicamente no llegamos. La prueba de Bilbao ha cogido un volumen que requiere muchos inscritos, mucha ayuda y mucho patrocinio para poder salir adelante». El coste total de la prueba es elevado y por ello, es vital contar con patrocinadores de envergadura. Sin embargo, desde hace años, hay importantes firmas que no se dejan ver entre los arcos de meta. Aún así, organizar una prueba de este calado es importante para la ciudad: «Está claro que el retorno es grande: el año pasado, de 1.200 participantes, el 65% vino de fuera del País Vasco. Es fácil sacar las cuentas... Pero necesitamos parar para redimensionar y replantear la prueba de cara a hacerla viable en el futuro, lo que no quiere decir que tenga menos participantes». ¿Se podría seguir el ejemplo de Vitoria? «Podría ser una solución: hacerla crecer mucho para que sea viable. Los acuerdos son plurianuales, los patrocinadores confían en una prueba de ese tamaño... tenemos que buscar el modelo económico que soporte una prueba de estas características».

¿Habrá Bilbao Triathlon en 2019? «Es nuestra ilusión. En unos días nos reuniremos para ir dando forma a la prueba del año que viene. Lucharemos porque en 2019 haya triatón de Bilbao». La ciudad se lo merece y nuestros deportistas también.