«No daban un duro por nosotras»

Ane Ibáñez, a la izquierda, y Nagore Martín posan con las txapelas de campeonas./
Ane Ibáñez, a la izquierda, y Nagore Martín posan con las txapelas de campeonas.

Ane Ibáñez y Nagore Martín cierran una temporada redonda en el trinquete a la espera de saber si estarán en el Mundial de Barcelona

OLATZ ALONSO

Ane Ibáñez y Nagore Martín han dejado claro que no hay rival que se les resista entre las paredes del trinquete. Las paletistas del club Errekaleor se han coronado en el Open de España, Liga Vasca y el Torneo Provincial como la mejor pareja femenina de paleta argentina, además de haber llegado a semifinales del torneo alavés compitiendo en categoría masculina y de haber estado con la selección vasca en el Mundial de Uruguay de diciembre. Un año redondo que ambas coinciden en calificar como «el mejor» de los tres que llevan compitiendo juntas y al que aún pueden ponerle la guinda. Las vitorianas afrontan un verano sin tregua para ganarse una plaza en la selección española que competirá en octubre en el Mundial de la Federación Internacional de Pelota en Barcelona.

«2018 ha sido el año de demostrar». Así resume Ibáñez, delantera, una temporada en la que, no contentas con imponerse en todas las finales femeninas que han jugado, han plantado cara a los mejores paletistas alaveses en el Provincial, en el que llegaron a semifinales, donde cayeron ante los vigentes campeones. «Tuvimos problemas para jugar en la categoría de Primera masculina, pero al final nos dejaron porque no daban un duro por nosotras», rememora Martín, zaguera. «Eso nos dio un empujón para dar en los morros a todas esas personas que no confiaban en nosotras», añade Ibáñez.

Dicho y hecho, aunque por el camino tuvieron que aguantar comentarios que restaban valor a sus victorias. «Llegamos a escuchar que los otros se habían dejado ganar», recuerda la zaguera aún con rabia. «Te apoyan cuando juegas contra chicas, pero cuando quieres meter el morro donde los chicos ya no les gusta», expone la delantera. «Pero les dimos guerra y cogimos el ritmo para el resto del año», valora Martín.

Una campaña en la que han dominado con mucha superioridad a todas sus oponentes, gracias a dos factores. Por un lado, realizar todos los entrenamientos con compañeros y, por otro, la confianza mutua. «Entrenando con los chicos hemos ganado muchísimo en velocidad. Cuando íbamos a competir, el ritmo era la mitad del de los entrenamientos», desgrana Ibáñez. Más allá de la preparación, ambas señalan como clave su buena compenetración. «En el trinquete, el juego es muy rápido y tienes que confiar en tu compañera», considera Martín. «Nosotras nos conocemos muy bien y hablamos mucho, tenemos hasta palabras clave, aparte de que tener a Nagore atrás es un seguro de vida. Hablar y confiar es importante y es algo que hemos visto que a las contrarias les faltaba», coincide su compañera.

Esa afinidad dentro y fuera del trinquete les ha llevado a lograr su objetivo de, una vez por todas, imponerse tanto en Liga Vasca como en el Open de España. Todo con la meta, más a largo plazo, de ganarse un puesto en el Mundial de Barcelona, para lo que les queda por delante un intenso verano de preparación antes de que, en septiembre, se den a conocer los nombres de los convocados.

Éxitos internacionales

Si logran entrar en la convocatoria, será su segunda cita internacional de la temporada, ya que en diciembre compitieron en el torneo del Consejo Mundial de Pelota Vasca con la selección de Euskadi. Aunque no formaron pareja, Martín volvió con un oro y una plata e Ibáñez, con una plata y un bronce.

Una muestra del «buen momento» que atraviesa la pelota femenina en Álava, en opinión de ambas deportistas, aunque echan en falta que desde los clubes se fomente más la modalidad de trinquete. «Hay más alicientes para dedicarse al frontón, pero el trinquete te da la posibilidad de mejorar mucho más técnicamente; el frontón es cosa de fuerza», cree la delantera, algo en lo que coincide su compañera. «Por eso engancha más, siempre hay algo nuevo que aprender», expone.

Ibáñez y Martín son, junto a Lorena Sobrino y María Sáez de Arzamendi, la punta de lanza de la pelota femenina del territorio, pero aseguran que ya hay algunas más jóvenes que «vienen pisando fuerte».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos