La Vía Verde del Vasco Navarro ya llega desde Arlabán a Estella

La Vía Verde puede recorrerse a pie, en bicicleta o a caballo. /Rafa Gutiérrez
La Vía Verde puede recorrerse a pie, en bicicleta o a caballo. / Rafa Gutiérrez

Se abre al público en toda su extensión el ramal entre Vitoria y la ciudad navarra tras el fin de las obras del tramo de Murieta, que han supuesto una inversión de 349.000 euros

Sergio Carracedo
SERGIO CARRACEDO

El Camino Natural del ferrocarril Vasco Navarro ya está abierto al público entre el puerto de Arlabán y la localidad navarra de Estella. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha finalizado las obras de acondicionamiento del tramo que faltaba por recuperar entre Estella y Murieta, con lo que la ruta alcanza ya los 85 kilómetros de longitud.

Con la apertura de este último tramo, se abre la posibilidad de realizar el camino natural desde el alto de Arlabán, en Gipuzkoa, hasta Vitoria, y desde la capital alavesa hasta Estella sin salirse de esta tradicional ruta por la que circuló el ferrocarril hasta que quedó en desuso en 1967.

Noticia relacionada

Ahora, 51 años después, ha concluido la recuperación del último tramo que quedaba entre Vitoria y Estella, de 9,5 kilómetros, que conecta Arbeiza y Murieta, a través de los núcleos urbanos de Zubielqui y Zufía, y que da continuidad al camino natural.

La Vía Verde del ferrocarril Vasco Navarro, entre Arlabán y Estella.
La Vía Verde del ferrocarril Vasco Navarro, entre Arlabán y Estella. / C. Zafra

El tramo recuperado discurre «en gran parte» por la plataforma del ferrocarril Vasco Navarro y pasa a formar parte de un corredor de gran interés tanto por su longitud -65 km entre Vitoria y Estella-, como por su conexión con otros itinerarios existentes tanto en Álava como en Navarra.

«Este tramo nos une a Europa a través del Camino de Santiago que pasa por Estella», destaca Javier Suso, vinculado al estudio y a la recuperación histórica del denominado 'trenico'. «Hay un poco de disgusto por que en algún punto se han salido del trazado original, han dejado de lado un puente y hay un poco de cuesta, pero lo importante era acabar el camino y que llegase hasta Estella», ha destacado este experto en la historia de este desaparecido ferrocarril. Además, los peatones y ciclistas pueden así evitar la carretera en la que «hay un par de rectas largas por las que los coches corren mucho».

El camino cuenta con la señalización direccional e informativa pertinente.
El camino cuenta con la señalización direccional e informativa pertinente. / E.C.

Las obras han supuesto una inversión de 349.029 euros, cantidad que ha sido cofinanciada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación al 47%, y por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) con un 53%.

Los trabajos han consistido en la adecuación de la plataforma, compactación y drenaje. Además, se ha instalado una pasarela peatonal en el suroeste de la localidad de Zufía para salvar un barranco y se ha dotado al camino con el mobiliario, protecciones y la señalización direccional, preventiva e informativa pertinente. Con ello, cumple con los criterios del Programa de Caminos Naturales desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y se une a los diez mil kilómetros existentes de Caminos Naturales acondicionados desde el año 1993 para uso eco-recreativo y turístico.

La pasarela peatonal instalada en el suroeste de la localidad de Zufía para salvar un barranco.
La pasarela peatonal instalada en el suroeste de la localidad de Zufía para salvar un barranco. / E. C.

«Un túnel complejo»

A pesar del salto de calidad dado con estas obras, a medio camino de Vitoria y Estella, un túnel «en estado de derrumbe» obliga a los más de 200.000 usuarios anuales de la Vía Verde a ascender las empinadas rampas de asfalto del puerto de Guereñu, en vez de seguir el tradicional recorrido tendido que hacía el tren.

La reivindicación histórica de recuperar el túnel de Laminoria, de 2.194 metros de longitud, podría tener fecha de caducidad. Está en marcha un estudio para conocer las condiciones técnicas y el presupuesto necesario para reincorporar esta galería a la Vía Verde, una de las joyas del territorio a la que la Diputación alavesa quiere sacar mayor brillo.

El plan de la Diputación de Álava va más allá y baraja, además de restaurar el túnel, adecuar Laminoria como posible galería de servicios por la que trasladar electricidad, fibra óptica y, especialmente, agua. El precedente de 1982, cuando se instaló una conducción para solucionar los problemas de abastecimiento de agua en La Llanada, continúa en estado ruinoso, en el propio túnel.

«Es un túnel complejo, con problemas de filtraciones debidos en parte a la cantera, que ha hecho balsas encima del túnel y han destrozado la galería». Sin embargo, «hay voluntad», destaca Suso. Su apertura «uniría la Montaña Alavesa con la Llanada y vendría gente a pasar el día o a las piscinas. La diferencia es total, aunque un túnel de más de 2 kilómetros no es muy recomendable para claustrofóbicos», apunta.

Por otra parte, Suso destaca la sintonía lograda a través de las reuniones periódicas convocadas por Basquetour entre «los dos gobiernos, las tres provincias y los municipios por los que pasa la vía para trabajar de forma conjunta. Incluso al alcalde de Eskoriatza le vimos intención» de completar el camino hasta esa localidad. «Ahora hay que mantenerla y llenarla de contenidos para que sirva de algo», apostilla Suso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos