Jon Aberasturi analiza la etapa de Estibaliz, en la que Alaphilippe parte como favorito

El ciclista de Caja Rural Jon Aberasturi.

La llegada a Estibaliz, en leve cuesta, parece al alcance del polivalente francés

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

Jon Aberasturi es rápido. Un velocista. Y llega este miércoles a su paisaje, Álava, a Estibaliz, donde está la meta de la tercera etapa. Tras la contrarreloj inicial y el 'sterrato' y los nervios de este martes, la Itzulia se da, en principio, un momento de calma. Es una jornada más larga, de 191 kilómetros y sin más subidas que Goñi y Opakua. Es un día de trabajo para los fugados y de control para el pelotón del líder, Max Schachmann.

Eso sí, el final es en pendiente, en los dos kilómetros que suben a Estibaliz, con un desnivel del 4%. Aberasturi no se ve para ese posible sprint. «Si fuera solo un kilómetro de subida...». Además, arrastra la caída que sufrió en la carrera de Estella.

El que sí entra en los pronósticos es Julian Alaphilippe. De hecho, es candidato casi a cada etapa. Tan polivalente. El vencedor esta temporada de la Milán-San Remo y la Strade Bianche, ganó este martes sobre el 'sterrato' de Gorraiz. En la meta se reparten 10, 6 y 4 segundos de bonificación. Un botín de oro en una carrera tan apretada. La pelea por los segundos extra que regalan los dos sprints especiales también echarán chispa a la jornada.

Joseba Beloki también analiza la etapa