Consejo

Cómo superar esos demonios mentales antes de una prueba

Imagen de un interminable pelotón de la media maratón de la capital alavesa el pasado año. /IGOR MARTÍN
Imagen de un interminable pelotón de la media maratón de la capital alavesa el pasado año. / IGOR MARTÍN

Consejos para gestionar las sensaciones antes de encarar una carrera como la de este domingo, el EDP Vitoria-Gasteiz Maratón Martín Fiz

Iciar García Peña
ICIAR GARCÍA PEÑACoach deportiva

El próximo domingo 12 de mayo está subrayado en nuestro calendario. Y según se va acercando el día suele ser bastante común experimentar una sensación de cierto nerviosismo. Empezamos a sentir alteraciones físicas y emocionales. Todo esto, ¿por qué nos ocurre? Cada vez que nos enfrentamos a una situación importante para nosotras como lograr un determinado objetivo, superar una marca, sentir un grado de responsabilidad que implica mantener un ritmo como para nuestras queridas «liebres», el cuerpo y la mente reaccionan y se alteran.

Para poder gestionar estas sensaciones, en ocasiones, demasiado intensas, vamos a comprender un poco más cómo funciona nuestra mente para no perder nuestra autoconfianza. Recordemos que es el factor clave para la prueba del domingo. Ante esta situación de incertidumbre, no sabemos si conseguiremos lograr nuestro objetivo, la mente para disolver esta tensión nos manda «demonios que nos quitan glucógeno». ¿Quiénes son estos demonios? Esos argumentos mentales del tipo: «no sé si seré capaz» y sensaciones que nos hacen creer que hemos perdido la forma física.

Estos demonios son los que aumentan nuestras dudas, nos presionan y nos roban la energía. Os propongo dos claves glucogénicas que nos llenarán de energía para el próximo domingo. La primera consiste en diluir estos demonios mentales con argumentos objetivos basados en los datos de nuestro entrenamiento. La mente necesita datos para fortalecer su confianza. Así podemos repasar toda la preparación física que hemos realizado y nos dará esa sensación de capacidad y de satisfacción de haberlo podido preparar. Recordemos que es posible que amigas de nuestro grupo no corran con nosotras por diferentes motivos como una lesión.

Y la segunda y la más importante, no olvidarnos de disfrutar de la experiencia de poder participar en esta prueba. Disfrutar, disfrutar y disfrutarla. ¿Con cuántas actividades logramos sentir esa sensación que conseguimos en cada kilómetro? Esa sensación de bienestar que generamos a través de nuestro esfuerzo, en muchas ocasiones compartido con nuestro grupo. Esa sensación no se mide en tiempos, en ritmos, ni en marcas.

¡¡¡Nos vemos el domingo corriendo!!!