Las chicas en el poder

Llevo días empeñada en verlo todo negro pero algunas peticiones que he hecho desde esta columna parece que se van cumpliendo. Estamos ocupando nuestro lugar en el mundo

El conjunto femenino de sokatira Badaiotz en uno de sus entrenamientos. /IGOR AIZPURU
El conjunto femenino de sokatira Badaiotz en uno de sus entrenamientos. / IGOR AIZPURU
May Serrano
MAY SERRANO

No les voy a engañar,llevo unos días empeñada en verlo todo negro. Mi caprichosa mente se enreda en pensamientos negativos intentando convencerme de que no hay nada que hacer, el mundo está fatal y nada va a cambiar. En estos días de interior negro pienso en un holocausto nuclear que arrase con todo, que no nos quede más remedio que empezar de cero; un gran 'reset' que no nos dejara otra alternativa que hacer de este mundo un lugar más amable para la mayoría de sus habitantes en general y para las mujeres en particular.

Como la vida tiene esa retranca tan maravillosa y es tan juguetona, que hasta con tus pensamientos más negros se enreda, alinea los astros y no para de generar noticias que desmienten que esto no pueda cambiarse. Sin ir más lejos algunas peticiones que he hecho desde esta columna parece que se van cumpliendo. Hace meses pedía que el equipo femenino del Athletic jugara en San Mamés y hemos tenido ya dos partidos. El mes pasado exigía dinero para todas y al día siguiente los árbitros de primera división anunciaban que todo el dinero recaudado por publicidad iba a ir destinado a que sus compañeras cobraran un sueldo.

Me llega la noticia de Maider Irrisarri, jugadora del Osasuna, que soñó que podía ser futbolista y madre al mismo tiempo y se encontró con un club del siglo XXI en el que no existen cláusulas que impiden a las jugadoras quedarse embarazadas. Jugó hasta casi los 3 meses de embarazo contando con el apoyo del equipo.

Leo en la prensa que Nuria Cebrían quería una colección de cromos de jugadoras y, ni corta ni perezosa ¡qué fuertes vienen las pequeñas!, escribió a la editorial. «He pensado que si vosotros sacáis un álbum de fútbol femenino, habrá más niñas como yo que se animarán a coleccionar los cromos y así las chicas futbolistas se harán tan famosas como los chicos». ¡Las chicas al poder! Panini ha recogido el guante y ha confirmado que próximamente saldrá la colección con 500 imágenes del Campeonato del Mundo de fútbol femenino, que se disputará en Francia del 7 de junio al 7 de julio.

El club de Sokatira Badaiotz, formado por 12 alavesas consigue una plata y dos bronces en el Mundial celebrado en China. La sokatira es un deporte minoritario que se practica sobretodo en pueblos pequeños pero que va creciendo cada día, sobre todo en Navarra, donde hay buena cantera escolar.

Pero no se vayan todavía, ¡que aun hay más! En motocliclismo (competición que recordarán por ver a un montón de señores tapados con paraguas sostenidos con gracia por señoritas muy guapas) 5 mujeres ¡cinco mujeres! participarán en el WSBK frente a 91 hombres en las categorías de Supersport 600 y Supersport 300. ¿Como se quedan?

Y si no tenía bastante para acabar con mi pesimismo me topo con Cristy que el pasado fin de semana se proclamó campeona de Europa de parakárate. Llevaba tiempo sin entrenar debido a una fuerte depresión que la había mantenido lejos de los tatamis. Cristy reunió unas cuantas fuerzas y ganó en enero el de España que le permitió ir a Europa y acabar con la depresión a golpe de podio...

Esperen, esperen, que me quedaba una idea 'semiturbia' que ha explotado al saber que Dolores Castaño de 96 años ¡¡cogió el testigo de la Korrika en Loiu!! Con este panorama ustedes entenderán que no me queda más remedio que ver el vaso medio lleno y en el famoso vídeo en el que Cristiano Ronaldo ignora a su hija que quiere golpear el balón como su hermano, yo veo a dos bebés, uno con pelo corto y otro con pelo más largo, y me imagino que Ronaldo le lanza el balón a su hija, de pelo corto, mientras el hermano varón con melenita acaba cogiendo la fregona...

Ahora ustedes pensarán que me estoy viniendo arriba pero...¡no creo! Lo cierto es que esto ¡no hay quien lo pare! Como dicen Nuria Cebrián, ¡las chicas al poder! Lo veo y lo subo. «Las chicas en el poder». Somos la mitad de la población y estamos ocupando nuestro lugar en el mundo.