Consejo

El enemigo del descanso

Descansar el cuerpo y la mente es importante, no dejarse siempre llevar por la rigidez de los entrenamientos.  /FOTOLIA
Descansar el cuerpo y la mente es importante, no dejarse siempre llevar por la rigidez de los entrenamientos. / FOTOLIA

En ocasiones la rigidez por cumplir los entrenamientos puede hacernos no disfrutar de estos días de asueto, pero el mejor respiro comienza por activar una nueva perspectiva

Iciar García Peña
ICIAR GARCÍA PEÑACoach deportiva

Ya estamos de vacaciones. Unos días para descansar, desconectar de la rutina. Tiempo para compartir con la familia y amigos, para viajar o leer ese libro que tenemos encima de la mesa del salón. ¿Os ha pasado que preparando estos días de descanso, empezamos a buscar dónde vamos a poder entrenar, miramos la aplicación del tiempo y empezamos a pensar en las posibles dificultades que vamos a tener para cumplir con los entrenamientos?

Nos vamos metiendo en una especie de secadora mental en la que nos dan vueltas pensamientos del tipo: «debería entrenar estos días y no voy a poder». O «voy a empeorar mi estado de forma», «tendré que madrugar si quiero entrenar», y emociones de rabia, frustración, impotencia intensifican esa necesidad de entrenar.

Si os pasan estas cosas, os propongo un tipo diferente de entrenamiento para estos días. Primero consiste en recordar qué aspectos son los que nos generan esa necesidad de desconectar y los apuntamos para no olvidarlos. Quizás pueden destacar algunos como descansar de rutinas, del cumplimiento de las tareas diarias, de la organización, de las obligaciones de los horarios, de los compromisos adquiridos. Y ahora, una vez que los hemos identificado, podemos comprobar si en alguno de ellos están relacionados con esos que dan vueltas en nuestra secadora. ¿No os parece que en ocasiones la rigidez por cumplir los entrenamientos puede estar limitándonos de no disfrutar de estos días de descanso?

No olvidemos que no somos profesionales, practicamos deporte para disfrutar, para estar en forma, para compartir, para mejorar nuestras marcas… y nos olvidamos que el mejor descanso para la mente y el cuerpo comienza por activar una nueva perspectiva. Disfrutar de todo eso que a veces olvidamos, vivir cada momento, cada kilómetro, cada pase, cada ritmo, recordando que la motivación base es disfrutar de su práctica, disfrutar de alterar nuestros objetivos para estos días. Felices momentos para estos días de descanso.