Rai Bikandi proyecta su visión del medio ambiente en Durango

Rai Bikandi posa entre sus originales piezas de arte. / Y. RUIZ
Rai Bikandi posa entre sus originales piezas de arte. / Y. RUIZ

El artista durangués se basa en el acero para moldear las esculturas como base de sus llamativas y vistosas creaciones

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El mundo del durangués Rai Bikandi cabalga entre el bronco acero y el ardor y fragilidad de la naturaleza. Son en sus manos personajes anónimos que se funden en sus instalaciones para alertar al espectador de la belleza de nuestro entorno y de la importancia de proteger el medio ambiente hoy en día tan ninguneado. Una quincena de instalaciones conceptuales que van de la fotografía al vídeo, pasando por la incorporación de dos esculturas sobre las que proyecta palabras, podrán visitarse hasta el domingo en la sala de muestras de Ezkurdi.

Organizada por la Asociación Artística del Duranguesado, de la que es miembro, la muestra aborda una retrospectiva de sus dos últimas décadas de trabajo. A través de ellas, el visitante puede observar su tendencia hacia la videocreación con sus últimas producciones en las que funde danza, ritmo y agua. «El arte es algo que siempre está en movimiento», explica. Y es por ello, por lo que sus esculturas tienden a retorcerse y alargarse hasta la extenuidad.

Formado en Progresos Industriales, su capacidad creativa le animó a dar el salto a diseño y fabricación de muebles y de casas de madera y de ahí sacar a la luz su faceta artística de diseño creativo y creación plástica fue solo un paso. En 1997 llevó a cabo su primer trabajo artístico con la recuperación de estructuras tradicionales e innovación en Otxandio. Un proyecto que le convirtió en uno de los promotores del desarrollo urbanístico con mezcla de arte, fotografías y desarrollo de TIC en Euskadi.

El color, inspirado en la Naturaleza, vuelve a ser esencia en las creaciones de Rai Bikandi. Con ellos, busca «generar sensaciones positivas, alegría». Es por ello que pretende sacar a la calle sus trabajos que han visitado Donostia, Bilbao, Otxadio, Ondarroa, Tolosa o Durango. Varios de los paneles con fotografías en gran formato formaron parte de la exposición colectiva itinerante de artistas vascos realizada hace dos años para la capitalidad cultural europea de San Sebastián.

Pese a que sus obras están creadas para dar vida al entorno urbano, Bikandi lamenta que Durango no cuente con ninguno de sus trabajos, pese a que su proyecto comenzaba a ganar adeptos antes de que el Consistorio emplazara la primera escultura de Koldobika Jauregi en la villa. Bikandi, no obstante, se ha dejado ver con instalaciones fotográficas de gran formato en el pórtico. También ha expuesto en la plaza Arriaga o frente al Centro Azkuna. «Están pensados para ser colocados en barrios y plazas, para trasladar esa sensibilización medioambiental desde un punto de vista artístico, que trata de promover un pensamiento positivo a gente rodeada por la prisa y el ruido», apunta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos