EH Bildu se abstiene y posibilita de nuevo el presupuesto de Amurrio

Luis Mariano Álava, durante un pleno en Amurrio. / SANDRA ESPINOSA
Luis Mariano Álava, durante un pleno en Amurrio. / SANDRA ESPINOSA

Asciende a 15,9 millones de los que 3,7 se destinarán a inversiones y permitirá cancelar la deuda a final de año

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Por segundo año consecutivo, la abstención de EH Bildu ha posibilitado que el Ayuntamiento de Amurrio cuente de nuevo este año con presupuesto. La formación justificó su posición porque «nos parecía muy fuerte no favorecer que prosperen algunas propuestas por las que nos hemos peleado durante años», explicó Luisma Álava, que se remitió al acuerdo alcanzado el año pasado entre su grupo y el PNV para realizar un programa de inversiones que tendrá que continuar este año. Lo cierto es que según las explicaciones de Álava, EH Bildu debatió hasta el último momento la posibilidad de abstenerse o de votar en contra. De hecho es lo que hicieron en la comisión previa de Hacienda y la propuesta se llevó al pleno con el voto particular del PNV, que finalmente logró sacar las Cuentas adelante y facilitar la tarea a la próxima Corporación que empezará a gobernar en el mes de junio. Junto a EH Bildu, se abstuvo el PSE. El resto de los grupos, Orain Amurrio, PP y Guk Bai, votaron en contra.

El desglose

La alcaldesa, Josune Irabien, desgranó el destino de los 15,9 millones de los que dispondrá el Ayuntamiento. Una de las cuestiones que destacó es que «a finales de año, la deuda será cero», con lo que Amurrio terminará de pagar los créditos solicitados en 2007 y 2008 para hacer la obra del polideportivo y del Ayuntamiento. Irabien también destacó que 3,7 millones se destinarán a inversiones entre las que destacan la rotonda de la gasolinera, el campo de fútbol del Refor y la red de saneamiento. También se han reservado fondos para contratar a lo largo de este año, a 20 personas a través de los programas de empleo. En el capítulo social, destacó los 206.000 euros que se destinarán a ayudas de emergencia, y que «doblan la aportación del Gobierno vasco».

El presupuesto recoge la creación de nuevos puestos. Se contratará un técnico de igualdad y otro de euskera que ahora son externos, así como un cuarto trabajador social demandado desde el área.