Consejo

¿Con quién me estoy comparando?

Según qué variable usemos para compararnos, el deporte te mantendrá a flote o te hundirá. /AFP
Según qué variable usemos para compararnos, el deporte te mantendrá a flote o te hundirá. / AFP

Si nos medimos con los demás hay que hacerlo para inspirarnos y motivarnos, nunca para sentirnos incapaces o infravalorarnos

Iciar García Peña
ICIAR GARCÍA PEÑACoach deportiva

Mi amiga Nerea, a las siete de la mañana ya está en la piscina. Nadar es el deporte que más le gusta y además, le permite poder conciliarlo con su vida personal, familiar y laboral. 

El otro día me explicaba que se encontraba muy desmotivada, estaba perdiendo las ganas, incluso la ilusión. Y después de varias confidencias, encontramos ese motivo profundo que le estaba desanimando. «Ya no mejoraba». Y claro, uno de los grandes motivadores para los deportistas es experimentar que progresamos, que mejoramos nuestras habilidades.

Le pregunté si esa sensación era de hacía tiempo y me contestó que no. Se había generado a partir de empezar a nadar con su grupo en aguas abiertas. Esa fue la clave. Al empezar a nadar con más gente, inconscientemente se produjo la comparación. Mi amiga nada muy bien pero en comparación con el resto, le parecía que no era para tanto.

Esta reflexión es fundamental para el deporte y para la vida. Nuestra competencia se puede medir de diferentes maneras. Según qué variable utilicemos para valorarnos, nos mantendrá a flote o nos hundirá en la profundidad de los océanos. Medirnos con los demás para inspirarnos, para motivarnos a mejorar, para esforzarnos más, nunca para sentirnos inferiores, incapaces o infravalorados.

Una propuesta posibilitadora que utilizo cada día es: «Ser nuestro propio autorreferente». Significa sentirse capaz por lo que supero hoy con mis circunstancias actuales y antes no me atrevía o no lo lograba. Sin olvidar nunca que todas las olas son distintas, unas más rápidas, otras te envuelven con su suavidad, pero todas nadan en el mismo agua. Todas mejoran cuando aprenden a adaptarse a las diferentes aguas en la que fluyen.