Los Knicks insinúan que van a fichar ya a Lamar Odom

Los Knicks insinúan que van a fichar ya a Lamar Odom

Phil Jackson pretende firmar al exbaskonista antes de que acabe mañana la Liga Regular, trabajar en verano y decidir entonces si lo incorpora o usa como moneda de cambio

SERGIO EGUÍA

Al Maestro Zen seguro que se le da bien el ajedrez. Cada movimiento, por arriesgado que parezca, está pensado hasta el último milímetro. Todo controlado, todo en equilibrio. Hasta la comunicación la mima al detalle. Hoy te cuento, ahora callo, luego dejo que me veas hacer..., que si me reuní con Odom, que si mañana como con Carmelo... Sin inmutarse. Be water.

La semana pasada fuentes de los Knicks aseguraban a la ESPN que estaban pensando en cerrar el fichaje de Lamar Odom antes de que acabara la Liga Regular, algo que pasará este miércoles. La idea era poder contar con el ala-pívot en el play off -podían inscribirlo porque no había jugado ese año en la NBA-, trabajar luego con él durante el verano y una vez comprobado si está en condiciones de volver en serio (y si es capaz de convencer al dueño de los Knicks, que no lo ve con buenos ojos) incorporarlo a todos los efectos la próxima temporada. En el caso contrario, siempre es una interesante moneda de cambio en el mercado estival. Y los de Manhattan tendrán que fichar mucho y bien.

Claro que ese plan es anterior a confirmarse que los neoyorquinos no estarán en las eliminatorias por el título. Por primera vez, ni Lakers, ni Celtics, ni Knicks han conseguido clasificarse. Aunque, la verdad, esto no altera los planes del Maestro Zen. Jackson, como su mundialmente famoso triangulo ofensivo, nunca deja opción a que le ganen la espalda si falla el tiro. Y como no podía ser de otro modo, la estrategia sigue siendo tan válida como al principio. Si le permiten ejecutarla. Porque sus jefes no acaban de estar seguros, según insiste el periodista de la ESPN Marc Stein, que es quien publica con anticipación todas estas noticias relacionadas con Odom.

La ausencia de los play off, lejos de enfriar el asunto Lamar, le da más tiempo a Jackson para entrenar con el de Queens. Y, quizá más importante, le sirve como perfecta cortina de humo mediática -el tirón del matrimonio Kardashian es grande- para entretener en los pasillos mientras en su despacho se habla de lo que realmente ocupa y preocupa a la franquicia. ¿Lograrán retener a Carmelo Anthony que ya es agente libre? La de Melo es una situación un tanto parecida a la de Pau Gasol en los Lakers. Ambos son dueños de su futuro, ambos tienen razones fundadas para abandonar la actual disciplina y ambos reciben atractivos estímulos para no hacerlo.

En cualquier caso eso no es más que baloncesto ficción por el momento. Lo único claro es que Jackson, en su controladísima política de comunicación insinúa que Odom se vestirá pronto de corto para una prueba en el Madison. A nadie sorprende ya que el polivalente jugador es realmente de su agrado. Fue clave en los dos anillos que ganaron juntos en la soleada California. Ahora, el reto es recuperar su cuerpo y, sobre todo, su mente. Y así que pasen los días mientras tratan de meter al carísimo Stoudemire en el avión en el que muchos colocan a Anthony. Ya solo le falta a Odom que además quede libre el número 7 para la camiseta de su regreso al baloncesto en la Gran Mazana. Jaque mate. Los paparazzi se frotan las manos.