Gimnasia

Bodas de Plata del Xixili Gimnasia Taldea

Varios de los grupos que entrenan en el polideportivo de Santanape en Gernika./Iñaki de la Cruz
Varios de los grupos que entrenan en el polideportivo de Santanape en Gernika. / Iñaki de la Cruz

El club cuenta con alrededor de dos centenares de chicas que se entrenan en polideportivos de Bermeo y Gernika

EDUARDO IZQUIERDO

Desde 1993, en las conversaciones deportivas de Bermeo la gimnasia rítmica ha encontrado su espacio. La iniciativa de Andrés Uriondo y Macarena Milla para impulsar la especialidad, además de ofrecer una alternativa más, se plasmó en la fundación de Xixili Gimnasia Taldea, con una gran respuesta, al reunir a casi medio centenar de chicas. A pesar de los inconvenientes que les generaban las instalaciones donde se ejercitaban, poco a poco se fueron asentando y en dos años ampliaron 'fronteras' para abrir otra sede en Gernika. En la actualidad cuentan con alrededor de doscientas chavalas, las más pequeñas con 4 años, que se entrenan en tres escenarios diferentes. «Atravesamos por un buen momento. Esta es ya mi quinta temporada en el club y cuando llegué no había más de 100 gimnastas. Estamos creciendo de manera satisfactoria», afirma Jennifer Hernando, una de las componentes del cuerpo técnico, que acaba de renovarse.

Debido al número de integrantes los grupos de las más jóvenes están divididos en dos sedes, en el polideportivo Arene de la villa marinera y en el de Santanape, en la villa foral. Las más pequeñas apenas suman cuatro años y les inician en el deporte con el fin de que estén activas. En cambio, a las «mayores del grupo de pequeñas» ya les van introduciendo en la rítmica de cara a los siguientes años, «aunque como mucho» se relacionan con la pelota, con el componente lúdico como principal punto de partida. «Les organizamos un par de exhibiciones durante el curso. La cinta les vuelve locas a las 'txikis', el que menos éxito tiene entre las mayores por ser el más complicado», señala. Pero el principal objetivo que fomentan es «el significado del trabajo en equipo y el compañerismo», matiza Hernando.

Al cumplir los 8 años acceden a la competición escolar, que se suele programar de febrero hasta finales de curso, aunque comienzan a entrenarse en octubre. Y en cuanto a los aparatos, la normativa federativa indica el que deben practicar por categorías. «Estas ya suelen acudir a torneos y campeonatos que se celebran en Bizkaia y Euskadi, según el nivel», añade.

Por su parte, las federadas centran sus entrenamientos en una sola sede, en Dos Hermanos, y dividen la campaña en dos partes. Hasta diciembre se centran en el trabajo por escuadras y de enero a junio, en tareas individuales. Ahora todas las miradas en el Xixili se dirigen hacia Murcia, con motivo del Campeonato de España. Hasta allí se han desplazado los conjuntos alevín, cadete y juvenil base. Las más jóvenes, Izaro Trespalacios, Eider Mungira, Naia Arrazola, Garazi Barrondo y Agate Zabala, realizarán una rutina con pelota, mientras que las 'medianas' (Itxaso Jurado, Paule Trespalacios, Nagore Gorrotxategi, Arrate Foruria y Aiora Bugallo) saltarán al tapiz con el aro. Las 'mayores', Nile Anasagasti, Eider Zearreta, Naia Iriarte, Izaskun Hormaetxea, Arantzazu Hormaetxea y Haizea Abaunza, pondrán en escena un ejercicio con ambos aparatos. «Estamos muy contentas por el rendimiento de las chicas. Tenemos problemas de disponibilidad de espacio. En los clubes que compiten a nivel nacional entrenan cuatro días a la semana como mínimo, en cambio, nosotras solo tres, con menos horas. A pesar de estas condiciones los resultados están siendo bastante buenos. Esperemos que avalados por estos éxitos podamos conseguir más espacio y mejores horarios. Es nuestra principal demanda y nuestro mayor hándicap», asume.

También han viajado hasta la capital pimentonera Estibaliz Basterretxea, Zaira González, Laida Sánchez y Garazi Asla que tomarán parte en la Copa de España individual. «Las únicas expectativas que nos marcamos es que lo hagan bien. Las juveniles han estado fuerte otros años y ahí siguen en la pelea. Hemos aprovechado el Campeonato de Euskadi y algunos torneos donde nos hemos medido a otros equipos fuerza de nuestra zona para conocer nuestro nivel y ver en qué momento estamos. De igual manera sirven para pulir defectos», admite.

Las celebraciones

Las puertas del Xixili están abiertas a todas las personas que quieran conocer la especialidad. A sus responsables les gustaría abrir una puerta a todos los chicos interesados en practicar gimnasia rítmica. Muchas veces les preguntan y se muestran interesados en formar parte del club pero no se atreven a dar el último paso e inscribirse. «Nos encantaría tener presencia masculina. A día de hoy es complicado. En la sociedad en la que vivimos resulta difícil cambiar los estereotipos deportivos. Nos haría mucha ilusión que alguno se animara», subraya.

A lo largo del año ha programado varias actividades para celebrar las Bodas de Plata en el tapiz. Tras publicar un álbum de cromos, abrieron una exposición en la sala Néstor Basterretxea. «Hicimos un recorrido histórico por el club con fotografías y ropa de distintas épocas para ver la evolución también de la gimnasia rítmica. Fue un éxito y esperamos repetirla en Gernika», desvela. También contó con gran aceptación el torneo del club que, después de un año de parón, volvió a celebrarse a finales de octubre. «Los problemas financieros nos obligaron a suspenderlo en 2017. Pero esta vez lo hemos vivido de manera especial. Vinieron clubes de Cantabria, Asturias, Navarra, Gipuzkoa, Álava y Bizkaia, y hubo tanto competición individual como por equipos. Además, aprovechamos para recordar a Andrés Uriondo, que falleció poco, el auténtico promotor e impulsor del club junto a Macarena Milla. Intentamos seguir su trabajo», apostilla Hernando.