Y Trump aterrizó... en Burdeos

Donald y Melania Trump bajan por las escalerillas del avión que les ha trasladado desde Burdeos a Biarritz./Reuters
Donald y Melania Trump bajan por las escalerillas del avión que les ha trasladado desde Burdeos a Biarritz. / Reuters

El Air Force One, el avión del presidente de los EE UU, finalmente ha tomado tierra este sábado en el aeropuerto de Burdeos, en el sudoeste de Francia, para asistir a la cumbre del G-7 en Biarritz

Nuria Nuño
NURIA NUÑO

Y Donald Trump aterrizó en... Francia. Tras varias jornadas de especulaciones, finalmente, el presidente de los Estados Unidos no ha pisado el aeropuerto vitoriano de Foronda. Como ya se apuntaba de manera insistente desde hace unos días, el Air Force One ha tomado tierra este sábado en el aeropuerto de Burdeos, en el sudoeste de Francia.

La aeronave ha aterrizado allí esta mañana, apenas unas horas antes del inicio de la cumbre del G-7 de Biarritz, en la que el presidente de Estados Unidos abordará con sus socios las tensiones comerciales, los incendios en la Amazonía y la crisis iraní, entre otros temas. Trump ha desembarcado en tierras francesas tras desatar otra tormenta económica y política con China que afectará a la cita de esta ciudad turística francesa por sus implicaciones en la economía global.

El exclusivo avión en la que viaja el presidente de los Estados Unidos, que cuenta con 371 metros cuadrados divididos en tres niveles de altura, ha tomado tierra en la pista del aeródromo de Mérignac (Burdeos) alrededor de las 12.00 horas. Desde allí, estaba previsto que Trump y parte de su comitiva tomaran otro aparato más pequeño -se habla de un Boeing C32- para dirigirse al balneario de Biarritz, escenario de la cita internacional, que se desarrollará en la localidad entre los días 24 y 26 de agosto.

Dan Scavino, director de redes sociales de la Casa Blanca, un cargo inédito hasta la llegada de Donald Trump a la presidencia del país de las barras y estrellas, ha compartido esta madrugada esta instantánea del presidente norteamericano y de su esposa Melania mientras accedían al Air Force One, minutos antes de que iniciaran su vuelo hacia Europa.