El armario de... Aitana (MasterChef 7): «Todos los años llevo las mismas botas al BBK Live»

El armario de... Aitana (MasterChef 7): «Todos los años llevo las mismas botas al BBK Live»

Es bilbaína de pura cepa y cuarta finalista del 'talent show' culinario más prestigioso de la televisión. Aunque su pasión es la cocina, descubrimos que la moda tiene un papel en su vida cargado de recuerdos

María Calvo
MARÍA CALVO

Aitana es una bilbaína de pro que ama su ciudad 'con todo su corazón', tal y como ha reconocido a Bizkaia Dmoda. Nunca se imaginó tener la oportunidad de concursar en un 'talent show' de cocina, su gran pasión, hasta que un día, un afortunado giro del destino le dio la oportunidad de perseguir su sueño. La peor parte es que para ello tuvo que alejarse durante 13 semanas de su pareja, Álvaro, y sus dos pequeños, Nico y Lucas. ¿La mejor? Que pudo vivir de primera mano «una experiencia plena en todos los aspectos, no solo en el culinario, sino también en el personal», asegura. Entre risas, nervios y junto a otros 15 aspirantes que acabaron convirtiéndose en amigos, comenzaba su andadura en la séptima edición de MasterChef España. Un camino duro, pero tremendamente productivo.

Aitana fue la apuesta particular del chef Jordi Cruz. Su nervio, tenacidad y una especial buena mano para los postres la llevaron de cabeza a la gran final, donde se midió con Teresa, Valentín y Aleix que, más que rivales, ya eran confidentes. «Llegar a la final y vivir la experiencia al completo ha sido un sueño para mí. ¡Estoy supercontenta! ¡Aún no me lo creo!», comenta. Un 'coulant' traicionero le impidió subir al podio y, finalmente, conquistó un valioso cuarto puesto en favor del 'caballito ganador' de Manresa, que se hizo con el preciado galardón. «Aleix se lo merece muchísimo. Es un cocinero de primera categoría, con muchísimo potencial. Encima, es una persona maravillosa y un gran amigo que me llevo para siempre», confirma.

«Si luchas algo con el corazón y todas tus ganas, no te rindes y eres positiva, puedes conseguirlo», afirma la bilbaína, cuando le preguntamos por la lección que ha aprendido de MasterChef. Y es que optimismo y energía no le faltan, ni en los peores momentos. Aitana es risueña, humilde y tremendamente agradecida. Habla por los codos mientras se deja la piel en la cocina. Es profesional y comprometida, capaz de esquivar los reveses del destino con una sonrisa. Aitana se cae, se levanta y sigue su camino. Un camino que ahora se centra en la cocina. «Estoy aterrizando y planteándome por dónde empezar. No quiero precipitarme, quiero hacer las cosas bien. 'MasterChef' me ha abierto las puertas y de mí depende que no se cierren», revela. ¿Abrirá finalmente su propio restaurante? 'Las tortillas de Aitxu', sin duda, sería una parada obligatoria en las rutas gastronómicas de Bilbao. Mientras la vizcaína pone en orden su futuro en la esfera culinaria, nosotros hablaremos de moda. Concretamente, del estilo personal de esta cocinera que, por increíble que parezca, puede revelar nuevos datos de su personalidad que no habíamos visto en el programa. Ya sabemos que la ropa cuenta historias y estamos dispuestos a descubrir un pedacito más de esa Aitana que conquistó a Euskadi entre fogones. A continuación, pasamos de la cocina al vestidor de la cuarta finalista de MasterChef España.

- ¿Dónde guardas la ropa, en un armario o en un vestidor?

- ¡Jaja! Me encantaría guardarla en un vestidor, pero en la casa en la que vivo no tengo la suerte de tener uno. Desde pequeñita es uno de mis sueños: ¡tener un vestidor gigante con un zapatero proporcional!

- ¿Qué ves cuando lo abres?

- Veo mucha ropa ordenada por prendas y colores (soy un poco maniática en este aspecto), pero muy acumulada. Me encanta comprar y me cuesta tirar. ¡Las modas siempre vuelven! jaja.

- ¿Eres de las que llega a casa y dobla la ropa o de las que utiliza la silla a modo de perchero?

- Desde que tengo uso de razón siempre, siempre, siempre, en cuanto me desvisto, doblo la ropa, la guardo o la echo a lavar, según. Incluso, cuando llego de alguna fiesta y estoy agotada, no me puedo dormir sin doblarla y ordenarla. Además, me dejo preparada la ropa del día siguiente. Siempre, desde pequeñita lo he hecho así, con el uniforme del cole me pasaba igual.

- ¿Te consideras coqueta?

- Sí, soy coqueta, pero lo justo, tampoco me considero una persona que dedique demasiado tiempo a prepararse. Me gusta salir a la calle bien, pero tampoco exagerada. Me gusta y me prima la naturalidad, creo que es la belleza más 'resultona'.

- ¿Pasas mucho tiempo delante del armario para elegir qué ponerte?

- Suelo ser bastante decidida en este aspecto, según el tiempo, el evento al que vaya o el estado de ánimo tomo unas decisiones u otras, pero lo suelo tener bastante claro en cuanto abro las puertas del armario.

- ¿Compartes armario? ¿Y compartes la ropa?

- Tengo mis propios armarios con mi ropa, la de mi chico está en otros diferentes. No me considero una persona egoísta, pero sí que con la ropa me cuesta algo más compartirla, depende qué prenda y lo apegada que esté a ella.

- ¿Qué tipo de chaquetas te gustan más?

- Me encantan las parkas, he estado mucho tiempo obsesionada con ellas. También las vaqueras, ¡en verano me vuelven loca!

- ¿Más que la chaquetilla de chef?

- ¡Jaja! La chaquetilla de chef no sé que tiene que sienta estupendamente a todo el mundo que se la pone. ¡Favorece muchísimo!

- ¿Se podría decir que uno de tus looks favoritos es un delantal y un gorro de chef?

Para la cocina ¡sin ninguna duda! Y además, ¡así no te manchas la ropa que llevas debajo!

- ¿Cómo te vistes para cocinar?

- Me suelo vestir con ropa cómoda. Es muy incómodo cocinar con ropa del trabajo o con vestidos más ceñidos, así que si decido cocinar largo y tendido me pongo algún pantalón flojito y alguna camiseta suelta que no tenga mucho apego (porque puede acabar manchadísisma).

- ¿Crees que es importante que un chef tenga una imagen reconocible, como por ejemplo Dabiz Muñoz de 'Diverxo', o lo importante tiene que estar en el plato?

- Creo que ambas cosas son importantes. Por supuesto que lo que prima es lo que está en el plato, ya que si eso no está bueno seguro que el cliente no vuelve, pero si en eso eres impecable como lo es Dabiz y encima lo acompañas de una imagen propia y destacable, el cliente se queda más contigo. Creas una marca propia distinguible. Y eso es fundamental.

- Dicen de ti que eres muy nerviosa. ¿Por culpa de esos nervios has tenido algún despiste como, por ejemplo, salir de casa con una zapatilla de cada color, con el jersey del revés o con la etiqueta puesta?

- ¡Jajajaja! Lo de las etiquetas puestas es muy muy habitual en mi vida. Es un defecto gordísimo que tengo porque, por lo general, me compro la ropa sin probármela en la tienda. Luego me la pruebo en casa y cuando me la quedo se me olvida quitarme la etiqueta. ¡Jaja! Pero, sin lugar a duda, la anécdota más curiosa que me ha pasado por culpa de mis despistes fue hace años, que me desperté en mitad de la noche convencida de que llegaba tarde al cole. Me duché, me puse el uniforme y salí de casa a todo correr. Cuando estaba llegando a mi colegio, extrañada por la poca gente que veía por la calle, miré un reloj de los digitales de la calle y ví que eran las 4 de la mañana. Volví a casa y seguí durmiendo hasta las 8. No sé cómo no me di cuenta antes...

- En el programa te hemos visto con looks relajados como vaqueros y zapatillas y otros más arreglados como monos de lunares, jerséis de lentejuelas... ¿Con cuál de los dos estilos te sientes más cómoda?

- Para cocinar es más cómodo ir en vaqueros y zapatillas (por lo que he comentado anteriormente), pero sí que es verdad que, de vez en cuando, me apetecía prepararme un poco más y optaba por ir más arreglada. Creo que cada momento y cada situación tienen un estilo particular. No es lo mismo prepararse para ir a tomar un café un domingo por la mañana que para ir a un 'cocktail' un sábado por la noche. Hay que adaptarse a cada situación.

- ¿Cuáles son tus prendas favoritas o con las que más te identificas?

- Soy de las que piensa que una camiseta y unos vaqueros bien llevados es lo más cómodo del mundo. Pero dependiendo de las ocasiones tengo unas prendas favoritas u otras. Para salir de fiesta me encantan, por ejemplo, las lentejuelas. Para ir a trabajar me gusta mucho ponerme camisas o vestidos algo más arreglados… Y también estoy obsesionada con las rayas. Vestidos, camisas… todo rayas. ¡Me vuelven loca! También me encantan las mangas largas, me parecen muy elegantes.

- Te hemos visto con un mono de Mango, jerséis de Zara… ¿fan de las firmas 'low-cost'?

- ¡¡¡Súper, súper!!! Me encanta Mango, llevo varios años siendo fiel consumidora de esta firma y, por supuesto, Zara, Sfera, Ese O Ese… Creo que tienen ropa 'low-cost' que puedes combinar de una manera ideal. ¡¡Me encantan!!

- ¿Tienes alguna tienda de ropa o complementos favorita en Bizkaia?

- Además de las grandes marcas, el comercio local pequeñito (las tiendas que te encuentras por el Casco Viejo, Ercilla, Rodríguez Arias…) me gusta mucho también. Lo bueno de las pequeñas marcas es que es más complicado que coincidas igual vestida que alguien. Con Zara o Mango corres el riesgo de ver a tu vecina con la misma blusa o coincidir en un evento con alguien igual vestido que tú.

- ¿'Saqueaste' alguna vez el armario de tu madre o de tus hermanas?

- Uf, ¡muchas veces! ¡Jaja! Aunque en mi casa yo creo que han sido siempre ellas las que me han saqueado a mí. Desde muy pequeña me ha gustado mucho ir de compras y, por mi cumpleaños, siempre pedía dinero para irme de tiendas.

- ¿Cuál es la prenda más antigua que conservas porque la tienes un cariño especial?

- El vestido con el que me fui a cenar por primera vez con Álvaro, mi chico. No me lo pongo jamás porque está pasado de moda y ya me ha cansado, pero soy incapaz de tirarlo porque le tengo muchísimo cariño. También tengo unas botas que me pongo todos los años en el BBK Live, están destrozadas, pero es tradición llevarlas siempre. Me pasaba lo mismo con un vestido blanco que me ponía siempre el primer día de la Aste Nagusia, hasta que ya no había forma humana de salvarlo, jaja.

- ¿Tienes alguna prenda o accesorio que te da suerte? ¿Lo has utilizado para el programa?

- Tengo un anillo que me regaló Álvaro cuando nació Nico (mi primer enano) y jamás me lo quito para nada. También llevo unas pulseras de la suerte que me han regalado amigas diferentes y no me las quito nunca. Y tengo una manía muy gorda, llevo una cinta en la muñeca que es horrible y está desgastada, pero es la mítica de «los deseos» y hasta que se rompa no me la puedo quitar. Se que es una tontería, pero por si acaso no la rompo, no vaya a ser que no se cumplan….

- ¿Y alguna que te da mala suerte y has cogido manía?

- No creo en la mala suerte. Creo que si piensas que puedes tener mala suerte la atraes, así que solo soy supersticiosa en el aspecto positivo de la suerte.

- Hemos visto que siempre llevas una pulsera en tu mano izquierda, ¿tiene algún significado especial?

- ¡Esa es una de las pulseras de amigas que comentaba! Esa pulsera me la regaló una íntima amiga el día que se casó y desde entonces, nunca, nunca me la he quitado. Es de África (ella vive en el Congo y es una apasionada del continente africano) y me la dio cuando se casó. Es una forma de tenerla presente siempre aunque estemos a miles de kilómetros de distancia. En cada cocinado me acordaba de ella.

- ¿Tienes alguna prenda que te transporta a un recuerdo bonito?

- ¡¡Muchas!! Al igual que guardo el vestido de la primera vez que tuve una cita con mi chico, cada prenda que me pongo me evoca a momentos vividos. Recuerdo perfectamente, por ejemplo, la ropa que llevé a cada casting de 'MasterChef', la ropa de la final, los looks de boda que he llevado, los de fiesta, festivales… La ropa es algo tan personal y tan propio de cada persona, que refleja el carácter y cómo te sientes. Al igual que los olores y los perfumes, la ropa también te transporta a momentos bonitos.

- Preparas una cena romántica para dos: en qué tardas más, ¿en cocinar o en arreglarte?

- ¡En cocinar! Puedo pasarme tres horas cocinando perfectamente, y en arreglarme ¡soy mucho más rápida! No soy de las que pasan horas y horas en el espejo. Soy rápida y tengo bastante claro cómo me gusta prepararme.

- ¿Cuál es la prenda más loca o atrevida de tu armario?

- Tengo unos pantalones 'punkies' súper chulos. Me los pongo en ocasiones muy contadas porque son muy peculiares, pero me encantan.

- ¿Y la más cara? ¿Cuánto te costó?

- No uso prendas especialmente caras, salvo algún capricho puntual, como algún bolso de marca, o algunas botas. Pero soy de las que piensa que con poco, si sabes cómo, se puede sacar mucho provecho y puedes lucir mucho.

- ¿Un regalo que te hicieron y te gustó mucho? ¿Es fácil regalarte ropa?

- Creo que toda la ropa, por lo general, combinándola bien puede ser resultona y ponible (siempre hay excepciones de prendas que no hay por donde cogerlas, ¡jaja!) pero sí, es fácil regalarme ropa porque me gusta mucho. Recuerdo prendas que me han regalado, me han encantado y ¡les he sacado fuego!

- ¿Cuál es tu mayor adicción? ¿Y cuántas prendas tienes de eso?

- Soy fiel a las botas, me chiflan. ¡Tengo muchísimas! Altas, de media caña, botines, de ante, de piel, de goma, marrones, negras, con tacón, planas… aunque también soy muy muy fiel a las zapatillas. Hace años no me quitaba las Converse, ahora tiro más por Adidas, New Balance… También me encantan los estampados de rayas y los vestidos. ¡Es que me gusta todo!

- ¿Eres de las que sueña con tener un vestidor enorme o prefieres otro tipo de cosas?

- Me encantaría tener un vestidor enorme, siempre me hubiese gustado. ¡Algún día lo conseguiré! Y si tengo espacio, dedicaré otra sala para poner un proyector de cine. Me encanta el cine también.

- ¿Tienes alguna manía?

- Respecto a la ropa, si soy sincera, sí soy bastante maniática. Ordeno todo por prendas, colores, tipo y finalidad (trabajo, playa, fiesta, eventos…). Me encantaría tener espacio suficiente para colgarlo todo, creo que visualmente es más atractivo y más fácil de ver a la hora de combinar. Sin embargo, con el espacio limitado es más complicado y tengo que tener muchas prendas dobladas.

- ¿A qué huele tu armario?

- Huele a una mezcla de mi perfume junto con el suavizante que utilizo en la lavadora. ¡Me encanta el olor a ropa limpia!

- ¿Influye tu estado de ánimo en tu forma de vestir?

- ¡Sí! ¡Totalmente! Creo que influye un poco todo: el estado de ánimo, los planes del día, el tiempo… Una mezcla de todo.