«Soy fuerte, lo superaré, pero es difícil», afirma Simone Biles recordando los abusos sexuales que sufrió durante años

La gimnasta norteamericana se prepara para los Juegos con el recuerdo muy presente del horror vivido. /AFP
La gimnasta norteamericana se prepara para los Juegos con el recuerdo muy presente del horror vivido. / AFP

La campeona olímpica de gimnasia reconoce padecer aún las secuelas de su tormentoso pasado y carga duramente contra la federación de su país

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Han pasado algo más de 18 meses desde que la campeona olímpica de gimnasia reveló que ella estaba entre las cientos de atletas de las que llegó a abusar sexualmente durante años Larry Nassar, médico deportivo del equipo norteamericano. El caso quedó cerrado hace más de un año, con una condena que le mantendrá lo que le queda de vida entre rejas, pero mientras él paga así por los horrores que cometió sus víctimas siguen teniendo muy presente todo lo que vivieron entonces.

Un trauma del que muchas no se han repuesto. Una de las que aún se encuentra en tratamiento es Simone Biles, cuatro veces campeona del mundo y oro en los pasados Juegos Olímpicos, que habló del tema tras uno de los entrenamientos durante el campeonato nacional de Estados Unidos, en el que buscará su sexto título. Lo hizo visiblemente emocionada, dando muestras de que las secuelas aún persisten, de que la herida, por tiempo que haya pasado, aún sigue muy abierta. «Es difícil venir aquí a defender a una organización de que ellos nos hayan fallado tantas veces. Nosotras teníamos un objetivo e hicimos lo que nos pidieron, incluso cuando no queríamos, y ellos no pudieron hacer su maldito trabajo, que era protegernos», afirmó, cargando durante contra la federación.

«Es muy triste porque cada vez que voy al médico o a entrenar me tienen que tocar, y no quiero»

«Es muy triste porque ahora cada vez que voy al médico o a entrenar, me tienen que tocar. Me tocan, y yo no quiero que lo hagan, pero me duele el cuerpo, tengo 22 años y al fin y al cabo esta es mi quinta rotación y tengo que recuperarme. Pero es duro, intentamos superarlo, pero llevará un tiempo. Soy fuerte, lo superaré, pero es difícil», declaró entre lágrimas.

Ella es consciente de que el proceso es lento y que una recuperación total «puede no ser posible». «Depende de cada persona y creo que esa es la parte más difícil. Siento que tal vez debería de estar curada pero a la vez siento que esto será algo que durará mucho tiempo y que seguramente nunca se cerrará o sanará».

Este pasado lunes la gimnasta escribió en su cuenta de Twitter que el organismo que rige su deporte en Estados Unidos les había «fallado», asegurando que no se callaría y que seguiría hablando, aplaudiendo la existencia de plataformas como las redes sociales, que permiten lanzar sus mensajes al mundo para que estos sean escuchados.

Una de las «muchas supervivientes»

Precisamente a través de Twitter fue donde Biles reconoció haber sido víctima de los abusos sexuales de Larry Nassar. «Yo también soy una de las muchas supervivientes», escribió entonces. «La mayoría de ustedes me conocen como una chica feliz, risueña y enérgica, pero últimamente me he sentido rota y cuanto más intento apagar la voz en mi cabeza, más fuerte grita. Ya no tengo miedo de contar mi historia».

«No es normal recibir ningún tipo de tratamiento de un médico de confianza del equipo y referirse a él horripilantemente como el tratamiento 'especial'. fue un comportamiento completamente inaceptable, desagradable y abusivo, especialmente viniendo de alguien en quien me dijeron que confiara», afirmó la gimnasta.

«Durante demasiado tiempo me he preguntado a mí misma '¿Fui demasiado ingenua? ¿Fue culpa mía?' Ahora sé la respuesta a esas preguntas. No. No, no fue culpa mía. No, no voy a cargar con la culpa de Larry Nassar, la USAG y otros. Es imposible revivir estas experiencias y me rompe el corazón aún más pensar que mientras trabajo hacia mi sueño de competir en Tokio 2020, tendré que regresar continuamente al mismo centro de entrenamiento donde abusaron de mí», explicó en enero de 2018.