En representación de los txikiteros

Beatriz Marcos, Jon de Miguel, María Loizaga y Jon Zarate./Luis Ángel Gómez
Beatriz Marcos, Jon de Miguel, María Loizaga y Jon Zarate. / Luis Ángel Gómez

El colectivo Txikitero en Artean entregó los Txikitos de Honor 2018 al artista gráfico bilbaíno Tomás Ondarra y al cuerpo de Bomberos de Bilbao

TXEMA SORIA

Pasado mañana, 11 de octubre, festividad de la Virgen de Begoña, concluirán los actos de la 55ª fiesta de los txikiteros, que se ha prolongado durante una semana, desde el 4 de octubre. Una celebración tradicional que concluye con el canto multitudinario a la Amatxu, con la que se pretende reivindicar la costumbre del txikiteo como una relación cívica en la que se garantiza la solidaridad y la integración social. Ayer por la mañana, en el Centro Cívico de La Bolsa del Casco Viejo, el colectivo Txikiteroen Artean entregó los Txikitos de Honor –un vaso de culo de los de toda la vida–, que cualquier botxero desearía tener en su casa, al diseñador gráfico bilbaíno, residente de manera circunstancial en Madrid, Tomás Ondarra –autor de libros como 'De Bilbao, Ahivalahostia', '¿Dónde está Patxi en Bilbao?' o 'El mejor equipo del mundo'–, quien estaba realmente emocionado al recibirlo, y al cuerpo de Bomberos de Bilbao, representado por Santi Iglesias e Iñaki Arraiz.

Jon Aldeiturriaga, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo, recordó a los presentes en la ceremonia que esta distinción trata de reconocer a aquellas personas y entidades que han destacado por su apoyo una relación tan cívica como el txikiterismo. Al festejo, que comenzó a las doce en punto del mediodía, cuando las campanas de La Catedral de Santiago llamaban al Angelus, acudió un centenar de personas, la mayoría tocada con la tradicional txapela negra, que fueron recibidas con los sones del txistu y tamboril tocados por Mikel Bilbao y su hijo, Patrik Bilbao.

En el acto estuvieron Unai Aizpuru, presidente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo y de Bilbao Historiko; Inmaculada Lagarreta, presidenta de la Peña Athletic del Casco Viejo, local donde repostó el personal tras la ceremonia de entrega de los reconocimientos; el artista Jujo Ortiz; Marino Montero, perejil de todas las salsas; Elena Marsal, Álvaro Díaz de Lezana, María Loizaga, Jon Zarate, Iker Urkidi, Julio Alegría, Piru Azúa, Marisa Fernández, Ángel Gago y Boni García, responsable del Café Lago.

Asimismo, se acercaron Jon de Miguel, de la Taberna Plaza Nueva; la concejal Beatriz Marcos; Santi Larrea, de la BBK; Juan Carlos Rastrollo, presidente del Centro extremeño de Bilbao; Isidro Elezgarai, presidente de Unicef del País Vasco; Begoña Castaño, presidenta de la Asociación de Comerciantes de San Francisco, Bilbao La Vieja y Zabala; Julia Diéguez, presidenta de Deusto Bizirik; Eduardo Sáiz Lekue, de Cervezas La Salve; Koldo Hierro y Maxi Collado, de la Federación de Coros de Bizkaia; Gontzal Azkoitia, Xabier Zaldunbide, Esmeralda Herlo, Andoni Renteria, Carmelo Sánchez-Pando, Marta y Yolanda Gómez, Rosa María Montoya, María Jesús Galarza, Julio Piñeiro, Patxi Martín, José e Izar Batarrita, José Luis Tellería, Carlos Acero, Moisés San Pelayo, Juan María Arana, Fernando Rugama, Lander Mendieta, que lucía elegante traje gris, e Iratxe de Madariaga, que llevaba un llamativo pañuelo amarillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos