Mil alaveses recibirán cada año radioterapia con aceleradores más rápidos y seguros

La consejera Nekane Murga, izquierda, observa el acelerador junto a radiofísico Rodrigo López./igor marín
La consejera Nekane Murga, izquierda, observa el acelerador junto a radiofísico Rodrigo López. / igor marín

El HUA Txagorritxu estrena el equipamiento de última generación donado por Amancio Ortega, el dueño de Zara

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

Aplicar radiación a un tumor en un pulmón es complicado ya que el órgano se mueve cada vez que el paciente respira. Desde mañana esta situación será más manejable en los servicios de Oncología Radioterápica y Física Médica del HUA Txagorritxu, que estrena un acelerador lineal de última generación más preciso, rápido y seguro. Se trata del cuarto equipamiento de sus características que la Fundación Amancio Ortega entrega a la red hospitalaria pública vasca. Se sumará a otro que ya existe en el mismo hospital y juntos tratarán a mil pacientes alaveses al año.

La consejera de Salud, Nekane Murga, visitó ayer el búnker en el que está instalada esta maquinaria. La responsable de la red sanitaria vasca agradeció a Amancio Ortega, el dueño de Inditex, la cadena de la que Zara es buque insignia, su donación, un equipamiento que tiene un coste aproximado de 2,8 millones de euros. «Para nosotros supone dar un paso adelante en nuestro compromiso con la prevención, detección y tratamiento precoz del cáncer», indicó. El propio lehendakari Urkullu hizo lo propio la semana pasada, cuando se estrenó otro robot contra el cáncer en Cruces.

El cáncer, recordó Murga, es la primera causa de muerte en Euskadi. Los nuevos fármacos y programas de detección precoz como los de cribado de tumores de mama, cérvix y colon «han ayudado a incrementar las tasas de supervivencia y al calidad de vida de las personas con enfermedades oncológicas». Pero también los avances tecnológicos han contribuido. Este nuevo acelerador lineal, por ejemplo, reduce los efectos secundarios de la radiación.

Preservar tejidos sanos

El equipo integra la radioterapia guiada por imagen, lo que a diferencia del convencional, va a permitir tratar tumores y tejidos en movimiento con un nivel de precisión muy elevado. Será más seguro a la hora de aplicar radioterapia de intensidad modulada, un tipo de tratamiento de alta precisión que usa aceleradores lineales de rayos X controlados por computadora para administrar dosis de radiación precisas a un tumor maligno o a áreas específicas dentro de él.

Asimismo reducirá el tiempo de las intervenciones de arcoterapia, empleada en tumores de cabeza y cuello, próstata o del sistema nervioso central. También aplicará tratamientos de radioterapia estereotáxica fraccionada extracraneal, otro tipo de técnica que irradia con dosis concentradas lesiones localizadas fuera del cráneo, como tumores o metástasis pulmonares hepáticas, suprarrenales, vertebrales, de páncreas, de próstata o cabeza y cuello.

Y este catálogo de prestaciones lo completa la radioterapia adaptativa y la guiada por imagen. Esta última se vale de sistemas robotizados para tomar imágenes antes y durante la administración de la radiación con el objetivo de delimitar el tumor y mejorar la precisión del tratamiento y preservar así los tejidos sanos.

Se abre así un amplio abanico de opciones terapéuticas más seguras para alaveses que tienen tumores localizados o metástasis. El nuevo acelerador atenderá a sus primeros pacientes desde mañana mismo, lo que permitirá 'jubilar' otro equipo de oncología radioterápica ya amortizado. Asimismo, ya no habrá más viajes al Onkologiko de Donostia, centro al que se derivaban algunos pacientes desde noviembre de 2018 debido a las obras del búnker y para evitar demoras. Sólo se enviarán a Cruces algunos casos de radiocirugía, detalló el responsable del servicio, Raúl Poza.