«Me gustaría animar a más mujeres»

Maien Zurbano muestra su elasticidad en un entrenamiento. /Rafa Gutiérrez
Maien Zurbano muestra su elasticidad en un entrenamiento. / Rafa Gutiérrez

Maien Zurbano practica desde hace cuatro años el muay thai, un exigente arte marcial tailandés, y es subcampeona de Euskadi en su peso

OLATZ ALONSO

Poca gente conoce el muay thai, un arte marcial que, según sus adeptos, es adecuado para todo el mundo y sencillo de practicar. Así lo asegura Maien Zurbano (Vitoria, 2001), una joven promesa de esta disciplina milenaria originaria de Tailandia, que el pasado febrero se erigió subcampeona de Euskadi en la categoría de -54 kilos y que, dadas su evolución y aptitudes, cuenta con una prometedora trayectoria en este deporte de contacto, también conocido como «el noble arte de las nueve armas».

«Las nueve armas hacen referencia a los dos puños, los codos, las rodillas, las piernas y la cabeza, ya que se emplean todas», explica Zurbano sobre un arte marcial que descubrió hace cuatro años casi de casualidad y del que reconoce haber quedado enganchada desde el principio. «Lo que más me gustó es que es muy diferente al resto de artes marciales porque utiliza más partes del cuerpo y me parece más efectiva, además de que es una forma de conocer otras culturas», añade.

En el breve periodo de tiempo que lleva practicando esta disciplina, ya ha avanzando hasta el 7ºKhan, un ritmo excepcional según reconoce su entrenador y presidente del club Igoro, Igor Pacheco. En el muay thai, los deportistas tienen el grado de alumno durante los 10 primeros Khan o niveles. A partir del décimo, comienzan a prepararse para lograr los grados de maestro. «Maien va a un ritmo al que avanzaría un adulto, no es normal en alguien de su edad. Viendo cómo va, tiene margen para llegar a ser gran maestra», asegura su entrenador, no solo por su rápida evolución, sino por las aptitudes de su pupila. «Tiene muy buena coordinación, es muy flexible y además es como una esponja. Tiene una capacidad de retención increíble, tanto de todo lo relacionado con las técnicas como del tailandés», expone.

Maien no deja de lado su aprendizaje ni en verano, ya que viaja a Tailandia para, entre excursión y excursión, practicar con el maestro de su entrenador. «Se va a quedar soprendido cuando vea lo que sabe», asegura Pacheco. La joven deportista no disimula las ganas que tiene de conocer el país en el que surgió el muay thai.

Primer combate

Este año ha participado en su primer campeonato, concretamente el de Euskadi, del que quedó subcampeona. Aunque realizó un gran combate ante Marta Cámara, reconoce que los nervios le traicionaron y que «podía haberlo hecho mejor». A pesar de eso, Pacheco considera que lo hizo «muy bien». «Estuvieron muy igualadas y fue la pelea más bonita de todo el campeonato», alaba a su aprendiz.

Zurbano y Cámara fueron las únicas competidoras en su categoría. «Es complicado encontrar otras chicas de mi peso, lo que me limita bastante a la hora de hacer más combates», explica, algo que también le sucede en su club, en el que practica con compañeros más mayores y experimentados de entre 60 y 80 kilos, pero a quienes es capaz de plantar cara. En opinión de su entrenador, ese factor ha jugado a su favor. «Es una de las razones por las que ha mejorado tanto en tan poco tiempo», afirma.

Tras debutar en el «ring», su próximo objetivo pasa por aprovechar al máximo la experiencia que le espera en Tailandia y seguir mejorando. A largo plazo, espera que cada vez más mujeres se animen a conocer el muay thai. «Me sorprende que, con lo increíble que es este deporte, tan poca gente lo conozca y que las chicas crean que es cosa de hombres. Me gustaría animar a más mujeres a que lo practiquen», reivindica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos