Voleibol

La Benedicta, la llave de la permanencia para el CV Sestao

Las vizcaínas comenzaron el curso en descenso, pero han remontado y están en mitad de tabla./C. V. S.
Las vizcaínas comenzaron el curso en descenso, pero han remontado y están en mitad de tabla. / C. V. S.

Las verdinegras han sumado en su feudo cinco triunfos en los seis partidos disputados

AZAHARA GARCÍA

El CV Sestao está imparable en casa. Con la victoria cosechada el fin de semana pasado frente al Torrejón, ya son cinco los partidos que han ganado de los seis últimos que han disputado en La Benedicta. El feudo verdinegro será la clave para conseguir la permanencia.

Las vizcaínas comenzaron la temporada «con miedo a la hora de debutar en la categoría porque veníamos de ganarlo todo y la exigencia en Superliga2 es diferente», explica la técnico Paki Blanco. Fue una fase de adaptación dura que hizo que la primera vuelta se les hiciera «un poco larga», asegura. Sin embargo, con el arranque de la segunda vuelta, el conjunto de la Margen Izquierda ha mejorado su juego y sus resultados, lo que le ha llevado a creer en sí mismas y situarse en mitad de tabla. Según la entranadora, parte del secreto de estos resultados está en que «las jugadoras van teniendo cada vez más confianza en su juego y ven que son capaces de hacer muchas cosas».

«Muy arropadas»

Donde más patente ha quedado esa confianza ha sido ante su parroquia. La Benedicta se ha convertido en una cancha en la que no es fácil lograr la victoria para los equipos que vienen de fuera. «Nos sentimos muy arropadas por nuestra afición y eso es algo que se está viendo reflejado en los resultados», declara Blanco. Aun así, todavía queda mucho hacer para certificar la salvación. El objetivo sigue siendo quedar lo más lejos posible de los puestos de descenso y para eso es importante «hacer frente a todos los partidos que quedan sin tener mucho en cuenta si el club al que nos enfrentamos está por arriba o por abajo».

A las verdinegras les toca una racha de encuentros de voleibol contra equipos que están por debajo de ellas en la tabla y su entrenadora no quiere que las chicas sientan la presión de ganar. Para Blanco lo importante es «seguir haciendo nuestro juego y seguir confiando en que las cosas nos salen y nos van a seguir saliendo».