Nuevo tiempo y espacio para el Bilbao Triathlon

Presentación de la prueba./E. C.
Presentación de la prueba. / E. C.

La prueba, tras suspenderse el año pasado, retorna el 5 de octubre con la explanada del Museo Marítimo como centro neurálgico de la prueba

J. A. PÉREZ CAPETILLO

Los triatletas marcan ya una cita en su agenda de este año. Y es que, tras un periodo de reflexión, retorna el Triathlon de Bilbao, una de las fiestas del deporte en la ciudad. Tras un año sin celebrarse, esta prueba tendrá lugar ahora el 5 octubre de 2019. La explanada del Mueso Marítimo Ría de Bilbao será el centro neurálgico (boxes, meta, masajes y demás servicios) de una cita que cumple su octava edición y cuyo recorrido de natación se efectuará en el entorno de la isla de Zorrozaurre. El circuito en bicicleta, además, tendrá un mayor desnivel acumulado, con El Vivero como protagonista. Tras una pausa, obligada por las circunstancias de la Ría, vuelve así a Bilbao una de las referencias deportivas de alto nivel.

Los organizadores desean que esta prueba siga con la misma fuerza y se estabilice como una carrera de referencia internacional. Existen varias novedades, aunque se respeta la esencia de las precedentes siete ediciones. Primero, se apuesta por una fecha distinta, la del 5 de octubre. Y luego se plantean distintos escenarios tanto para la prueba de Media Distancia, como para la Distancia Olímpica y la nueva prueba Open para personas sin licencia federativa. El cambio de celebración a octubre es porque, tras los meses de verano, el agua de la Ría está cuatro grados más caliente que en mayo, el mes en que se celebraba la prueba. El clima, según los estudios realizados, es más propicio para los participantes en un triatlón en la zona norte, cuando lo normal es que este tipo de pruebas se celebren en otoño en el mediterráneo. Además, los boxes (únicos para centralizar todos los servicios) estarán al lado del Museo Marítimo -salida y llegada del tramo de natación- en el muelle Ramón de la Sota.

Condiciones del agua

Tras las obras en la Ría, las últimas muestras de agua en este entorno son acordes a la normativa de la Federación Española y «notablemente mejores» para favorecer las condiciones de la prueba de natación, con recorridos de momento provisionales, en una época de mareas vivas y altas. «Son condiciones aptas para la prueba», expresó Xabier Ochandiano, concejal de Desarrollo Económico, Comercio y Empleo del Ayuntamiento. Agustín Méndez, presidente de la Federación Vasca de Triatlón, dijo en la rueda de prensa de presentación que «es la propia Federación la que toma las muestras de agua porque la responsabilidad de dar la salida es de la Federación. Nadie nos ha demostrado aún que los tres infectados en la Ría fueran por nadar en este triatlón. Es presumible pero no determinante».

La variación repercute en el rediseño de los circuitos. El recorrido en bici, icónico, mantiene su esencia e intenta provocar el menor número de afecciones de tráfico. Aunque es un poco más exigente. Se sube al Vivero por donde lo hace la Vuelta Ciclista a España para bajar después al Txorierri, y subir después a la zona de Artxanda. Esto hace de este triatlón el más duro de Euskadi. El circuito a pie sigue 'por vueltas' en torno al paseo de la Ría y atraviesa puntos muy emblemáticos de la ciudad con la meta en el propio Museo Marítimo. A partir del próximo martes 12 de febrero se pueden realizar las inscripciones en bilbaotriathlon.com.