Rementeria descarta llevar el metro a Galdakao y apuesta por mejorar la actual vía de Euskotren

El máximo responsable foral habló de la conexión con Galdakao tras ser interpelado por Podemos en Gernika./Maika Salguero
El máximo responsable foral habló de la conexión con Galdakao tras ser interpelado por Podemos en Gernika. / Maika Salguero

El diputado general advierte de que no apoyará ningún proyecto «que haga todo nuevo o doble infraestructuras»

Josu García
JOSU GARCÍA

La Línea 5 del metro lleva 12 años atascada en los despachos. No se sabe aún al detalle cuánto podría costar, aunque diversas fuentes manejan que harían falta cerca de 300 millones de euros para prolongar el suburbano a Galdakao y su hospital. Un proyecto que la Diputación rechaza ya abiertamente. La decisión final de si el plan se lleva a cabo o si, por el contrario, se queda en un cajón, no compete a la institución foral, sino que recae directamente sobre el Gobierno vasco. Ahora bien, desde la génesis del transporte público más exitoso de Euskadi, hace tres décadas, la entidad vizcaína ha sido un socio leal, aportando siempre el 50% de los fondos necesarios para su materialización y avance.

Ayer, ante las Juntas Generales reunidas en Gernika, el diputado general descartó que la Línea 5 sea la mejor opción (o al menos la más «eficiente») para mejorar la movilidad de los ciudadanos de Galdakao y de los usuarios que acuden al importante centro médico de la localidad, que atiende a una población de unos 300.000 potenciales pacientes. Unai Rementeria fue cauteloso. No utilizó un lenguaje explícito (en ningún momento citó expresamente a la Línea 5), pero sostuvo que quiere «conectar la red de metro con Galdakao y el hospital de Usansolo aprovechando las infraestructuras que hay».

Y lo que a día de hoy funciona y es una realidad es el trazado de Euskotren que enlaza San Sebastián y Bilbao y que penetra en la capital vizcaína a través de la Línea 3. Un recorrido que discurre, en muchos puntos, prácticamente en paralelo al que plantean los ingenieros que han dado forma, todavía sobre el papel, a la Línea 5. El diputado general apuesta por «combinar y emplear la red ferroviaria que ya existe con las mejoras y nuevos tramos necesarios para dar un servicio óptimo al ciudadano». En lo que sí fue claro Rementeria fue en advertir de que «en ningún caso» va a apoyar un proyecto que «haga todo nuevo o doble infraestructuras».

De imponerse la tesis de la Diputación, a la espera del dictamen que emita la Autoridad de la Movilidad y lo que decida el Gobierno vasco, el resultado apenas se parecería a lo que se había barajado hasta ahora: los vecinos de Galdakao tendrían a su disposición un tren que enlazaría con Metro Bilbao en el intercambiador del Casco Viejo, en lugar de una línea de metro propiamente dicha, con entrada directa a las Líneas 1 y 2.

En este sentido, Rementeria argumentó que hay que «el servicio, no el soporte físico que lo presta». El diputado quiere aumentar las actuales frecuencias de Euskotren en la zona (una unidad cada 20 minutos, normalmente) y ofrecer más convoyes con destino Bilbao a los vecinos de Galdakao y la comarca. «Tenemos que priorizar que esas personas tengan una frecuencia de transporte determinada. Que ese transporte vaya por encima (metro) o por debajo (tren) no es lo relevante». Un planteamiento similar se adoptó en su momento para resolver la Línea 3. Inicialmente se planteó 'metrizar' el trazado, pero al final se vio más razonable excavar un nuevo túnel a través de los barrios altos de Bilbao. Una galería que, además, permite enlazar las líneas ya existentes de Euskotren en el Txorierri y la que llega desde San Sebastián.

«Todo no tiene que ser subterráneo, eso muchas veces es inviable; no puede ser hoy por hoy»

Inversiones comprometidas

Rementeria realizó estas declaraciones en un contexto muy determinado, tras ser interrogado por Podemos sobre las prioridades forales en materia de infraestructuras. Los junteros del partido morado querían saber más detalles sobre el subfluvial de Lamiako y el remate de la Supersur, dos esfuerzos que centrarán la potencia inversora de la Diputación en la próxima década. Quizás por este motivo, el diputado aseguró ante la Cámara que «todo no tiene que ser subterráneo; eso muchas veces es inviable, desproporcional a la demanda y la solución que se requiere, además de carísima, no puede ser hoy por hoy».

El Parlamento vasco y el Ayuntamiento de Galdakao también debatirán hoy sendas propuestas de Podemos sobre la Línea 5. Podría ser un día importante para que se esclarezca el futuro de este proyecto. En el foro de Vitoria, socialistas y jeltzales han registrado una enmienda a la propuesta de la formación morada para que se estudie, precisamente, la conexión del hospital de Galdakao con la línea férrea de Euskotren.

«Llevar el tren y no el metro al centro sería un jarro de agua fría»

El alcalde de Galdakao, Ibon Uribe, sigue confiando en que las instituciones ejecutarán la Línea 5 tal y como está perfilada sobre plano. El regidor del PNV no se plantea un escenario en el que el Gobierno vasco y la Diputación opten finalmente por mejorar el servicio de Euskotren, ejecutando algunos cambios, como el posible acercamiento del tren al centro de la localidad (actualmente pasa por el barrio de Zuhatzu). «Eso sería un jarro de agua fría», reconoció ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos